Connect with us

Europa

Noruega… ese país nauseabundo, paleto y “superprogre” es en realidad una película de TERROR: El Tribunal de Estrasburgo desampara a la familia Bodnariu, perseguida por su fe

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Los servicios sociales de Noruega separaron a la familia Bodnariu por sus creencias cristianas. El Tribunal de Estrasburgo les desampara. Durante todo este calvario, la familia se ha mantenido fiel a su fe y a los demás. El suyo era un caso que valía la pena luchar.

Según Statistics Norway, 54.592 niños recibieron fueron atendidos por los servicios de bienestar infantil en Noruega sólo en 2019. Eso representa casi el 3% de los niños noruegos. Casi el 20% de las personas involucradas tenían hijos nacidos en Noruega de padres inmigrantes. Estas estadísticas representan familias reales y traumas de la vida real para todos los involucrados.

En el otoño de 2015, los cinco hijos de Ruth y Marius Bodnariu pasaron a formar parte de estas estadísticas cuando fueron separados de sus padres, sus amigos y la escuela, y entre ellos en 3 hogares diferentes, con horas de separación entre ellos. De hecho, en muchos sentidos, los Bodnariu se han convertido en el símbolo de las asombrosas estadísticas de los servicios de bienestar infantil de Noruega.

Esta semana, cinco años después de los horribles eventos de 2015/2016, que incluyeron ser separados de sus hijos y obligados a dejar a la familia, la carrera, los amigos y su hogar, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha desestimado su desafío después de cuatro años de litigio internacional sobre la base de que la familia no había recurrido a posibles apelaciones internas por daños y perjuicios después de que la familia se reunió y huyó a Rumanía.

Pedirles que regresaran a la guarida del león habría sido cruel, y algo por lo que Ruth y Marius Bodnariu nunca harían pasar a sus hijos

La decisión es un golpe para la familia, que argumentó ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que cualquier otro recurso en Noruega era, en el mejor de los casos, ilusorio. No se arriesgarían a un mayor castigo y separación de la familia al volver al sistema que los había maltratado, especialmente después de toda la atención de los medios de comunicación internacionales que había atraído el caso. Pedirles que regresaran a la guarida del león habría sido cruel, y algo por lo que Ruth y Marius Bodnariu nunca harían pasar a sus hijos.

Advertisement

La familia Bodnariu

Sobre el papel, Ruth y Marius Bodnariu hicieron todo bien, haciendo que la prueba que sufrieron sea aún más impactante. Según todos los informes, Ruth y Marius son personas impresionantes. Marius, de ascendencia rumana, tiene un título de ingeniero en informática aplicada con una maestría en redes informáticas. Ruth es enfermera pediátrica especializada en psicología para niños y jóvenes. Son padres educados, cariñosos y responsables que, en 2015, tenían dos hijas y tres hijos, el menor de apenas tres meses y aún amamantando.

Desde el principio de su matrimonio, Marius y Ruth decidieron que su «carrera final» era ser padres y formar una familia; tener hijos e invertir en ellos. En 2005, cuando Ruth estaba embarazada de su primer hijo, la pareja dejó Rumania para comenzar una nueva vida en una granja en Redal, en la costa oeste de Noruega. Redal y sus pueblos circundantes juntos consisten en 200 familias, y colectivamente forman una región cultural distinta de Noruega.

Poco después de que naciera su primer hijo en 2006, Marius comenzó a trabajar en el Ayuntamiento de Forde. En un año, fue puesto a cargo del departamento de Tecnologías de la Información en las diez escuelas de la aldea. Después de la expansión, se convirtió en responsable de todo el distrito escolar que abarca 10 comunidades y 50 escuelas. En 2007, Ruth comenzó a trabajar en la sala de pediatría del Hospital Central de Forde.

Marius y Ruth criaron a sus hijos en un entorno amoroso, activo y atractivo. Involucraron a sus hijos en una amplia gama de actividades que incluyen pesca, cuidado de animales, carpintería, dibujo, pintura y música.

