Connect with us

Opinión

Salud, Macarena. Por Eduardo García Serrano

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Salud, Macarena, mucha salud. Si, como dices en tu adiós a la política, esa es la razón que te ha llevado a desmontar y a quitarte las espuelas, que Dios te la devuelva. Y si no es así, también. En cualquier caso, que Él te de salud. Mucha y durante mucho tiempo. No sé qué ha pasado, aunque barrunto por qué ha pasado. No soy militante, ni votante, ni siquiera simpatizante de VOX, partido en el que habitan mis más íntimos y mejores enemigos sobrevenidos, que son todos aquellos con los que un día, todavía demasiado cercano, compartí el pan y el vino de la camaradería. Es una constante de la naturaleza humana; a Julio César le pasó con Tito Labieno. Yo no soy Julio César (¡qué más quisiera yo!), pero ellos sí son todos como Tito Labieno que, por no atreverse a cruzar el Rubicón, se ahogó en las aguas de la ingratitud y de la deslealtad por fidelidad a un sistema constitucional artrítico y fosilizado, corrupto e injusto.

Soy completamente ajeno a VOX pero no a ti, Macarena. No le descubro nada nuevo a nada ni a nadie si hago pública, una vez más, mi admiración por ti, con quien sólo he cruzado un par de palabras de apresurada cortesía al despedirme de ti en un programa de TV, en el que tuviste una fugaz intervención por las apreturas de tu agenda política. Nada más. Esa es toda mi relación profesional, decir personal sería absurdo, falso y presuntuoso por mi parte. Pero esa relación, más que evanescente, inexistente, no mengua en absoluto la admiración personal y política que siempre te he profesado.

Verás, Macarena, la vida y el periodismo, me han enseñado a desconfiar de todo y de todos. Sobre todo de los Comunicados Oficiales. Y el tuyo no es una excepción. Es más, por los motivos en él argüidos, rezo para que no sea, ni siquiera, la excepción que confirma la regla. Rezo para que sea la mentira piadosa y conveniente con la que los partidos políticos, todos, ocultan la verdad inconveniente, que es la que condena al ostracismo a los más valientes, a los más bravos y a los mejor preparados. A los que son como tú, Macarena. A los pocos que son como tú, que hoy, en España, se cuentan con los dedos de la mano… de un manco.

Salvando las insalvables distancias, a mí, después de tanta traición, de tanta deslealtad y de tanta vileza, vistas y padecidas, ya me sucede lo que afirmaba Chesterton“Cuando era joven creía en Dios. Hoy, sólo creo en Dios”. Por eso no me creo tu comunicado oficial. En cualquier caso, salud, Macarena, mucha salud.

Que Dios te bendiga, te ampare y te proteja.   

0 0 votes
Article Rating
Advertisement
Deje aquí su propio comentario
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Opinión

España y su particular conjura de los necios

Published

on

¡Comparte esta publicación!

“OH FORTUNA, DIABÓLICA RAMERA” LA CONJURA DE LOS NECIOS.

Miguel Massanet Bosch

Es difícil encontrar a un autor literario que sepa tratar, en profundidad,  un elenco de personajes vulgares, del montón, excéntricos, con personalidades complicadas y, a la vez, conseguir que este grupo de temperamentos diversos se conviertan ejes de una narración en la que se combinan perfectamente el dramatismo y un humor de una fineza extraordinaria. El señor John Kennedy Tool que, a su vez, por su especial inseguridad y fragilidad, si se me permite decirlo, podría ser objeto de un estudio siquiátrico especial, ya que no consiguió que ninguna editorial publicase su obra y, despechado, acabó suicidándose; siendo su madre la que insistió hasta que consiguió que se la publicasen, con tanto éxito de lectores y crítica, que ganó el premio Pulitzer en 1981.

La Conjura de los Necios es una crítica acérrima de la clase media. Su principal personaje, Ignatius J. Railly, encabeza un abanico de personajes, a cuál más desagradable, empeñado en regenerar un mundo que, para él, era odioso. Lo que sucede es que, de alguna manera, su anticapitalismo le lleva a contradicciones y situaciones capaces de constituir la diversión de quienes leen la obra. Supongo que ya habrá algunos que piensen de ¡qué diablo voy a hablar cuando me entretengo en este comentario literario! Pues yo entiendo que muchos de los defectos, particularidades, situaciones estrambóticas y elementos de análisis de La Conjura de los Necios se podrían aplicar, sin gran esfuerzo, a este Gobierno que preside el señor Pedro Sánchez que, ya nos está acostumbrando a que, aparte de su totalitarismo evidente, es incapaz de llevar a cabo una actuación medianamente estudiada, responsablemente documentada y trágicamente condenada, antes de su publicación oficial, a ser pasto de la crítica del resto de partidos que participan en las cámaras de representación popular españolas.

