Connect with us

Internacional

Viktor Orban quiere un patriotismo antipedófilo, natalista y social contra la UE abortista y homosexualista.

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

La Unión Europea es la cárcel de los pueblos, el santuario de los mercaderes y el sanedrín de los hipócritas. Ursula Von der Leyen y sus mamporreros liberales y progresistas son el mascarón de proa de un proyecto de ladrones, globalistas y usureros. Por ello precisamente montan en cólera contra el presidente húngaro, el social patriota Viktor Orban.

El relativismo anticristiano de la Unión Europea ha decretado el aborto como “derecho humano”, y así lo ha declarado recientemente el Parlamento europeo. El relativismo de la Unión Europea decreta e impone una tecnocracia que destruye los derechos de los agricultores españoles, hunde nuestra pesca o paga sinuosas cantidades en concepto de “cooperación” al Reino de Marruecos mientras éste continúa con la invasión inmigrante sobre suelo español.

Un reciente informe del Parlamento Europeo aprueba la matanza de niños inocentes no natos como “derecho primordial” de la mujer. Cretinismo que no se conforma con promover un genocidio; también persigue a los militantes del patriotismo social y más concretamente a Viktor Orban, el que ha hecho de su Nación la reserva moral, el feudo de la natalidad y el dique contra la inmigración.

Allá que fue Viktor Orban a una reunión del Consejo Europeo donde los jefes de Gobierno o Estado iban a tratar temas como la inmigración o el impacto del Covid, y se encontró con lo esperable: el inefable presidente español Pedro Sánchez, relacionado con las famosas saunas “ambientadas” de Madrid, y el primer ministro de Luxemburgo, reconocido lobbista homosexual. Ambos le tendieron la emboscada y presentaron una cartita “contra la homofobia y la discriminación” suscrita entre otros por Francia, Alemania e incluso por Austria –así hasta 17 Estados-.

El motivo de la encerrona contra Orban fue la nueva legislación húngara aprobada por la mayoría absoluta del Parlamento en manos del partido Fidesz y que destierra del sistema educativo todo contenido de sexualidad explícita, teorías “de género” y cambios de sexo así como enseñanzas LGTB. Del mismo modo se expulsa de la programación televisiva en horario infantil, todo contenido relacionado con las referidas temáticas. Además, se incrementan las penas contra la pedofilia y la pornografía infantil y se crea un registro público de criminales pedófilos para salvaguardar el orden social.

La protección a la infancia no gusta en Bruselas, que deforma el sentido y mensaje de la normativa húngara, que no atenta contra ningún colectivo ni persona y que es un revulsivo contra el adoctrinamiento y los lobbies.

La borregada buenista salió en tromba contra Hungría, y Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, amenazó a Orban con nuevos expedientes y sanciones. El aro ideológico de Bruselas quiere sustitución demográfica y sumisión a la Agenda 2030. No en vano existen movimientos sociales y políticos a favor de la pedofilia y muy activos en Holanda que no son condenados por la UE; políticas abortistas que garantizarán el asesinato de inocentes hasta el día del parto; y la eutanasia ha sido recientemente aprobada en España. También existen espeluznantes casos de proxenetismo y abusos a menores bajo centros tutelados en manos de la izquierda en la región de Baleares.

Nada de esto importa a las oligarquías de Bruselas. Para la Comisión Europea y el Consejo el problema es una nación soberana como Hungría que hace políticas natalistas, frena la invasión inmigrante y detesta la corrección política. La cultura de la muerte y el infanticidio es aplaudida.

Hungría sólo posee un 1,6 por cien de población extranjera, mayormente europea. Sus fronteras están, desde 2015, cerradas a los mal llamados “refugiados” islámicos a los que Orban llamó en 2018 “invasores musulmanes”. El índice de alumbramientos en el país magiar ha aumentado un 25 por cien en la última década dadas las políticas familiares y natalistas, en una movilización de presupuesto público que ha pasado de 3900 millones en 2010 a casi 8000 millones en la actualidad.