La directora destacó las fuertes creencias cristianas de la familia y sugirió que esto puede retrasar el desarrollo de los niños

Carácter y aptitud

Los Bodnariu eran una familia increíblemente unida. Los padres de Ruth vivían en una casa vecina y eran una parte muy importante de la vida de los niños. Todas las personas entrevistadas por los funcionarios de Bienestar Infantil y la Policía, incluidos colegas, vecinos y la familia extendida, no tenían más que elogios para la familia.

Advertisement

De las 122 visitas médicas a las que los niños se sometieron colectivamente desde su nacimiento hasta que fueron puestos bajo custodia, ni una sola vez hubo una inferencia de que los niños eran todo menos amados y cuidados. Tampoco las pruebas realizadas después de la atención de los niños proporcionaron evidencia de abuso.

Intervienen los servicios de bienestar infantil

El 30 de septiembre de 2015, la directora de la escuela a la que asistían varios de los niños Bodnariu envió una carta al Departamento de Cultura que contenía las notas escritas de dos conversaciones mantenidas por la escuela con las hijas de Ruth y Marius. Las notas reflejaban que las chicas mencionaron recibir azotes ocasionales en casa. Esta carta fue remitida por el Departamento de Cultura al Barnevernet (Servicios de Bienestar Infantil) el 8 de octubre. Después de recibir la carta, Barnevernet se puso en contacto con la directora de la escuela para solicitar un informe detallado de la denuncia.

Durante un interrogatorio policial, uno de los niños incluso preguntó en su frustración qué más querían que ella inventara

La directora destacó las fuertes creencias cristianas de la familia y sugirió que esto puede retrasar el desarrollo de los niños. Sin embargo, la directora creía que Ruth y Marius eran padres buenos y amorosos. Tanto es así, que cuando los Servicios de Bienestar Infantil intentaron llevarse a las dos hijas de los Bodnarius del patio de la escuela, ella les negó la entrada a la propiedad escolar y no quiso identificar quiénes eran los niños.

Culpable hasta que se demuestre su inocencia

No obstante, ese día se llevaron a los niños sin notificación previa a la familia y se les interrogó sin que ningún miembro de la familia, representante legal o alguien en quien al menos pudieran confiar estuviera presente en nombre de los padres. Los niños, que solo querían irse a casa, les dieron a sus interrogadores la información que pensaban que querían escuchar. Este patrón continuó. Durante un interrogatorio policial, uno de los niños incluso preguntó en su frustración qué más querían que se inventara.

Como resultado de las entrevistas, les quitaron a los niños, incluido el más pequeño que todavía estaba siendo amamantado. Los funcionarios noruegos continuaron repitiendo el mantra de que se debe creer a los niños, incluso cuando gran parte de lo que se dijo era contradictorio o demostrablemente falso.

Advertisement

En las notas de investigación obtenidas por la familia en el juicio durante el descubrimiento, la investigadora principal incluso expresa sus propias dudas sobre que los niños estén inventando las acusaciones, pero luego sugiere que, no obstante, deben ser ciertas porque la educación cristiana es inherentemente violenta.

Analfabetismo religioso e intolerancia cultural

El expediente de Bodnarius está repleto de evidencia de ánimos y preconcepciones negativas hacia la familia. Un informe de un trabajador social va tan lejos como para describir cómo el señor Bodnariu estaba orando en una reunión supervisada con su hijo, e hizo la exclamación: “Después de un tiempo él (el padre) se pone de rodillas y su cuerpo (parte superior) sobre el sofá, ¡podría rezar!».

Los niños tampoco fueron llevados a la iglesia ni una vez mientras estaban en hogares de crianza. Se les prohibió hablar rumano entre ellos y se requirió que Marius firmara un protocolo en el que acordaba no hablar rumano con los niños como condición para poder tener visitas supervisadas con la familia.

Reunificación

Después de siete meses de separación, la familia finalmente se reunió tras los casos judiciales en Noruega. Por su propia seguridad, y temiendo nuevas acciones por parte de los funcionarios noruegos debido a la creciente popularidad de la familia en Noruega e internacionalmente, la familia huyó de su hogar en Noruega para trasladarse a Rumanía.