Cuesta entender que, a una ministra comunista, la señora Inés Montero, sin ninguna acreditación intelectual, que ocupa el puesto de ministra de Igualdad debido a que su marido, Pablo Iglesias, la enchufó en él, tenga a su disposición 22.000 millones de euros para disponer de ellos de la manera que le de la gana. Como no podía ser de otra forma, el reparto ha beneficiado especialmente a todos aquellos que pertenecen al círculo de sus amistades y no en favorecer a aquellas personas que tuviesen más necesidades. Pero las excentricidades de esa mujer, aparte de su carencia del sentido de la moral, le hacen aparecer en una publicación medio desnuda y con un saca leches en la mano. Puede que haya algo de exhibicionismo o que entienda que la horterada de entrar en estas intimidades respeto a lo que hizo con sus hijos y su amamantamiento, la ponen a la altura del pueblo llano, aunque, por otra parte, no casan con su nivel de vida en su casoplón de 2000 metros cuadrados,  en Galapagar, uno de los barrios más exclusivos de la comunidad madrileña, y con asistenta incluida.

Por otra parte , la señora Ribera, vicepresidenta del Gobierno ( ¿qué le pasará a esta mujer que es incapaz de poner una cara amable, de esbozar una sonrisa y de hablar sin que parezca que se vaya a comer a sus interlocutores?), acompañada por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, la señora Reyes Maroto; ante la serie de inconvenientes inherentes a la aplicación práctica del decreto ley que publicó la primera, respeto a las medidas para ahorro de energía a aplicar en España como consecuencia de los acuerdos de la CE; se han visto obligadas a convocar a las comunidades autónomas, no para rectificar, son incapaces de admitirlo, sino para ratificarse, con algunas precisiones, en su proyecto erróneo. Consecuencia: Madrid va a recurrir y Cataluña parece que también se está oponiendo. Y, cuando hablamos de rectificación no hacemos más que resaltar que, según la legislación laboral española, los trabajadores no pueden trabajar bajo temperaturas superiores a los 25 grados. ¿Cómo, señores ministras van a solucionar semejante fallo? Con miles de asesores espléndidamente retribuidos, con el apoyo de los servicios jurídicos del Estado y de los respectivos ministerios ¿cómo se puede entender que se cometan errores semejantes? Improvisación, prisas, falta de criterio y, por encima de todo, un talante totalitario que les hace pensar que consultar con el resto de partidos políticos es un signo de debilidad del gobierno. Insisten las ministras: ”Las leyes están para cumplirse”. Efectivamente pero también están para ser discutidas en el Congreso de Diputados y ustedes, socialistas y comunistas, se lo pasan por el Aco del Triunfo.

La Constitución de 1978 también está para cumplirse y han sido los propios tribunales, encabezados por el Constitucional, que han declarado alguna de sus decisiones como inconstitucionales, por ejemplo, los decretos por los cuales se confinaba a los ciudadanos en sus propias viviendas. ¿O no?

Lo verdaderamente peculiar del decreto de medidas de ahorro energético, es que, a diferencia de lo que se ha decidido en las naciones del resto de Europa, por ejemplo, en Alemania, que ha consistido en “aconsejar” a las empresas particulares y ciudadanos que adoptaran medidas de ahorro energético que, en ningún caso, supondría aplicación de sanción alguna y, por el contrario, sí se han dictado medidas concretas respecto a las empresas públicas y relacionadas con el Estado, que deberán cumplirse en sus propios términos. La diferencia es abismal debido a que los particulares podrán organizarse para ahorrar sin tener que poner en peligro la salud de sus respectivos negocios. La señora Rivera, a la que ya se le conocen sus diversos fracasos y rectificaciones, debiera de haberse fijado, aconsejado y decidido, de acuerdo con lo que el resto de Europa parece ser que ha puesto en marcha.