Préstamos de hasta 30.000 euros y sin intereses para jóvenes matrimonios que no se tendrán que devolver en caso de que el número de hijos sea de tres o más; exención de por vida, en el Impuesto de la Renta, para madres con cuatro o más hijos; guarderías a bajo precio y en régimen de gratuidad para miles de padres; facilidades para la compra de coches familiares; amplio número de viviendas de patrocinio público para familias; expulsión del aborto de la financiación pública; enseñanza escolar de los valores del matrimonio y la familia; exenciones y bonificaciones fiscales a trabajadores en un sistema tributario donde el marginal máximo del Impuesto de la Renta es un 15 por cien o el de Sociedades de un 9,5 por cien.

Estas son algunas de las medidas que explican que Hungría tenga hoy el mayor número de matrimonios en cuarenta años y el mayor índice de natalidad autóctona tras la época dramática y empobrecedora del comunismo y el socialismo.

Bruselas no soporta que Hungría camine en paz por su senda de identidad nacional aplicando recetas de protección social, similares en gran medida a las ejecutadas por los gobiernos españoles del General Franco para estimular el “boom” demográfico que España vivió en los años 50 y 60: exenciones fiscales, ayudas familiares, vivienda social, orden público y crecimiento económico.

La Comisión Europea tampoco soporta que Polonia pusiera en marcha una legislación antipedofilia el pasado año, o que Hungría proteja la infancia sacando de las aulas a los lobbies homosexualistas financiados e influidos por George Soros. Por ello los miembros del Grupo de los Populares europeos, los socialdemócratas y la morralla verde o liberal, condenan vez tras vez a Polonia o Hungría; por ello la presidenta de la Comisión Europea, la aristócrata Ursula Von der Leyen, se enfrenta con Hungría mientras bendice al gobierno socialista español de la muerte y el abortismo.

Los húngaros quieren niños autóctonos pero la escoria globalista quiere la sustitución demográfica; quiere la muerte de Europa como concepto histórico y la implantación definitiva de los “Estados unidos de Europa” disolventes de las Naciones cristianas.

Provocan risa los “euroentusiastas” que bendicen la tramoya institucional europea; esos que nos cuentan que “gracias a la UE, Pedro Sánchez no pulverizará la independencia judicial” o que “España no se convertirá en una Venezuela”. Estos bienpensantes, indocumentados o mentirosos parecen no querer ver la realidad: España ya ha pulverizado la independencia judicial, sujeta a politización; Pedro Sánchez ha aprobado su “Plan de Recuperación, transformación y risiliencia”; y en España existe la peor dictadura contra derechos y libertades fundamentales de toda nuestra historia. Y todo ello aplaudido y patrocinado por la Comisión Europea.

Hace unos días Ursula Von der Layen se deshizo en halagos hacia Pedro Sánchez y la “economía verde, inclusiva y resiliente” que aguarda a los españoles. En román paladino: las tesis globalistas de la Agenda 2030 que impone el fin de nuestra forma de vida, la propiedad privada y la libertad económica.

La UE es un laboratorio del peor y más rancio globalismo. Nos quieren sin niños autóctonos, con el aborto como dogma, con una próxima legalización de la pedofilia y con una persecución abierta contra aquellas Naciones que como Polonia o Hungría no se resignan a morir a manos de la invasión musulmana, las hordas masónicas o los poderes fácticos. La UE está en libre caída económica e industrial y desde 2008 su PIB y su potencial industrial no han hecho más que decrecer.

Es un club inútil que ha hurtado soberanía industrial y agraria a las naciones, y que sabotea los productos españoles mediantes infames Acuerdos de libre comercio con Marruecos, Egipto o Sudáfrica. Un club que sólo beneficia a Alemania y a las ambiciones globalistas de quienes tienen en su frontis eliminar la raza blanca, mezclarla y engendrar sociedades atomizadas. La ruptura del establishment europeo de traidores y apátridas está cerca. Urge romperlo cuanto antes y no ceder a sus pretensiones. Hungría y Polonia marcan el camino.

Advertisement
Deje aquí su propio comentario
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Internacional

Giorgia Meloni, a punto de destrozar la Agenda 2030

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Meloni pone en peligro la Agenda 2030 con acceso a gas económico.

En nombre del ambientalismo, la Unión Europea promueve la Agenda 2030 enfocada en la reducción del consumo de energía. Italia, bajo el mando de Giorgia Meloni, contará con los yacimientos propios y tendrá acceso al gas catarí y argelino, que en su conjunto igualan la producción de Irán, el segundo país con las mayores reservas del mundo.

