Connect with us

Internacional

Islamistas y progres multiculturalistas, una alianza estratégica y un odio común a la civilización occidental

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

LTY.- El concepto occidental de los derechos humanos es incompatible con la sharia. No se puede, por un lado, sostener que los derechos humanos inscritos en nuestras constituciones occidentales sean universales y por otro lado aceptar el islamismo en nombre del multiculturalismo, ya que al hacer eso renunciamos a la universalidad, lo que arruina todo el sistema. Ya puestos, bien podríamos denunciar la Declaración Universal de los Derechos Humanos como un texto “islamófobo” y occidentalmente centrado.

La potente subida del islam radical y el favor del que goza en Occidente son fenómenos que requieren ser explicados. No basta con denunciarlos, hay que comprenderlos con la finalidad de hacerlos fracasar. Cuando examinamos objetivamente la situación nos damos cuenta de la existencia de dos factores principales que influyen en estos fenómenos: los islamistas propagadores de la ideología coránica y los progres multiculturalistas occidentales.

Conocer en profundidad la mentalidad islamista no constituye un lujo, es una necesidad: los musulmanes radicales son cada día más numerosos, su impacto se hace sentir en nuestras sociedades en las cuales constituyen un factor importante de división. Su activismo se inscribe dentro de una lógica de conflicto y dominación. Nuestras sociedades occidentales posmodernas, en las cuales los diferendos son habitualmente resueltos por el compromiso, están mal equipadas para gestionar el tipo de conflicto que los islamistas nos imponen y seguirán imponiéndonos de manera cada vez más creciente. En ese contexto se vuelve importante comprender su mentalidad, sus motivaciones y sus métodos.

Los islamistas son por esencia reaccionarios y retrógrados, son responsables de una forma de contrarrevolución a escala planetaria. Alimentada por los petrodólares esta contrarrevolución busca promover el islam de los orígenes, el de los tiempos de Mahoma y sus sucesores inmediatos. Ese mítico islam sólo existe en el imaginario de los musulmanes, y creer en la posibilidad de hacerlo revivir pertenece al terreno del delirio. Cuando se observa de cerca, se ve claramente el sentimiento que motiva a los islamistas: es la fobia de ser “contaminados” por todo aquello que es occidental. Eso lo explica todo, el encierro, las reivindicaciones, el supremacismo y el terrorismo. Otra característica de su mentalidad es la sumisión a la autoridad despótica: Alá y su profeta Mahoma tienen todos los atributos de los déspotas.

Advertisement

El islamismo no siente más que desprecio por los débiles o aquellos que se comportan como tales según su criterio. Un Estado de derecho es débil en la medidad en que renuncia a la fuerza bruta, y por el hecho que llama a la adhesión y no a la sumisión. Es por ello que los gobiernos árabo-musulmanes llamados “laícos” como los de Egipto, Libia, Túnez (antes de la “primaver árabe”), Siria, Argelia o Iraq son en los hechos gobiernos islámicos, y lo son de tal manera que se dejan infiltrar por el fundamentalismo islámico más intolerante sin que su funcionamiento habitual se vea mínimamente modificado.

Los musulmanes radicales gustan particularmente de los medios de comunicación masivos que instrumentaliza a su favor. Cuando las noticias hablan de terrorismo, de atentados, de revueltas, de gritos de odio en las manifestaciones, de persecuciones contra los no musulmanes, de fatuas contra tal o cual escritor o pensador, de crímenes de honor, de poligamia, de casamientos forzados, de bodas de niñas impúberes, de ablaciones de jóvenes, de lapidaciones de mujeres, de amputaciones de manos por robo, de pena de muerte por apostasia, adulterio u homosexualidad, etc, los occidentales establecen inmediatamente la relación con el islam y los musulmanes. Un experto en publicidad diría que los musulmanes tienen un serio problema de imagen, pero se sorprendería si supiera que sus avances son debidos precisamente a esa imagen negativa: en efecto, los islamistas buscan deliberadamente inspirar miedo ya que es a través del miedo y la intimidación que imponen su voluntad.

Los omnipresentes progres multiculturalistas se han convertido en los aliados incondicionales de los islamistas. Universitarios, hombres de ley, políticos y activistas de izquierda, tecnócratas, periodistas, escritores y otros han adoptado una visión común en lo concerniente a la sociedad moderna: debe ser multinacional, multiétnica, multicultural, y no tiene que compartir más valores comunes que aquellos que son necesarios para la convivencia. Según esta teoría la sociedad multiculural ha de ser como un tren en el que cada comunidad ocupa un vagón que le pertenece en exclusiva y en el interior del cual puede mantener sus rasgos culturales y sus particularismos.

