Connect with us

Ciencia Y Tecnología

La ciencia busca diferencias entre sexos y se topa con los prejuicios

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Mónica G. Salomone (Agencia Zinc) Cada publicación sobre si hay o no variaciones importantes en el cerebro de hombres y mujeres genera encendidas reacciones incluso entre la comunidad científica.

Muchos alertan de que el área avanza lastrada por sesgos que inducen a ignorar las evidencias, a un mal diseño de los experimentos y a errores de interpretación, en un círculo vicioso que perpetúa los estereotipos.

“Una vez asistí a un congreso sobre feministas en biología”, cuenta el biólogo evolutivo británico John Maynard Smith a su colega Richard Dawkins. “Eran gente amable, no me agredieron”.

La conversación tiene lugar hacia 1996. Maynard Smith, de unos 76 años entonces, admite coincidir con dos de las principales ideas feministas en ese encuentro: que “algo debe hacerse” contra la discriminación de las científicas; y que, si entre los estudiosos del comportamiento animal hubiera habido más mujeres, “habrían visto cosas distintas”.

Advertisement

Ha pasado un cuarto de siglo y los sesgos siguen centrando el debate en torno a si hay o no diferencias en el comportamiento entre sexos –diferencias además de la gestación, parto y lactancia–. La brecha entre quienes niegan grandes variaciones cerebrales y quienes, en cambio, las consideran demostradas, sigue hoy día más abierta que nunca, y para muchos la causa está en los profundos prejuicios que lastran el área.

La discusión es acalorada y no solo entre el público, sino entre científicos con el máximo pedigrí. La última muestra se vio hace unas semanas, en las reacciones a la publicación del libro de Gina Rippon.

Esta experta en neuroimagen cognitiva de la Universidad de Aston (Reino Unido) afirma que se han buscado diferencias “vigorosamente a lo largo de los años con todas las técnicas al alcance de la ciencia”, sin que nada de lo hallado pueda ser extrapolado al comportamiento ni servir de base a las históricas y actuales desigualdades sociales entre sexos.

Rippon se suma así a una reciente oleada de autoras, como Cordelia Fine, psicóloga y catedrática de historia de la ciencia en la Universidad de Melbourne (Australia) y madre del término neurosexismo, y la periodista Ángela Saini, que denuncian que los prejuicios sobre las diferencias entre hombres y mujeres condicionan estudios que acaban mostrando solo lo que se quiere ver.

Como resultado se genera “neurobasura” –dice Rippon– que refuerza estereotipos que ya se han demostrado falsos, como que ellos destacan en matemáticas y ellas en comunicación verbal, o que ellos son más promiscuos y tienen más tendencia al liderazgo.

Advertisement

Un debate fiero

Para los autores de esos estudios el sesgo está en negar las evidencias que ellos aportan. Larry Cahill, neurocientífico de la Universidad de California (EE UU), afirmaba en 2015 en la prestigiosa revista Neuron: “La cuestión de la influencia del sexo en el cerebro se está moviendo rápidamente hacia el primer plano, impulsada por los abundantes resultados que demuestran que el sexo del individuo altera, e incluso revierte, los hallazgos de la neurociencia”.

Para Cahill está más que demostrado que el sexo de la persona influye marcadamente en la función cerebral. También para Simon Baron-Cohen (Universidad de Cambridge) y Ruben Gur (Universidad de Pensilvania), que aseguran poder demostrar que los hombres son “sistematizadores” y las mujeres “empáticas” (Baron-Cohen); y que las conexiones cerebrales en ambos sexos son distintas para garantizar su “complementariedad” (Gur).

Las réplicas y contrarréplicas que generan en las propias revistas científicas los trabajos de estos investigadores, y los de quienes restan peso a las diferencias, son de una fiereza inusual. En una publicación, Cahill, sintiéndose llamado neurosexista, se refiere a Fine, Rippon y otras investigadoras como “mujeres académicas”, sin más; en otra, Baron-Cohen critica el “determinismo social extremo” de Fine, basado “más en la política que en la ciencia”.

No ayuda a la calma, probablemente, que el estudio de las bases biológicas del comportamiento humano –desde la neurociencia u otros ámbitos, como la biología evolutiva– haya servido de base históricamente a injusticias contra las mujeres e incluso, ya en el siglo XXI, para explicar la violencia sexual en términos que fácilmente pueden interpretarse como una justificación.

El biólogo evolutivo Randy Thornhill postuló en su Historia Natural de la Violación (2000, The MIT Press) que todos los hombres, por una mera cuestión evolutiva, sienten la pulsión de violar –esta teoría, decía Thornhill, ayudaba a las mujeres a decidir cómo vestirse, pues las hacía conscientes de que “su blusa ajustada puede ser interpretada como una invitación al sexo”–.