La nueva puerta de entrada a Europa

¿Cómo lo hará? Por medio de la empresa italiana ENI, que es una de las dos únicas compañías extranjeras con concesión para explotar el gas catarí. Además, Italia podría ser la puerta de Argelia hacia Europa, desplazando así a España, país con el que Argelia tenía el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación desde 2002, pero lo suspendió debido a la posición del Gobierno socialista de Pedro Sánchez sobre el Sahara Occidental, al abandonar la histórica neutralidad española para apoyar la legitimidad de Marruecos sobre este territorio.

Dado lo anterior, el director adjunto de Libertad Digital, Carlos Cuesta, explica que por esta razón Ursula Von der Leyen, presidente de la Comisión Europea, «odia» a Giorgia Meloni. Pues pone en jaque la Agenda 2030.

Y es que en junio de este año, QatarEnergy firmó con Eni, de Italia, como su segundo socio en el programa de expansión de GNL más grande del mundo, luego de consolidar el liderazgo como principal exportador. Esta es una alternativa crucial para quienes buscan reemplazar los suministros de Rusia.

Italia vuelve a importar gas ruso

Ya que el mayor exportador de gas a Europa, Rusia, sigue en guerra, los europeos empiezan a sufrir escasez. Al puro estilo de Juego de Tronos, Rusia ya advirtió que el invierno se avecina.

Hasta febrero de 2022, cuando Rusia invadió Ucrania, Italia importaba 40 % del gas del país dirigido por Vladímir Putin (Italia importa aproximadamente 90 % de su energía). Luego de las sanciones impuestas por Occidente, se cerró esa fuente y empezó a importar de Argelia. Pero desde el 5 de octubre, Austria puso a disposición su territorio para que pase el gas ruso. Entonces Italia contará con esa fuente de suministro nuevamente.

Contrario a la agenda de la Unión Europea que pretende que los ciudadanos racionen su uso energético, el modelo italiano apostaría por aumentar la exploración en lugar de restringirla. Por lo tanto, si Italia decide extraer las reservas marinas y potenciar sus alianzas con Catar, Meloni pondrá en peligro la Agenda 2030 de la ONU, con la que está alineada la UE.

Ya en España Pedro Sánchez anunció recortes «alineado con la agenda europea». En la otra acera se encuentra Giorgia Meloni, que como soberanista se muestra dispuesta a forjar alianzas en pro de sus ciudadanos y sin someterse a agendas transnacionales.

Continue Reading

Internacional

BRUTALES e INÉDITAS imágenes del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán: ¿De verdad debemos respetar sus costumbres?

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Desde el inicio del conflicto de las tierras de Nagorno-Karavaj, los episodios violentos se han ido sucediendo a lo largo de los años entre estas dos naciones de opereta, malnacidas al calor de la URSS y de su telón de acero. Las etnias, tan importantes entre estos pueblos semisalvajes, nunca aceptaron la partición de sus territorios y llevan desde entonces golpeándose mutuamente con ataques semiterroristas y sembrando el terror en las poblaciones.

Hoy les ofrecemos unas imágenes que los profesionales de ésto ya hemos visto muchas veces, pero creemos que nunca se han reproducido en prensa. Pues ya es hora. Sobre todo, para que los jovenzuelos pacifistas y ofendiditos calibren el nivel de violencia desatada a la que, tarde o temprano, tendrán que enfrentarse. Pasen, y vean:

56 reproducciones

 

Continue Reading

Internacional

Consecuencias de una enfermedad mental no tratada: Detienen por espionaje al primer oficial ‘trans’ del Ejército de EEUU

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

 

Hace unos años, el mayor Jamie Lee Henry, ahora de 39 años, se hizo famoso al convertirse en el primer oficial del Ejército norteamericano en declarar y vivir abiertamente como mujer, es decir, como el primer transexual reconocido por el estamento militar. Pero esta historia de triunfo «woke» ha tenido ahora un extraño epílogo al ser detenido acusado de robar registros médicos clasificados de Fort Bragg y tratar de entregárselos al Gobierno ruso.