La familia, en colaboración con el abogado internacional Paul Susman, quien coordinó los esfuerzos legales del caso desde sus inicios, se puso en contacto con el Christian Legal Center para obtener ayuda con los procedimientos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Juntos, a lo largo de los últimos cuatro años, defendimos su causa ante el más alto tribunal de derechos humanos de Europa. El apoyo internacional a la familia fue tan fuerte que los gobiernos de Eslovaquia, Rumania y la República Checa intervinieron en el caso en nombre de la familia.

Advertisement

Siempre fieles

Durante todo este calvario, la familia se ha mantenido fiel a su fe y a los demás. El suyo era un caso que valía la pena luchar. Los Bodnariu, con toda su humildad, tienen claro que llevaron este caso adelante con el objetivo de ayudar a otras familias en Noruega que están pasando por lo mismo.

Por mi parte, solo puedo expresar el honor que fue representar y conocer a esta increíble familia. Mi oración es que este caso y toda la atención que ha atraído, habiendo sucedido en el escenario legal más grandioso de todos, finalmente motive a Noruega a tomar las medidas necesarias para evitar que otras familias tengan pesadillas similares. El tiempo del cambio es ahora.

* Roger Kiska es abogado especializado en derechos humanos y miembro del Christian Legal Centre. Originalmente publicado en Christian Concern.

Advertisement
Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Un homenaje a Ucrania desde la Memoria Española: 81 años de la última gran victoria del ejército español, por Francisco Torres García

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

 

Francisco Torres García

 

Hace 81 años se libró en la entonces URSS, en los arrabales de la ciudad de Leningrado (San Petersburgo) la batalla de Krasny Bor. Un choque de tintes épicos entre la infantería española y el Ejército Rojo en los inicios de la Operación Estrella Polar, planificada por quien sería mariscal y cuatro veces héroe de la Unión Soviética, Gueorgui Konstantinovich Zhúkov. Considerado por la historiografía soviética y posterior como el mejor de los comandantes soviéticos en campaña, los soldados afirmaban: «Donde está Zhúkov, está la victoria».

Advertisement

Con aquella, sin duda, pensaba añadir, a la que sería una brillante carrera militar, la liberación definitiva de la ciudad de Leningrado. La misma que había conseguido defender ante el asalto alemán en el otoño de 1941. Con una concatenación de ofensivas en los Frentes de Leningrado, Vóljov y Noroeste pretendía alcanzar un objetivo  muy ambicioso: acabar con el cerco a Leningrado, liberar Novgorod, embolsar al 18.º Ejército alemán y abrir el camino hasta la frontera de Estonia y Letonia. Todo ello tras haber desarticulado los soviéticos la Operación Nordlicht, el que iba a ser el asalto definitivo a la ciudad cuna de la Revolución dirigido por el mariscal Erich von Manstein.

La batalla defensiva que libró en Krasny Bor la División Española de Voluntarios, la División Azul, supuso, sin embargo, un revés para el plan de Zhúkov al impedir la ruptura del frente encomendada a unidades del 55.º Ejército; resistencia que contribuyó a la frustración de toda la Operación. Más allá de cualquier otra valoración hay que señalar que si los españoles se hubieran hundido la progresión soviética, que debía protagonizar la 45.ª División de la Guardia del general Krasnov, hubiera sido difícilmente contenible quebrando la línea de comunicación que permitía abastecer a las fuerzas alemanas.

Conviene insistir, como nota introductoria, en una realidad incuestionable que las circunstancias políticas de la última década, junto con algunos sectores de la historiografía, tienden a obviar, que, independientemente de su componente político y de su recluta, la División Española de Voluntarios, la División Azul, fue una unidad del Ejército español, constituida orgánicamente al efecto de realizar una misión específica (combatir al comunismo) y disuelta a la conclusión de la misma. Esta gran unidad consiguió, entre el 10 y el 11 de febrero, en lo que debemos denominar los combates de Krasny Bor, siguiendo al general Fontenla, una importante victoria en lo que fue una batalla defensiva al frustrar la intención enemiga y dislocar una ofensiva de amplios horizontes. No es exagerado, sino simple constatación de la realidad, que en Krasny Bor el ejército español alcanzó su última gran victoria en una gran acción bélica.