Los progres multiculturalistas están de acuerdo en un punto: Occidente debe cambiar radicalmente, todo debe ser puesto en marcha para que ese cambio sea efectivo lo antes posible. La cuestión de consultar a los pueblos destinados a ese cambio ni se plantea, pues no hay que ponerle obstáculos a la marcha de la Historia. Los multiculturalistas están convencidos de que Occidente esta en pleno declive, no ya en el aspecto demográfico sino también el plano cultural y por tanto no le queda otra opción que ser marginalizado, y ceder tanto espacio como sea posible para permitir desplazamientos mayores de poblaciones hacia sus territorios. Los pueblos autóctonos no han de gozar de ningún derecho por “antigüedad”, ni su cultura ni la civilización que han erigido son en ningún caso superiores y en consecuencia no deben ser privilegiadas ni consideradas como modelos.

Los islamistas y los progres multiculturalistas están unidos por intereses comunes, por un destino común, y se instrumentalizan mutuamente para llegar a sus fines. Los islamistas necesitan a los progres para seguir ganando terreno. Los progres necesitan a los islamistas para seguir existiendo. Los islamistas necesitan a los multiculturalistas para legitimar su ideología difrazándola de cultura y los multiculturalistas necesitan a los islamistas para transformar la sociedad de agogida según su visión. Pero también están unidos por el odio a la civilización occidental. El odio de los islamistas se explica por su incapacidad a alcanzar esa civilización sin renegar fundamentalmente de su ideología extremista y sus fundamentos históricos y religiosos. El odio de los multiculturalistas se explica por su profundo malestar frente a la expresión de la voluntad popular, por su rechazo a aceptar o reconocer los fundamentos éticos de la civilización occidental, su carácter inclusivo y el papel central que ha jugado en la elevación del ser humano en la escala de la dignidad.

Advertisement

Los islamistas y los progres multiculturalistas son fundamentalmente totalitarios tanto por su ideología como por su vocación, sólo el uso de la violencia los diferencia. No solicitan la adhesión de las personas sino que les imponene por la fuerza unos cambios y unos comportamientos degradantes y extraños a su naturaleza. Su objetivo es transformar la sociedad por la coacción y hacer aceptar esa coacción como aceptable y legítima.

A medida que el público vaya tomando conciencia de esta alianza estratégica entre islamistas y progres sus objeciones se harán cada vez más numerosas y cada vez más audibles, y será conciente cada vez más de la camisa de fuerza que el multiculturalismo progre, bien presente y bien vivo en el seno del aparato legal y judicial, ha logrado imponerle. A medida que la niebla se va disipando, la realidad se muestra en toda su fealdad, la realidad de la agresión de la cual son víctimas nuestros valores y nuestro modo de vida, pero igualmente la constatación de nuestra impotencia frente a esta agresión.

La pareja infernal que forman los islamistas y los progres multiculturalistas puede y debe ser derrotada, pero no bastará con una elección para cambiar radicalmente la situación. Los partidos políticos en el poder tienen la molesta costumbre de renegar de sus promesas, en todo o en parte. Sólo una ola de fondo popular tiene posibilidades de frenar el avance del islamismo. Es por ello que debemos seguir con nuestro trabajo de hormigas que consiste en informar a la gente de la importancia de su compromiso personal en la preservación de nuestro modo de vida y la defensa de nuestros valores.

Advertisement
Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Los fondos económicos más gigantescos del mundo abandonan el “lobby” climático empujados por los agricultores europeos contra la Agenda 2030

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Acción por el clima 100+ —en inglés Climate Action 100+— es un conglomerado de empresas impulsado por la ONU y lanzado oficialmente en diciembre de 2017 durante la Cumbre del Clima de París. Al principio se trataba de un lobby conformado por 100 empresas a nivel mundial, que querían comprometerse de manera oficial a mejorar sus políticas empresariales, de forma que estas fueran sostenibles y no perjudicaran al medio ambiente. Que entre las compañías que formaban parte de Climate Action 100+ se encontraran petroleras o aerolíneas no parecía suponer ningún problema para los profetas del clima, que a veces parecen más interesados en sus campañas de marketing que en el mal llamado cambio climático. En 2019 Climate Action 100+ había crecido hasta contar con más de 360 inversores con más de 340.000 millones de dólares en activos bajo gestión, y en 2022 con más de 700 inversores con un control de activos de más de 680.000 millones.