Anna Gabrielian, su esposa, que trabaja en el hospital Johns Hopkins, también ha sido acusada como cómplice. Ambos están «acusados de usar su autorización de seguridad en Fort Bragg, Carolina del Norte, para robar los registros del hospital de la base «, según el Departamento de Justicia.

El matrimonio fue sorprendido in fraganti en una operación encubierta del FBI, tras lo que fueron acusados formalmente de conspiración y divulgación indebida de información médica identificable individualmente. Aunque los Henry creían estar tratando con un funcionario ruso, en realidad entregaron la información confidencial a un agente del FBI.

Es una historia muy de nuestros días, en la que no podía faltar la guerra de Ucrania. Lo cuenta la cadena de televisión CNBC: “Según los fiscales, el mayor Jamie Lee Henry, de 39 años, y la anestesióloga del Hospital Johns Hopkins, Anna Gabrielian, de 36, tenían como objetivo ayudar a Rusia en su guerra en curso contra Ucrania. Pero la persona que terminó recibiendo información médica de ellos resultó ser un agente encubierto del FBI, no un empleado de la embajada rusa como se les había hecho creer a la pareja, dijeron los fiscales».

El reportaje de la cadena añade que «en 2015, se informó que Henry fue el primer oficial del ejército en servicio activo conocido en declararse transgénero. Si bien ella se identifica como mujer, la acusación se refiere repetidamente a Henry con pronombres masculinos». Un terrible paso en falso de los fiscales quizá lleve a la anulación de la causa semejante delito de lesa progresía.

Rizando el rizo, hemos de creer que la pareja no estaba únicamente movida por la perspectiva del dinero que, sin duda, le habían prometido a cambio de la información, sino por el puro amor a la Santa Madre Rusia. «Gabrielian acordó reunirse con el agente en una habitación de hotel de Baltimore el 17 de agosto, dice la acusación». Más tarde ese mismo día, «llamó al agente para reafirmar que la pareja “estaba empeñada en ayudar a Rusia”, alega la acusación. Durante la reunión, Gabrielian le dijo que «ella estaba motivada por el patriotismo hacia Rusia y pretendía brindarle toda la ayuda que pudiera, incluso si eso significaba ser despedida o ir a la cárcel», dice la acusación.

Las autoridades señalan que la pareja tenía el proyecto de escapar del país con sus hijos. «Gabrilelian sugirió una tapadera para sus interacciones, y un plan para que los hijos de Gabrielian y Henry pudieran huir inmediatamente de Estados Unidos si quedaban expuestos».

No está claro cómo creía el matrimonio estar ayudando a los rusos entregándoles información médica sobre el personal del Ejército, y quizá haya sido una especie de gesto de buena voluntad para que se les reconociera como espías voluntarios. Por ejemplo, Gabrielian dijo a un agente, según la acusación, que su esposo trans «era actualmente una fuente más importante para Rusia que ella, ya que Henry tenía información más útil, incluso sobre cómo el Ejército de EEUU establece un hospital del eEército en condiciones de guerra, y sobre el entrenamiento previo que el Ejército estadounidense brindó al personal militar ucraniano».

 

Carlos Esteban

Continue Reading

Internacional

Papa Francisco: más preocupado en no ofender a la China Comunista que en defender al Cardenal Zen

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El cardenal Zen será juzgado por la dictadura china ante la pasividad de la Santa Sede.

Años atrás haciendo una serie para EWTN, tuve el honor de entrevistar al cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong.

El Cardenal de voz suave me pareció un manso y humilde siervo de la Iglesia, precisamente lo contrario a lo que siempre ha tratado de mostrar la desaforada prensa del Partido Comunista Chino (PCCh).

Tampoco es lo que generalmente viene a la mente cuando uno se imagina un mártir potencial.

Pero debajo de esa apariencia despreocupada y modales sobrios hay un hombre que, durante muchos años, ha sido la principal voz de China a favor de la libertad religiosa en general, y para la Iglesia Católica Subterránea en China en particular.

Ha sido un formidable defensor de los católicos perseguidos en China, y un tenaz crítico de los clérigos en China que en el pasado se ataron al PCCh y se unieron a la iglesia estatal.