Más allá del desarrollo de los combates en aquellas 18 horas de lucha continua entre el 10 y el 11 de febrero, más allá del rosario de acciones heroicas que en aquellas momentos se dieron, avanzado el conocimiento real de los hechos (siendo fundamentales las aportaciones realizadas por Carlos Caballero), desbrozadas algunas interpretaciones herederas de las valoraciones personales de quienes combatieron, eliminados no pocos mitos que durante décadas prescindieron de los condicionantes tácticos y de la realidad de las fuerzas en presencia, vamos a tratar de precisar algunos aspectos, quizás aparentemente secundarios, sobre los condicionantes y las lecciones de aquel día.

La División Azul que consiguió aquella victoria no era la unidad que salió de España en julio de 1941 y que había combatido brillantemente en las orillas del Vóljov. En febrero de 1943 no eran muchos los divisionarios alistados en 1941 que permanecían en el frente, probablemente rondarían los 2.000. Tras agotar las listas de reserva, en marzo de 1942, el gobierno español decidió iniciar un nuevo periodo de recluta del que saldrían la mayor parte de los combatientes en la batalla.

Advertisement

Entre abril y diciembre de 1942 llegaron al frente 14.124 hombres. A partir de mayo comenzaron a abandonar el frente los denominados Batallones de Repatriación. Más de 9.000 voluntarios regresaron a España hasta el último mes de aquel año; entorno a  2.000 no pudieron hacerlo y aguardaban la eternidad en un rosario de cementerios. En este proceso el general Muñoz Grandes chocó con el Ministerio del Ejército y su planteamiento de renovación/sustitución, inclinándose por mantener la vieja «amalgama napoleónica» distribuyendo a los que llegaban entre todas las unidades.

En febrero de 1943 la DEV era una unidad prácticamente renovada. Sobre aquellos voluntarios llegados caería la leyenda de una recluta forzada, alimentada por la paga, pletórica de republicanos y maleantes, con escasa moral de combate y menor voluntad de vencer, salida de los cuarteles, aunque casi 9.000 de los llegados a lo largo de 1942 se hubieran alistado desde los banderines abiertos en las milicias falangistas… Visión que compartía y ampliaba la propaganda soviética que mantendría de forma ortodoxa el PCE y se transmitiría, a través de sus vasos comunicantes, a parte de la reciente historiografía española. La prueba más evidente de que no era así es lo ocurrido durante los combates de Krasny Bor.

En julio de 1942, aquella gran unidad que estaba renovándose/reconstruyéndose, recibió órdenes para trasladarse desde el Vóljov hasta el frente de Leningrado, iban a participar en lo que se anunciaba como el asalto definitivo a la ciudad. Aquel movimiento iniciado en agosto dio tiempo al general Muñoz Grandes para instruir a sus hombres. Además se le indicó que, una vez acantonada en las proximidades del frente, tendría un tiempo antes de entrar en línea. La División Azul iba a tener un papel relevante en la ruptura que conduciría a la ocupación de la ciudad dentro de la Operación Nordlicht. Lo que indica el valor que como unidad de combate se daba a los españoles por parte del mando alemán.

Las circunstancias y la falta de fuerzas acortaron los plazos y la DEV entró en línea el 5 de septiembre entre Alexandrovka y el río Ishora. El general Muñoz Grandes asumió el mando de una zona de buenas posiciones pero sin profundidad en sus elementos de defensa, y procedió a reestructurar sus fuerzas para una acción ofensiva que se mantuvo viva hasta mediados de octubre de 1942. Ahora bien, por sus efectivos, que a finales de octubre podía desplegar 16.343 hombres, la DEV era la unidad más poderosa del frente. Con sus fuerzas podía mantener su sector sin dificultades ante cualquier contingencia.

El general Emilio Esteban-Infantes, que iba a sustituir en el mando a Muñoz Grandes, llegó al frente en agosto para convertirse en 2ª Jefe de la unidad, a él iba a corresponder, en gran medida la preparación final de la zona y el despliegue en el nuevo sector que se le iba a adscribir en que se libraría la batalla.