Cuando la señora Ribera apela a nuestra solidaridad con el resto de Europa haría muy bien en fijarse que hay otras maneras menos perjudiciales para el comercio y la industria que imponer limitaciones extemporáneas, que no hacen otra cosa que situar a unas empresas ya afectadas por el Covid 19 y los principios de la crisis que se nos viene encima. El Gobierno no está para imponer a los particulares medidas que no le corresponden, sino que lo que debe hacer es evitar que los malos vientos de la crisis nos afecten de una manera irreversible, algo que puede suceder si seguimos el camino que han emprendido nuestros gobernantes.

Sí señores. Nos encontramos en una nueva conjura de necios. Necios incapaces de rectificar sus errores; necios que legislan sin tener en cuenta los efectos perjudiciales para la nación española; necios que permiten que niños de corta edad participen en una yincana pornográfica; necios que pretenden imponernos un régimen totalitario; necios que permiten que nuestros jóvenes reciban una educación deficiente y consienten que pasen curso con asignaturas sin aprobar; necios incrustados a dedo en el Gobierno para que hagan y deshagan a su antojo. Necios, en fin, que buscan encontrar la forma de cambiar nuestro régimen democrático por una nueva dictadura del proletariado.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, cuando vemos como de una manera inicua se está favoreciendo por parte del Gobierno de la nación a Cataluña de una forma indignante, cediendo una y otra vez a las peticiones inacabables del independentismo, mientras que el resto de autonomías deben conformarse con las migajas que queden. Todo ello con la agravante de que, en lugar de estar agradecidos, cada día se quejan más de lo que ellos consideran una discriminación negativa para comunidad. ¡Cosas veredes Sancho!

Hoy una de las innumerables frases inteligentes de la Conjura de los Necios: “Iba a ser un destino malévolo: ahora se enfrentaba a la perversión de tener que ir a trabajar.”

 
 

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

Opinión

Las leyes injustas no se obedecen. Por Eduardo García Serrano

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Desde la Atenas de Pericles no se ha vuelto a producir una concentración tan fecunda de sabios en una ciudad como la que se dio en Salamanca en el siglo XVI. Conocida universalmente como la Escuela de Salamanca, los maestros que desde sus cátedras iluminaron a la Humanidad nos enseñaron, entre otras muchas cosas, que las leyes injustas no se obedecen ni se cumplen. Simplemente. Ante la injusticia codificada por el tirano, al uso o revestido de demócrata, ¡qué más da!, no caben más que la rebelión, la insumisión, el alzamiento o la desobediencia. También en el luminoso Siglo de Oro español Lope de Vega le enseña al mundo cómo el pueblo tiene el derecho y el deber de sublevarse, con las armas en la mano, llegando incluso a la legítima práctica del tiranicidio, ante la injusticia perpetrada por el Poder y la Autoridad del Estado. Fuenteovejuna se llama el imperativo moral escrito por Lope de Vega. Pedro Sánchez debería verla en sesión contínua. Por cierto, yo la vi en numerosísimas ocasiones durante el Franquismo, cuando nadie aspiraba a sublevarse contra el Régimen, ni siquiera los socialistas, pero no por miedo sino porque la gran mayoría de los españoles, los socialistas los primeros, vivían decentemente y disfrutaban de libertades reales de las que hoy carecemos gracias, fundamentalmente, a los socialistas.

Los hombres que se someten mansamente al imperio de la injusticia abdican de su dignidad y de su libertad, individual y colectivamente, dejan de ser Pueblo y se convierten en rebaño, dejan de vivir para vegetar buscando el pasto del acomodo que sólo otorga el tirano, al uso o democrático, ¡qué más da! Los pueblos rugen cuando la injusticia enseña los colmillos, he ahí Fuenteovejuna, los rebaños balan hasta en las puertas del matadero. He ahí lo que fuimos. He ahí lo que somos.

A la vuelta de este verano calcinante nos esperan las cadenas, los grilletes y las mordazas de la nueva Ley de Memoria Democrática, pergeñada en los zulos a cielo abierto de la organización socialista abertzale conocida por el siniestro acrónimo ETA, en virtud de la cual el terrorismo socialista etarra secuestra nuestra libertad, nuestra memoria, nuestra historia y nuestros recuerdos, y asesina nuestra voz y nuestras palabras con un disparo de 150.000€, si nos atrevemos a hablar o a escribir para contar la verdad de lo sucedido en España desde el 18 de julio de 1936 hasta… ¡1983!. Período histórico que se inicia con un Fuenteovejuna contra el Comendador soviético y contra sus cipayos españoles, gloriosamente derrotados en la guerra y en la paz.