El enojo del régimen de Pekín radica particularmente en que el Cardenal Zen se negó a que se elimine la masacre de Tiananmen de los libros de historia. Cada año el buen cardenal insiste en recordar a los muchos miles de víctimas de la masacre del 4 de junio de 1989 al dirigir un servicio conmemorativo en Hong Kong al que asisten decenas de miles de personas.

En su libro titulado “For the Sake of My People, I Will Not Be Silent” (Por el bien de mi pueblo, no guardaré silencio), publicado en 2018, Zen instó al Papa Francisco a no firmar el Acuerdo Sino-Vaticano. Lo argumentaba así:

«Ahora mismo, el mundo entero observa que el estado de la libertad religiosa va de mal en peor. ¿Podemos esperar ganar algo de llegar a un acuerdo con este gobierno? Cuando digo que es casi como esperar que San José pueda obtener algo de hablar con Herodes, no estoy bromeando».

Tras la firma inicial del Acuerdo, el Cardenal Zen incluso publicó un artículo de opinión en el New York Times, en el que concluía «Si yo fuera un dibujante dibujaría al Santo Padre de rodillas ofreciendo las llaves del reino de los cielos al presidente Xi Jinping y diciendo, ‘Por favor, reconóceme como Papa’».

Los años que siguieron a la firma de tal Acuerdo intensificaron la persecución de la Iglesia en China, sin que la silenciosa resistencia del Cardenal haya vacilado. Continúa apoyando a los obispos, sacerdotes y laicos en la China continental que luchan por permanecer leales a Roma, incluso cuando Roma les insta a comprometerse con el PCCh uniéndose a la Asociación Católica Patriótica dirigida por el estado.

Por estas y otras acciones, el Partido Comunista de China ha declarado que el Cardenal Zen es un contrarrevolucionario. El Papa Francisco, que no se toma a la ligera las ofensas, tampoco está contento con él, pues se negó a verlo en la última visita del Cardenal a Roma.

Antes de la reciente toma hostil de Hong Kong por parte del PCCh, no había podido tomar medidas directas contra el Cardenal Zen. Pero eso ha cambiado.

El prelado fue arrestado por primera vez en mayo pasado por violar la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta por los comunistas, acusado de «colusión con potencias extranjeras», delito muy ambiguo pero sancionado con cadena perpetua.

Pero en el juicio real, el único cargo que se presentó fue uno menor: el Cardenal Zen y otros cuatro son acusados de no registrar adecuadamente una organización benéfica creada para defender a los manifestantes pro-democracia. El inicio de las audiencias en el Tribunal de Kowloon Oeste de Hong Kong ha sido pospuesto porque el juez dio positivo para COVID. El cargo de «colusión con potencias extranjeras» está en stand by por ahora, obviamente utilizado para amenazar a los acusados con cadena perpetua si no confiesan el delito menor.

Hace varios años se hizo evidente para el pueblo de Hong Kong que el PCCh estaba rompiendo el Acuerdo Sino-Británico, bajo cuyos términos Beijing supuestamente había garantizado que la antigua colonia británica disfrutaría de una legislatura y un poder judicial independientes hasta 2037. El PCCh nunca se ha caracterizado por respetar los acuerdos internacionales.

En ese momento, cientos de miles de manifestantes salieron a las calles, pero no sirvió de nada. Las manifestaciones fueron aplastadas y sus líderes arrestados. En respuesta, el Cardenal Zen junto a otros activistas democráticos crearon una organización benéfica para ayudar a los detenidos con asistencia legal.

La razón por la que Zen está siendo llevado ahora ante un tribunal controlado por los comunistas tiene poco que ver con su supuesto error al presentar el papeleo correspondiente. Más bien, tiene que ver con su testimonio incondicional por la fe católica y la libertad de conciencia en Hong Kong, y su defensa a los fieles católicos en China contra un partido comunista que los persigue sin piedad.

Hay pocas posibilidades de que el Cardenal Zen sea encontrado inocente. El poder judicial independiente que los británicos dejaron en vigor en 1997 ya no existe hace mucho tiempo y ha sido reemplazado por tiranos que sirven al PCCh en lugar de servir a la justicia. Las pelucas blancas y las túnicas negras son las mismas, pero sus sentencias ya vienen predeterminadas.