Advertisement

Pero incluso admitiendo que la historia del área encienda los ánimos, ¿por qué ni una mejor tecnología, ni más datos, ni el sistema de peer review zanjan la polémica sobre las diferencias entre sexos?

El sexo es especial

Sucede que el sexo “es especial”, afirma Melissa Hines, psicóloga experta en neuroendocrinología de la Universidad de Cambridge y autora de Brain Gender, publicado en 2005 y obra de referencia indiscutida para ambos bandos. “Los individuos tienen sus propias perspectivas y opiniones sobre las diferencias de sexos, estén o no estudiándolas científicamente. Esto no suele ocurrir en física nuclear o en lingüística”.

“Todo el mundo está interesado en las diferencias entre sexos y tiene prejuicios cognitivos al respecto que, aunque inconscientes, ejercen una influencia poderosa sobre la percepción”, dice Hines. Ella no habla de neurosexismo, pero coincide en que se tiende a “sobreenfatizar los hallazgos de la neurociencia excluyendo los factores sociales”.

Denunciar sesgos en el área no es nuevo ni exclusivo de la neurociencia. En aquel encuentro sobre feminismo y evolución de 1994 con el que comienza este reportaje hubo abundantes ejemplos de comportamiento animal que contradecían uno de los paradigmas más sólidos de la biología evolutiva.

Advertisement

Las hembras generan menos óvulos (muy grandes) que los machos espermatozoides (muy pequeños). La reproducción es más costosa para ellas que para ellos. Según las ideas aceptadas, eso hace que ellos sean promiscuos y compitan entre sí para acceder a las hembras, mientras ellas, que se juegan más, son selectivas y monógamas.

Sin embargo, los muchos ejemplos discordantes en la naturaleza estaban a la vista –señalaron las ponentes en el congreso feminista– y habían sido básicamente ignorados.

El propio Maynard-Smith reconoció entonces –según la crónica del New York Times– sentirse “molesto” consigo mismo porque “simplemente nunca se me había ocurrido” dudar del saber establecido.

“¿Cómo nadie lo vio antes?”

La organizadora de ese encuentro, la bióloga evolutiva Patricia Adair Gowaty, de la Universidad de California en Los Ángeles, sí cuestionó el paradigma, y en 2012 halló –y publicó en PNAS– que el principal experimento en que se sustenta, un estudio con moscas de la fruta realizado en 1948 por el británico Angus Bateman, era irreproducible.

Tenía graves fallos de diseño que invalidaban los resultados, “y a día de hoy me persigue la pregunta de cómo nadie los vio antes, por qué pasó tanto tiempo antes de que alguien intentara replicar exactamente el experimento, dado su impacto”, dice Gowaty a Sinc.

Advertisement

El Times recogió en 1994 esta cita suya: “Decir ‘bióloga evolutiva feminista’ tiene connotaciones peyorativas; se podría pensar que hago ciencia por política, en lugar de por la ciencia misma. Yo creo que ser consciente de mis sesgos me hace mejor científica”.

Hoy dice Gowaty: “Muchas cosas han cambiado desde ese encuentro, pero algunas parece que no cambian nunca”. Alude a la fuerte reacción que provocó su demostración de que Bateman basó sus conclusiones en datos erróneos, un caso claro, en su opinión, de “tenacidad de la teoría”, esto es, de “adhesión persistente a una teoría a pesar de las evidencias contrarias”.

También de esencialismo biológico, “la idea de que hay diferencias determinantes, necesarias, intrínsecas, fundamentales entre entidades, como machos y hembras”.

El esencialismo funciona como “un potente y a menudo inconsciente marco conceptual para los biólogos evolucionistas”, dice Gowaty, una “trampa filosófica que impide pensar en hipótesis alternativas” e incita a diseñar experimentos que confirmen las propias creencias, el llamado sesgo de confirmación. Esta forma de hacer ciencia “viola el método hipotético deductivo (…)”.

Lo cierto es que en la publicación seminal de Bateman (Heredity, 1948) se explicita como objetivo el explicar “por qué es una ley general que el macho está ansioso por cualquier hembra, sin discriminación, mientras que la hembra escoge al macho”.

Advertisement

Recetas antiesencialismo

También en la investigación de las diferencias psicológicas entre sexos se han abordado los sesgos. Una obra de 1974, The Psychology of Sex Differences, ya señala “muchos problemas que persisten hoy”, escribe Hines. Como la “tendencia a publicar estudios que encuentran diferencias, pero no trabajos similares que no las muestran”; las “distorsiones de la percepción” –ignorar evidencias contrarias al estereotipo–; u obviar que el contexto influye en el resultado –niños y niñas pueden mostrar diferencias en una situación y no en otra–.