Nos van a perseguir como sólo son capaces de hacerlo los tiranos, al uso o democráticos, ¡qué más da!, con la fuerza brutal de la injusticia, con la otrocidad de unas multas económicas inasumibles y con unas celdas que están deseando llenar de fascistas de la Escuela de Salamanca y de Fuenteovejuna. Pero tenemos el derecho y el deber de desobedecer esa ley tiránica porque estamos sujetos al imperativo moral de dar testimonio. Stricto sensu, pues etimológicamente nuestros términos testimonio y testigo vienen del latín testiculus, que es la zona anatómica sobre la que los romanos ponían su mano izquierda en el Sacramentum, la ceremonia del juramento de lealtad cuando ingresaban en las legiones: Semper Fidelis a Roma, al César y a las Legiones. La mano izquierda sobre los testículos, donde habitan la masculinidad, la virilidad y el valor, y el brazo derecho izado como una bandera, como una espada, como un águila.

Que el silencio impuesto por los tiranos socialcomunistas y etarras (perdón por el pleonasmo) no cierre los candados de tu voluntad ni disuelva en el miedo y en la nada tus principios, tus lealtades y tus juramentos. Semper Fidelis a España y a Francisco Franco, a su nombre, a su obra y a su memoria.

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

Opinión

Ayuso declara la guerra. Por Luis Losada Pescador

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El decreto de racionamiento energético es un monumento a la chapuza legislativa.

El gobierno Sánchez aprueba un decreto de ahorro energético que en realidad es una orden de racionamiento energético. Impone mínimos en los aires acondicionados y máximos en la calefacción y obliga a apagar escaparates, monumentos y calles a las 10 de la noche. ¿La excusa? La guerra de Ucrania. La realidad: la pésima gestión diplomática nos ha encarecido el gas argelino y el fundamentalismo climático nos impide luchar por la soberanía energética prorrogando la vida útil de las centrales nucleares, manteniendo las centrales de ciclo combinado o investigando alternativas en Canarias.

Además, el gobierno que impone restricciones y racionamientos sigue anclado al Falcón y a los gestos ridículos como quitarse la corbata.

Así que ante la restricción de libertades y la incoherencia gubernamental, Ayuso ha decidido encabezar la protesta. Es verdad que Feijóo ha sido crítico. Pero a la gallega. O sea, poco. Critica sin levantar la voz. Quizás por educación. O quizás porque -en realidad- comparte los mismos criterios.

Ayuso aprovecha las lagunas legislativas para advertir que no cumplirá el decreto cumpliendo escrupulosamente la ley. Desde el gobierno Sánchez le responde que las leyes son para cumplirlas. ¿Sánchez?, ¿el de los dos estados de alarma inconstitucionales?, ¿el que viola la autonomía de la fiscalía un día sí y otro también?, ¿el que pretende retorcer la Ley Orgánica del Poder Judicial para colocar a sus jueces afines?, ¿el que ha ordenado retirar agentes del CNI en País Vasco y Cataluña? No es el más indicado.

Por su parte, la ministra de Energía, Teresa Ribera, arremete contra Ayuso criticando que pretenda convertir a Madrid en una aldea rebelde aliada de Putín. Se equivocó de símil porque eso es lo que precisamente pretende Ayuso y sus seguidores: convertir Madrid en la aldea de Asterix frente a la invasión de los romanos…

Voilá. La chapuza legislativa del gobierno le dejó el campo abierto a Ayuso. El decreto de racionamiento energético dice que los escaparates deben de apagarse a las 10 de la noche, pero no dice hasta cuándo. Bastaría con apagar 10 segundos para burlar la sanción. O incluso ni 10 segundos porque el decreto exige que los edificios estén desocupados. Bastaría con que haya un guardia de seguridad para evitar el apagón.

Por otra parte, en un entorno de crecimiento delincuencial preocupante, apagar las calles es exactamente lo último que hay que hacer. Y eso de apagar los edificios y monumentos ya se practicó en la crisis del 73 y regresamos a la luz porque el Turismo es la principal industria de España.