Advertisement

Cerrado definitivamente el planteamiento ofensivo correspondía prepararse para establecer un escenario defensivo ganando lo que no tenían las líneas alemanas de un frente estático como era el asumido, profundidad. Ambos generales conocían la doctrina táctica española sobre la batalla defensiva que optaba por la profundidad y la distribución de posiciones defensivas con espíritu de resistencia al objeto de impedir al enemigo la penetración real y el dominio del territorio. Doctrina revisada durante la guerra civil sobre la que el propio Franco había teorizado, destacando la importancia de la batalla defensiva, en 1938 en sus instrucciones para los jefes de grandes unidades y en sus comentarios al reglamento de ese año. El general Muñoz Grandes asumió que se vería obligado a librar una difícil batalla defensiva cuando anunció que se mantendría a toda costa en Novgorod en el invierno de 1941-42.

El propio Franco en su ABC de la batalla defensiva. Aportación a la doctrina, síntesis final de lo escrito durante la guerra, incidiría en la necesidad de relegar «los órdenes lineales», optando por «sistemas profundos, tanto más necesarios cuanto mayor sea la capacidad de penetración de los Ejércitos modernos y su potencia para la ruptura» con lo que se organizará el terreno propio «preparando el sistema de fuegos que ha de aniquilar al enemigo», asumiendo que las fuerzas enemigas progresarán según sea la red de comunicaciones existentes que permitirán alimentar la batalla, por lo que «los campos de batalla principales hemos de buscarlos en esas vías de penetración, como en ellas ha de situarse el centro de gravedad de nuestras tropas», creando la zona de resistencia y en esta, siguiendo los reglamentos tácticos, lo fundamental es el ocultamiento y la dispersión de las fuerzas. En ese marco se desarrolló la batalla de febrero en el frente ruso.

Tanto Muñoz Grandes primero como Esteban-Infantes después trabajaron para dotar de profundidad sus líneas. La línea española tuvo una relativa tranquilidad, aunque sometida a los duelos artilleros y golpes de reconocimiento, entre los meses de octubre y noviembre, lo que permitió incidir en la instrucción de las fuerzas. Una optimización que no hay que depreciar a la hora de valorar las razones de la victoria española.

El problema, sobre todo para Esteban-Infantes al asumir el mando completo, fue la constante ampliación de la línea a cubrir por los españoles desde el sector inicial establecido entre Alexandrowka y el meandro del río Ishora. En enero de 1943 los soviéticos lanzaron la Operación Iskra que daría origen a la batalla por el control de los Altos de Sinyavino. La falta de fuerzas hizo a los alemanes exprimir el frente sacando unidades. La División Azul cedería al II Batallón del 269.º a mediados de enero de 1943. En Sinyavino los españoles demostrarían, una vez más, su capacidad de aferrarse al terreno y no ceder hasta quedar reducidos a la mínima expresión (solo 30 hombres regresarían indemnes), algo que no parece que fuera tenido en cuenta por el mando enemigo. Todo ello llevaría a la División a extender sus líneas primero hasta Krasny Bor, y después hasta más allá de la línea férrea cubriendo otros siete kilómetros. De un despliegue en el que los españoles mantenían reservas en cada subsector se pasó a un despliegue que embebía en línea a casi todas las fuerzas. Pero lo más grave era la falta de profundidad de la línea más allá del Ishora y la necesidad de preparar el terreno. Esteban-Infantes tendría que luchar contra el tiempo para ganar profundidad, pero este se estaba acabando. El tiempo había permitido trabajar en todo el sector la oeste del Ishora, pero ahora las líneas española podían alcanzar, según se evalúe, entre los 24 y los 30 kilómetros para soldarse al este con las fuerzas limitadas de la 4.ª División SS Policía que estaban retornando tras su participación en los combates de mediados de enero.

La División Azul cubría una línea que cortaba el río Ishora, la carretera Leningrado-Moscú, la población de Krasny Bor que ocupaba unos 9 kilómetros cuadrados y la línea del ferrocarril Leningrado-Moscú. A lo largo del mes de enero se hizo evidente que el subsector que se abría en el Ishora y llegaba hasta la línea férrea era tácticamente fundamental. Esteban-Infantes asumió la necesidad de ganar en profundidad asegurando las líneas en el Ishora y cubriendo la carretera, pero para completar un sistema que contara con suficientes posiciones para cubrir una amplia zona de resistencia necesitaba más tiempo. A la vez procuró destruir los intentos enemigos de progresar a la hora de acercar sus posiciones a la línea española ante Krasny Bor y la línea férrea. El condicionado despliegue español en la zona mostraría su eficacia el 10 de febrero.

