El muy católico presidente de EEUU, Joe Biden prometió volver a obligar a los estados a legalizar el aborto durante los nueve meses de embarazo si los demócratas ganan dos escaños más en el Senado de Estados Unidos en las legislativas de noviembre, recoge Infocatólica de LifeNews.

Esa razón, esa incoherencia -llamarse católico y ser ultraabortista- le valió el reproche del Papa Francisco.

«Si me dan dos senadores más en el Senado de Estados Unidos, les prometo, les prometo, que vamos a codificar Roe y a hacer de nuevo que Roe sea la ley del país», dijo Biden, según informó la CNBC.

El presidente instó especialmente a las mujeres a votar por los demócratas proaborto en noviembre, asumiendo falsamente que la mayoría de las mujeres apoyan su agenda extrema proaborto.

La semana pasada, los republicanos introdujeron la Ley de Protección del Niño por Nacer Capaz de Sentir Dolor, patrocinada por el senadora Lindsey Graham, de Carolina del Sur, para proteger a los bebés por nacer prohibiendo los abortos en todo el país después de las 15 semanas de embarazo. Se permitirían excepciones en casos de violación, incesto o riesgo para la vida de la madre.

Biden también prometió que, si los republicanos recuperan el control del Congreso en noviembre, vetará la legislación provida que llegue a su escritorio, incluida la prohibición del aborto de 15 semanas, según el informe.

A principios de este año, el proyecto de ley a favor del aborto fue aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos con el apoyo casi unánime de los demócratas, pero los republicanos lo bloquearon en el Senad

El proyecto de ley que Biden quiere aprobar para «codificar Roe» es en realidad muy extremo. Apodada Ley de Aborto sin Límites hasta el Nacimiento, la legislación iría más allá que Roe al obligar a los estados a legalizar el asesinato de bebés no nacidos en abortos por básicamente cualquier razón a lo largo de los nueve meses de embarazo.

El proyecto de ley, que los demócratas denominaron Ley de Protección de la Salud de la Mujer, también pondría fin a las prohibiciones de los abortos por selección de sexo y a los abortos financiados por los contribuyentes, así como a las leyes que protegen a las mujeres y a las niñas, incluido el consentimiento paterno para las menores y las leyes de consentimiento informado que garantizan que las madres reciban información sobre los riesgos del aborto y el desarrollo de su bebé por nacer antes de llevar a cabo un aborto.

A principios de este año, el proyecto de ley a favor del aborto fue aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos con el apoyo casi unánime de los demócratas, pero los republicanos lo bloquearon en el Senado.

Biden se ha convertido en el presidente más proabortista de la historia de Estados Unidos. El año pasado, su administración comenzó a permitir la venta de medicamentos abortivos por correo sin necesidad de una visita médica. Además, quiere deshacerse de la Enmienda Hyde y obligar a los contribuyentes a pagar los abortos electivos, así como obligar a los hospitales y salas de emergencia de la Administración de Veteranos a abortar a los bebés no nacidos.