En cuanto a la temperatura máxima del aire acondicionado, los 27 grados de Sánchez son el máximo establecido en el decreto de condiciones laborales para lugares de trabajo sedentario. Pero la temperatura bajaría a 25 con que hubiera que bajar escaleras o moverse para reuniones. El mismo gobierno ya reculó para bares y restaurantes. Además, ¿qué fiabilidad tendrá el termostato que mida la temperatura del ambiente?

En cuanto a los locales, el decreto de racionamiento permite excepcionar aquellos comercios que tengan regulaciones específicas. Bastaría con que la Comunidad de Madrid excepcionara a todos los comercios madrileños para cumplir con el decreto Sánchez.

La chapuza en un estado de derecho tiene estas consecuencias: las leyes son para cumplirlas. Y por cierto, las sentencias son para acatarlas. También las del Supremo que establece que al menos el 25% de la educación en Cataluña sea en español.

El enfrentamiento está servido y políticamente coloca a Ayuso como la gran opositora a la pulsión totalitaria de Sánchez.

El anzuelo del pescador

Atentos a Taiwan. La visita de Pelosi a Taiwan ha despertado a la bestia. China hace maniobras con fuego real e impacta aguas japonesas. Los duros exigen la toma de control de algunas pequeñas islas taiwanesas. ¿Ha estallado la paz? Curioso porque para Trump China era el gran enemigo, pero la sangre nunca llegó al río en su administración.

Fondos europeos. El gobierno Sábnchez sólo ha logrado ejecutar un 9% de los fondos europeos en seis meses. La burocracia es compleja, pero la incapacidad gubernamental tampoco ayuda…

La PSOE. El PSOE sigue siendo una agencia de colocación. La última, el fichaje de la que fuera jefa de prensa del PSOE, Maritcha Ruiz como presidenta del Hipódromo a 113.000€ de sueldo. Suma y sigue. Los últimos 20 fichajes nos han costado 6,6 millones de euros.

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

Opinión

Asco. Por Eduardo García Serrano

Published

on

¡Comparte esta publicación!

 

Hay algo peor que vivir con miedo, hacerlo con asco.

España, su Gobierno y su pueblo, sus proteicas esperanzas de cambio, los voceros de la Buenanueva que habrá de traernos la vendimia electoral allá por las calendas, ¡qué más da!, de 2023 y las églogas de sus mentiras prometidas, su moderación y su templanza en la tibia firmeza de la denuncia de lo que, con nuestra complicidad, nos están haciendo, ya no da miedo. Sólo asco. Mucho.

Oyendo a Feijóo no he podido más que evocar lo que Giusepe Borguese decía de Victor Manuel III“Cuando el Rey viste de uniforme siempre parece que le queda grande”. Afirma Feijóo, ese bostezo con halitosis de Rajoy, y lo hace, además, después y a propósito de la sentencia de los ERE,s de Andalucía“que se niega a considerar al PSOE como un partido corrupto”. La fetidez de sus declaraciones haría reclamar respeto por sus derechos a un cerdo.

He ahí al líder del cambio que, al parecer de los druidas mercenarios de las encuestas, los españoles anhelan. Del cambio de cromos y de poltronas con los socialistas durante un ratito, cuatro años, ocho a lo sumo, para que todo siga igual pero con corbata… incluso en verano, que la derecha invertebrada siempre ha sido más atildada y currutaca que la izquierda. Se visten con decoro para mentir indecorosamente. Lo aprendieron muy bien cuando llavaban pantolones cortos. Eso, y a utilizar correctamente la pala de pescado. Las mentiras de la izquierda huelen a pocilga, las de la derecha a bálsamo de sacristía agnóstica y a naftalina.

Decía Joan Margarit que “una herida es un lugar en el que se puede vivir”. Cierto, todos vivimos en y con nuestras heridas; pero en la mentira es imposible vivir con dignidad porque la mentira envilece, sobre todo al que se la cree para seguir viviendo en sus heridas y seguir votanto a quien le engaña siempre. Mientras los españoles no busquen urnas en las que no haya sitio para el perdón y la mirada de un hombre que no mienta, seguiremos envileciéndonos, del  PSOE al PP y de Feijóo a Sánchez. Qué asco.

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement
es Spanish
X
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x