Hines insiste en un concepto a menudo ignorado en los mensajes al público: “La mayoría de diferencias comportamentales entre sexos son de grado, no de naturaleza”.

Salvo la identidad de género y la orientación sexual –la mayoría de las mujeres se sienten atraídas por hombres y una mayoría de los hombres por mujeres–, en los demás rasgos la diferencia es mucho menor que la media de altura entre sexos. Así, si la diferencia en la media de altura vale 2, la diferencia en habilidad para visualizar rotaciones de objetos en 3D vale 0,9. Y es el rasgo cognitivo o comportamental que muestra más diferencias. En otras palabras, el grupo de hombres y el de mujeres se solapan casi en su totalidad.

Para Hines, que los investigadores sean o no conscientes de sus propios sesgos depende en gran parte de su formación al margen de su propia especialidad. Fines y Rippon dan más recomendaciones, sobre todo para quienes trabajan con neuroimagen. En un artículo de 2014 recuerdan que “el género es una categoría fuertemente esencializada” y que “también los neurocientíficos son público no experto en lo referido al estudio del género y son susceptibles de caer en el pensamiento esencialista”.

¿Mejores enfermeras, mejores científicos?

Advertisement

De hecho, la investigación actual con neuroimagen parece asumir –advierten– “que la visión esencialista de los sexos es correcta” al dar por demostrado –erróneamente– que el cableado cerebral es claramente distinto entre hombres y mujeres.

Para estas autoras, los investigadores deberían recordar que los datos muestran en general mucho más solapamiento entre sexos que rasgos diferenciales; y que lo habitual es que cada individuo sea un mosaico de rasgos –anatómicos, psicológicos– catalogados como típicamente femeninos o masculinos.

Cabe resaltar que Cahill, por ejemplo, admite explícitamente su rechazo a la hipótesis de un cerebro sin diferencias funcionales entre hombres y mujeres: “La evolución ha producido cerebros de mamífero con similitudes y diferencias biológicas (…). Insistir en que de alguna forma, mágicamente, la evolución no produjo influencias biológicas de todo tipo y clase basadas en el sexo en el cerebro humano, o que esas influencias no produjeron apenas efectos en la función cerebral –comportamiento– equivale a negar que la evolución se aplica al cerebro humano”.

Baron-Cohen, por su parte, va innegablemente mucho más allá de lo que dicen sus propios datos al afirmar en su libro La gran diferencia que las personas “con cerebro femenino son mejores profesores de primaria, enfermeros, cuidadores, terapeutas, trabajadores sociales y asistentes”, mientras que aquellas con cerebro masculino son mejores “científicos, ingenieros, mecánicos, banqueros, programadores e incluso abogados”.

Gowaty tiene una cita favorita del físico Richard P. Feynman referida a la ciencia: “El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo y tú eres la persona más fácil de engañar”. Pues eso.

Advertisement

Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia Y Tecnología

Cómo reducir el tamaño de tus PDFs: Tips para ahorrar espacio

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

 

 

Hay ocasiones en las que el documento PDF que deseamos adjuntar en el correo electrónico es tan grande que el propio gestor de correo es incapaz de incorporarlo. Otras veces, el problema no reside a la hora de enviarlo, pero sí de almacenarlo, haciendo que nuestros equipos saturen sus discos duros ante la acumulación de éstos. Hoy veremos cómo reducir el tamaño de los archivos PDF de forma sencilla y rápida.

Y es que, el documento PDF se ha convertido en uno de los más habituales y frecuentes de ver en muchos discos duros. Tanto empresas como particulares, recurren a este tipo de ficheros dada su gran compatibilidad, calidad y prestaciones, por lo que en muchos de los casos se convierte en una necesidad fundamental lograr que ocupen el menor espacio posible.

Advertisement

Importancia de reducir el tamaño de los PDFs

Reducir el tamaño del PDF es tan importante como asegurarse que el contenido del documento posee suficiente calidad o el contenido está correctamente estructurado. No servirá de nada prepararlo y emplear el mejor programa para editar PDF si después su tamaño impide que podamos procesarlo, enviarlo o que el propio destinatario no sea capaz de almacenarlo en su equipo por falta de espacio.

En este punto tomar valor y sentido el concepto de compresión, un término empleado precisamente para este tipo de ficheros donde, mediante un proceso de eliminación y reajuste del contenido, el peso total del documento se reduce considerablemente. Reducir archivos PDF permite que podamos adjuntarlos en los mensajes de correo sin problema o incluso podamos leer su contenido sin saturar el procesador.