Advertisement

El  subsector de unos 11 kilómetros de línea, con unos cuatro fundamentales entre la carretera y el ferrocarril, quedó guarnecido por el Regimiento 262.º a las órdenes del coronel Manuel Sagrado Marchena, reforzado con el Batallón de la Reserva Móvil y la Compañía de Esquiadores, a lo que se sumarían, exprimiendo la División, el Grupo de Exploración, el Batallón de Zapadores y el Grupo Antitanques. El 10 de febrero tenían establecidos 2 escalones de despliegue y dos pequeñas reservas en su retaguardia. Durante los combates improvisarían una tercera línea. En total unos 5.000 hombres.

Lo que difícilmente podía prever el mando español o alemán era que los soviéticos hubieran situado el punto de ruptura de una gran operación ofensiva precisamente en aquellos kilómetros. Allí los españoles tendrían que aguantar primero la durísima ruptura artillera y después el asalto enemigo. Lo harían en inferioridad ya que el Ejército Rojo desplegaba 4 divisiones (72.ª y 43.ª de Fusileros, junto con la 63.ª y 45.ª de la Guardia) y una imponente masa artillera (la proporción con respecto a las baterías hispano-alemanas ha precisado Carlos Caballero era de 3.3 a 1, «que ya era bastante»). Flanqueada por las divisiones 72.ª y 43.ª de Fusileros, la 63.ª División de la Guardia, al mando del general Nikolái Pávlovich Simoniak tenía la misión de abrir brecha en Krasny Bor consiguiendo la necesaria ruptura. No era la 63 División una unidad escasamente fogueada, ni su general carecía de brillantez. De hecho, había protagonizado el 18 de enero la ruptura del frente enemigo en Shlisselburg, enlazando con las fuerzas del Frente del Vóljov en la Operación Chispa, lo que valió a Simoniak la Estrella de Oro de Héroe de la Unión Soviética.

La terrible preparación artillera que se prolongó durante casi dos horas castigó muy duramente a las compañías españolas, que en algún caso llegaron a sufrir bajas cercanas al 80% de sus efectivos. Simoniak no esperaba una fuerte oposición y cuando la infantería roja avanzó apoyada por carros KV 1 se encontró con la enconada resistencia de los restos de las compañías de Huidobro, Palacios, Oroquieta, Aramburu, Campos… Se abría así el tiempo de las resistencias decisivas que se prolongaría durante horas. Algo que no debió extrañar, cuando comenzó a tener información, al general Esteban-Infantes pues él mismo las había vivido en primera persona durante la batalla de Brunete en la guerra civil. Tampoco, a pesar de la dureza se produjo el hundimiento de la moral, los que retrocedieron en medio de la lluvia de fuego se recompusieron y contraatacaron cuando encontraron mandos que los reagruparon. Algo que difícilmente hubiera sucedido en una unidad de recluta forzada o sin más horizonte que la paga.

Según la propaganda enemiga la División iba a plantear escasa resistencia dado el componente humano de la nueva recluta. Parece evidente que los mandos del Ejército Rojo habían asumido como real esta imagen. Sin embargo, lo que los españoles estaban demostrando era una alta moral de combate no quebrándose la voluntad de vencer y una elevada calidad entre sus jefes, oficiales y suboficiales que tuvieron que combatir durante horas sin la necesaria comunicación entre las compañías ni con el mando superior establecido por Esteban-Infantes en el puesto avanzado de Raykolovo. Las compañías de la Guardia pudieron sobrepasar los núcleos de resistencia de las compañías de línea, pero se empantanaron en una zona de resistencia que nunca pudieron dominar, no pudieron adueñarse del terreno y esa fue la clave del día.