Lo lógico sería que el Vaticano estuviera en este momento defendiendo vigorosamente a su Cardenal antes de que se presente a esta corte. Pero sucede todo lo contrario. Todos incluyendo al mismo Papa parecen empeñados en no ofender al Partido Comunista Chino.

Me ha sorprendido mucho escuchar al Papa defendiendo a China frente a acusaciones de ser antidemocrática en una reciente entrevista con Crux. Sus palabras exactas fueron: «Calificar a China como antidemocrática, no me identifico con eso, porque es un país muy complejo». Y añadió repetidamente un llamado al «diálogo» con el PCCh.

Parecía ser obvio para todos que China está bajo el poder de una dictadura de un solo partido, que se reserva todo el poder para sí. Sus actos malvados son legión. Desde el aborto forzado y la esterilización de cientos de millones de mujeres, hasta el genocidio en curso contra los uigures en la provincia de Xinjiang, desde los draconianos confinamientos anti-COVID hasta la intensa persecución de los cristianos y todas las religiones, el PCCh ha acumulado uno de los mayores récords de abusos derechos humanos en la historia del mundo.

Se podría discutir sobre si China está en primer, segundo o tercer lugar en el espectro de regímenes totalitarios de la historia, pero no hay ninguna duda de que se ubica entre los tres primeros. No hay nada complejo en el asesinato en masa.

Pero el Papa no se detuvo ahí. Aunque pidió un «diálogo» con el PCCh, parecía excluir específicamente plantear la cuestión de la detención y el inminente juicio de su hermano obispo de 90 años. En vez de eso, señaló despreocupadamente: «creo que el cardenal Zen va a ir a juicio estos días. Y dice lo que siente, y pueden ver que hay limitaciones allí».

Aquí el Papa se aleja de las opiniones del Cardenal Zen sobre el PCCh y sobre la falta de libertad religiosa en China. De hecho, al sugerir que los puntos de vista del Cardenal se basan en meros «sentimientos» (cuando de hecho se basan en toda una vida de duras experiencias al lidiar con un régimen corrupto y ateo) parece que los está descartando.

Es difícil no concluir que la Santa Sede, dirigida por el mismo Papa, está decidida a no dejar que el juicio del Cardenal Zen interfiera con la renovación del Acuerdo Sino-Vaticano, firmado por primera vez en 2018. Sin embargo, en los últimos cuatro años no se ha observado ninguna mejora notable en el trato a los católicos en China. La persecución de la Iglesia Clandestina continúa. Las decenas de vacantes que el Vaticano esperaba llenar con obispos aprobados conjuntamente permanecen vacías. De hecho, las directrices de 2021 que rigen la práctica de la religión en China son más onerosas que nunca, convirtiendo a las iglesias en extensiones virtuales del PCCh. Y, por supuesto, el cardenal chino ha sido arrestado por orden de Beijing.

El cardenal Gerhard Müller está entre los que han instado al Papa a no «sacrificar [al cardenal Zen] por razones de estado».

«La verdad de cara a la persecución siempre debe ser enfatizada», puntualizó Müller.

¿Vale la pena reservar en secreto Acuerdo Sino-Vaticano? Si el cuidado era que no pudiera ser extendido tanto al punto de convertir incluso al propio Papa en un apologista del PCCh, entonces probablemente no haya que guardar tal secretismo. La falta de críticas del Vaticano sin duda envalentonará a los líderes del PCCh, que desprecian la debilidad y respetan la fuerza. Estarán más, en lugar de menos, inclinados a perseguir al Cardenal Zen y a otros católicos por toda China en el futuro.

Hace años, el Cardenal Zen me indicó que estaba listo para morir por la fe. Esa predicción pudo terminar siendo profética.

Pase lo que pase, aunque sea abandonado por el Vaticano y encarcelado por la fe, estoy seguro de que el Cardenal Zen estará en paz.

Después de todo, él ha dado testimonio del lema grabado en su escudo de armas durante toda su vida sacerdotal: «Ipsi cura est», es decir, «Bajo su cuidado».

Si quiere ver el informe completo del acuerdo entre la Santa Sede y China elaborado por Population Research Institute, pinche aquí

Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2022 all rights reserved alertanacional.es

es Spanish
X
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x