Tampoco parecía suponer un dilema ético para nadie que BlackRock, el mayor fondo buitre del mundo, participara de forma activa en Acción por el clima 100+. La firma de inversión es propietaria de miles de casas en nuestro país adquiridas a bajo precio después de que fueran embargadas a familias con dificultades económicas durante la crisis financiera, y que ahora explota como alojamientos turísticos, provocando también que se dispare el precio del alquiler en todas las grandes ciudades. Su último movimiento empresarial en España se producía a mitad de enero, cuando anunciaba su intención de comprar el 20% de la eléctrica Naturgy.

Ahora, BlackRock, el gigante bancario JP Morgan Chase, o la gestora Pimco han anunciado que comienzan a desvincularse del lobby climático. En concreto, BlackRock lo anunciaba a través de un comunicado publicado el pasado 2 de febrero en su página web, en el explicaba que a partir de ahora comenzarán una fase de implicación diferente con Acción por el Clima, mientras que otras compañías directamente han abandonado la alianza climática.

Y es que el contexto político actual nada tiene que ver con el de 2017. Igual que algunas empresas que han fomentado políticas extremistas a favor de las mujeres y en detrimento de los hombres, o para acercarse a la comunidad trans, han sufrido daño reputacional y pérdidas económicas, —Disney despidió en 2023 a 7.000 empleados y finalmente a la responsable de diversidad e inclusión, Latondra Newton, tras fiascos como La Sirenita, Lightyear o Mundo Extraño, y Nike y Rip Curl han sufrido recientemente boicots por utilizar a hombres transexuales en sus campañas de ropa de mujer— otras han decidido dar marcha atrás respecto al fanatismo climático. Es lo que se conoce como movimiento anti ESG, que desde 2020 agrupa a activistas de todo el mundo, incluyendo a representantes de empresas y científicos que niegan el cambio climático tal y como lo explican e imponen las grandes corporaciones.

Advertisement

ESG son las siglas en inglés de Enviromental, Social y Governance, que en español se traducen como factores ambientales, sociales y de buen gobierno. Según explica la consultora Deloitte, el origen de este acrónimo se remonta a los inicios de la década de los 2000 y ha sido el resultado de la evolución de lo que se conocía como Inversión Socialmente Responsable (ISR). Pero va más allá de lo que conocíamos como ISR, ya que tiene un enfoque holístico de todos los procesos de una compañía, permitiendo ver el alcance del impacto que trasciende al negocio.

El movimiento anti ESG no sólo cobra cada vez más fuerza en Estados Unidos a raíz de la más que probable vuelta de Donald Trump al poder en este año electoral —Financial Times alertaba de esta tendencia el pasado diciembre—, sino que en Europa se ha traducido en una revuelta del campo que ha puesto en pie de guerra contra la burocracia europea, la Agenda 2030 y el Pacto Verde a los agricultores y ganaderos de Polonia, Alemania, Francia, Holanda, y en las últimas semanas, España. Al tiempo, empresas que utilizaban las políticas verdes como meras estrategias publicitarias optan por desligarse de este tipo de acciones para no molestar a sus consumidores, lo que FT llamaba «ESG backlash«.

Este mismo jueves, VOX llevaba al Congreso y a los Parlamentos de varias regiones, entre ellas Madrid, una moción contra la Agenda 2030 y el Pacto Verde Europeo que deja a los trabajadores del campo sometidos a una competencia desleal con países extracomunitarios como Marruecos o Sudáfrica, aunque el partido de Santiago Abascal se ha quedado solo defendiendo los intereses del sector primario.

Advertisement
Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement

VIDENCIA

España3 días ago

(VIDEO BRUTAL) Las NOTICIAS DE VERDAD por Alvise Pérez… y anticipo de la entrevista-bomba a VILLAREJO: ALVISE AL PARLAMENTO EUROPEO

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 📣 Las noticias...

Sucesos4 días ago

NOTICIAS CENSURADAS en TODOS los medios. En TODOS menos en ALERTA NACIONAL. Por cortesía de Alvise Pérez

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 📣 Las noticias...

Opinión4 días ago

Gobierno de Sánchez en almoneda. Por Jesús Salamanca Alonso

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share   «Miedo me...

Economía5 días ago

Los fondos económicos más gigantescos del mundo abandonan el “lobby” climático empujados por los agricultores europeos contra la Agenda 2030

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print3shares Acción por el...

España1 semana ago

El mamporrero (casi literal) de Ábalos, el matón Koldo García, y las revelaciones de ALVISE PÉREZ…

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 🔴 La Guardia...

Entretenimiento1 semana ago

La guía completa para entrar en Melbet y gestionar tu cuenta

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share Melbet inicio sesion...