Sin comunicación exacta sobre el alcance de la penetración enemiga durante horas el general Esteban-Infantes movió sus escasas reservas y adoptó la medida de recurrir a los hombres del Batallón de Repatriación, disponiéndose a aguantar, en el peor de los casos apoyado en el Ishora; al otro lado del río el intento de progresión soviética había sido contenido y rechazado el ataque en el meandro del río. Con respecto a la actuación del general Esteban-Infantes, el general Fontenla ha precisado que si bien no percibió la entidad del posible ataque, «durante al batalla reaccionó de forma correcta… en su puesto de combate: empleó el fuego de la artillería divisionaria, empeñó reservas disponibles y se esforzó en organizar otras nuevas, y reforzó el borde de la lucha en Ishora para impedir sus ensanchamiento y facilitar, en su caso, la estrangulación de la penetración mediante un contraataque general».

Advertisement

Al caer la noche, sobre las 15.30 los combates adquirieron una nueva dimensión sobre un terreno en el que las manchas blancas se alternaban con grandes extensiones de barro. Los españoles continuaban resistiendo en su segundo escalón apegados a las construcciones de Krasny Bor y en su improvisada última línea de resistencia. Los divisionarios habían dado tiempo al mando alemán a preparar una línea tras la zona de combate para guarecer Sablino. Las fuerzas de Simoniak no pudieron abrir la brecha necesaria en Krasny Bor, ni se pudo progresar al este de la línea férrea: no hubo ruptura definitiva. El mando del 55.º Ejército no pudo usar su reserva convenientemente, la 45.ª de la Guardia del general Krasnov, pues ya no había éxito que explotar y los alemanes habían desplegado una línea defensiva tras los españoles.

Al finalizar el día los divisionarios habían perdido en aquel subsector, que cederían a los alemanes de forma progresiva hasta la medianoche, entre 3 o 4 kilómetros, pero -insistimos- los soviéticos no consiguieron su objetivo que era abrir una brecha rompiendo el frente y dominando el terreno para permitir el avance, con lo que su ataque quedó dislocado perdiendo más de un tercio de sus efectivos, sin romper nunca de forma definitiva la última línea española ni ocupar su zona de resistencia.

La gloria, la victoria y la muerte acompañan siempre hechos de armas como los combates de Krasny Bor. En torno a 1.100 españoles perdieron la vida en la batalla, entre 200 y 300 cayeron prisioneros, otro millar y medio recibieron heridas de consideración -parte de ellos también dejarían este mundo a consecuencia de las mismas o acortarían significativamente su vida-. Hubo acciones heroicas que por falta de testigos nunca fueron convenientemente recompensadas. Un soldado, Antonio Ponte Anido, pese a estar herido decidió frenar un T-34 que se dirigía hacia un hospital de campaña, lo hizo con su vida, fue recompensado a título póstumo con la Cruz Laureada de San Fernando.

Según anota Carlos Caballero el mando alemán anunció la concesión por los hechos de aquel día de 30 Cruces de Hierro de 1ª, 300 de 2ª y 400 Cruces al Mérito Militar con Espadas. En parte de aquellos prisioneros, que fueron internados en los campos de concentración soviéticos, tampoco se quebró la voluntad de continuar la lucha y vencer. Algunos de ellos serían condecorados tras volver a España 11 años después.

Advertisement
Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement

VIDENCIA

España2 días ago

(VIDEO BRUTAL) Las NOTICIAS DE VERDAD por Alvise Pérez… y anticipo de la entrevista-bomba a VILLAREJO: ALVISE AL PARLAMENTO EUROPEO

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 📣 Las noticias...

Sucesos3 días ago

NOTICIAS CENSURADAS en TODOS los medios. En TODOS menos en ALERTA NACIONAL. Por cortesía de Alvise Pérez

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 📣 Las noticias...

Opinión3 días ago

Gobierno de Sánchez en almoneda. Por Jesús Salamanca Alonso

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share   «Miedo me...

Economía4 días ago

Los fondos económicos más gigantescos del mundo abandonan el “lobby” climático empujados por los agricultores europeos contra la Agenda 2030

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print3shares Acción por el...

España1 semana ago

El mamporrero (casi literal) de Ábalos, el matón Koldo García, y las revelaciones de ALVISE PÉREZ…

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 🔴 La Guardia...

Entretenimiento1 semana ago

La guía completa para entrar en Melbet y gestionar tu cuenta

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share Melbet inicio sesion...