Herramientas y métodos para reducir el tamaño de los PDFs

Uno de los mejores métodos a la hora de comprimir archivos PDF radica en la forma en la que lo componemos y editamos, evitando añadir gráficos e imágenes que supongan un incremento notable en su peso. Obviamente, a mayor calidad y resolución que queramos añadir en estos objetos, mayores dimensiones tendrá el PDF, por lo que te recomendamos buscar siempre el equilibrio y determinar la utilidad de cada elemento que añadas.

No obstante, existen diferentes programas para comprimir PDF online que nos ayudarán en este sentido, pudiendo mantener los recursos gráficos que habíamos seleccionado en el documento sin necesidad de eliminarlos. Bajar la resolución de las imágenes y eliminar aquellas que no necesitamos son también algunas de las prestaciones que ofrecen herramientas como iLovePDF, un software en la nube creado para este fin.

Compresión de imágenes y gráficos en documentos PDF

Al igual que tampoco es recomendable comprimir PDF al máximo ni eliminar todos los recursos gráficos de forma radical, buscar la forma de mantener equilibrado el peso con la calidad es el objetivo que debes perseguir. La compresión de imágenes puede ayudarnos en este sentido, impidiendo que tengamos que prescindir de ellas aunque tengamos que sacrificar una parte de su resolución inicial.

Advertisement

En este sentido, son muchos los usuarios que apuestan por incluir imágenes y gráficos desproporcionadamente pesados para las prestaciones que ofrece un documento PDF donde, salvo en algunas excepciones, solo será empleado para ser leído o impreso. Por lo tanto, bajar peso de PDF pasará precisamente por eliminar todos aquellos excesos de calidad que en nuestro caso serán completamente prescindibles.

Eliminación de elementos redundantes o no utilizados

A raíz del punto anterior, urge la necesidad de centrarnos en buscar aquellos elementos, gráficos, iconos, imágenes y toda clase de objetos redundantes que no influyen ni condicionan el contenido del PDF. Si lo que buscas es comprimir un PDF, te aconsejamos que trates de eliminarlos para así reducir el peso total del fichero. Tener en cuenta este punto permitirá que no necesites bajar la resolución de aquellos elementos que sí conviene destacar.

Hay ocasiones en las que una cabecera no es necesaria, donde su imagen, marca de agua o gráficos están duplicándose en cada una de las hojas del documento. Estos elementos no utilizados y realmente redundantes no harán otra cosa que aumentar el peso del PDF en general, por lo que conviene valorar la idea de prescindir de ellos antes de concluir la edición del archivo.

Conversión a formatos de archivo alternativos

Llegados a este punto sobre cómo comprimir PDF online o de forma manual, valorar la posibilidad de convertir el original a variaciones como PDF/X o PDF/A son también opciones que conviene contemplar. Mientras que PDF/X se orienta más a la preparación del PDF original para ser impreso con mayor rapidez, PDF/A facilita que podamos almacenar la información con vistas a largo plazo, pudiendo visualizarlo desde cualquier sistema en el futuro.

Sin embargo, tanto una opción como otra, requieren que si lo que buscamos realmente es reducir archivos PDF primero hagamos una compresión de la información que contienen. Solo así es como podremos iniciar el proceso de reestructuración de los datos y eliminación del peso sobrante , aunque ya sabes que lo primero que hay que hacer es evitar el abuso de imágenes y objetos pesados.

Advertisement

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement

VIDENCIA

Sucesos2 horas ago

NOTICIAS CENSURADAS en TODOS los medios. En TODOS menos en ALERTA NACIONAL. Por cortesía de Alvise Pérez

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 📣 Las noticias...

Opinión6 horas ago

Gobierno de Sánchez en almoneda. Por Jesús Salamanca Alonso

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share   «Miedo me...

Economía1 día ago

Los fondos económicos más gigantescos del mundo abandonan el “lobby” climático empujados por los agricultores europeos contra la Agenda 2030

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print3shares Acción por el...

España5 días ago

El mamporrero (casi literal) de Ábalos, el matón Koldo García, y las revelaciones de ALVISE PÉREZ…

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share 🔴 La Guardia...

Entretenimiento6 días ago

La guía completa para entrar en Melbet y gestionar tu cuenta

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share Melbet inicio sesion...

España6 días ago

No hay nada más nauseabundo en España que el PP y su piara de TRAIDORES: Juan Vivas (PP) se reúne con Marlaska y elogia su «inequívoca colaboración» y su «lealtad institucional» hacia Ceuta

¡Comparte esta publicación! Comparte este artículo TweetComparte este artículo Subscribe VKontakte WhatsApp Gmail Telegram Copy Link Print0share EL BARÓN POPULAR...