Connect with us

España

Un país llamado burdel

Published

on

¡Comparte esta publicación!

LTY.- Según información aparecida últimamente en la prensa, alrededor del 50% de los presos extranjeros que hay actualmente en las cárceles españolas se encuentran en situación irregular en nuestro país. Luego, si las matemáticas son una ciencia tan exacta como dicen los que han estudiado, el 50% restante lo conforman inmigrantes legalizados.

De este dato surge una realidad reveladora acerca de la criminalidad extranjera en España, que desmonta un mito comúnmente aceptado como oro de ley, y es que la ilegalidad de los extranjeros no es un factor determinante en su tendencia, inclinación o voluntad de delinquir: la inmigración legal genera tanta criminalidad como la ilegal. La delincuencia inmigrante no está ligada a la ilegalidad ni la legalidad de manera preferente: los inmigrantes deliquen independientemente de su situación legal o ilegal. Queda de esta manera destruida la teoría según la cual la inmigración que delinque es mayoritariamente la ilegal (por las condiciones de marginalidad y precariedad, imposibilidad de trabajar por falta de “papeles”, etc.), enfoque que no pretende otra cosa que disculpar los altísimos índices de criminalidad de la inmigración en España.

No pensemos por tanto que expulsando únicamente a los inmigrantes ilegales que delinquen (si es que se hiciera, que nada indica que se vaya a hacer) se terminaría el problema de la delincuencia extranjera: sólo acabaríamos con parte de ella. Sería como matar al tonto y dejar la tonta preñada. Quien tiene malos instintos, quien es persona de mal vivir, no verá su comportamiento modificados para bien, hacia el acatamiento de la ley y el respeto de sus semejantes, por el simple hecho de disponer de un permiso de residendia al día. Tan feroz es una hiena del zoológico de Barcelona con todos sus papeles en regla, e incluso vacunada y desparasitada, como una hiena indocumentada y llena de garrapatas del Serengueti. Ambas deben ser tratadas como corresponde: hay que sacarlas de la circulación, apartarlas de sus potenciales víctimas, dejarlas en estado de impotencia.

Algunos inmigrantes ilegales cometen delitos para permanecer en España. Mientras dura la instrucción del caso siguen en la calle si el delito no es de una extrema gravedad, es decir si no hay un muerto de por medio, pues aunque se pille a alguien con un arsenal de guerra en su poder, lo máximo que le puede pasar es que lo obliguen a presentarse en el juzgado cada 15 días. Cuando hay una condena, si la pena es inferior a 6 años, no ingresan en prisión, se les expulsa. En realidad, esto significa que se les entrega un papel sellado en el cual se les notifica a los interesados que deben hacer abandono del país en un plazo perentorio, orden que nadie acata ni hace acatar. Por lo tanto estos siguen en España, pues nadie los agarra por el cuello y los ponen en un avión con un billete de regreso a sus lugares de origen.

Mientras, otros inmigrantes legales utilizan su permiso de residencia como un seguro contra la expulsión en caso de cometer algún delito. El delito es concebido así como una vía válida y efectiva hacia la permanencia indefinida o definitiva, y el permiso de residencia como una patente de corso para delinquir sin temor a la expulsión. Tanto el delito por una parte, como el permiso de residencia por la otra, son utilizados, desde distintas situaciones de estancia legal e ilegal, como formas de impedir la expulsión y como garantía de impunidad. Hagan lo que hagan seguirán alojados en el hotel España con los gastos pagados. Estas maniobras se han desarrollado hasta ahora con éxito al amparo de la benignidad y las contradicciones de nuestras leyes (y la extendida permisividad de sus ejecutantes) y de la tolerancia generalizada de una sociedad que sigue sin reaccionar.

Estra burla contínua a la sociedad española abusada en su generosidad y asaltada en su buena fe por esta legión de indeseables internacionales debe cesar de inmediato. La entrada en España debe ser previamente autorizada y la permanencia merecida. Este es el sensato principio que debe regir nuestra política inmigratoria. Aunque a estas alturas del partido, con 8 millones de extranjeros en nuestro país convertido en coladero, da casí vergüenza andar proponiendo medidas que ya están totalmente rebasadas por la realidad. Hay que encarar la situación de frente y decir claro y alto lo que ya no se puede callar: urgen expulsiones masivas inmediatas. Es una cuestión de vida o muerte para la nación española. Vamos tarde.

Hasta los burdeles se reservan el derecho de admisión y echan sin contemplaciones a los indeseables y los camorristas a la calle. ¿Será España menos que un burdel? ¿Tal vez una letrina a cielo abierto?

0 0 votes
Article Rating
Advertisement
2 x COMMENTS
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

España

Malas noticias para los meapilas: El toreo se recupera: más festejos y más plazas abiertas que en 2019

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Buenas noticias para el toreo. Tras una década muy complicada (2010-2019) y una durísima pandemia (2020-2021), la temporada 2022 está siendo la de la recuperación, con una mejora progresiva en las cifras de actividad del sector. 

De acuerdo con un estudio elaborado por la patronal ANOET, entidad que reúne a parte importante del empresariado taurino, el número de festejos celebrados el pasado mes de julio se situó un 29,3% por delante de las cifras de la temporada 2019. 

En la siguiente gráfica se puede ver cómo está evolucionando la cifra de espectáculos en comparación con el año anterior a la pandemia. El diferencial no fue tan marcado de enero a marzo, pero sí comenzó a despuntar en abril y se mantuvo tanto en mayo como en junio. 

Gráfico de festejos taurinos en 2019 y 2022. La Economía del Toro

De igual modo, si se estudia el dato acumulado de festejos para los siete primeros meses del año, las estimaciones de La Economía del Toro apuntan que el periodo comprendido entre enero-julio ha sido testigo de 380 espectáculos en 2022 frente a los 280 de 2019. 

Por otra parte, si analizamos el número de plazas que han abierto sus puertas a lo largo de los siete primeros meses del año, encontramos que esta cifra alcanzó los 120 recintos en 2019 frente a los 190 que han tenido actividad este 2022. 

¿Qué hay de la asistencia de público? A lo largo de las últimas semanas se han registrado grandes entradas en espectáculos como la encerrona de José Tomás en Alicante, que ha tenido un impacto económico de cinco millones de euros en la economía de la ciudad. 

También se ha dado un gran éxito de público en ferias como la de Huesca, donde el empresario del coso, Alberto García, estima que se han dado cita más de 50.000 espectadores al calor de una fuerte subida del 37% en el número de abonados. 

Otro ciclo con buenos datos de público ha sido el de Huelva, donde el empresario José Luis Pereda corona su segunda temporada al frente de la plaza que reconstruyó su padre con excelentes datos de concurrencia y notables resultados artísticos. 

Mirando a Francia o Portugal también se han dado grandes entradas en algunos de sus cosos taurinos, como hemos podido ver en las ferias de Dax, Saintes Maries de la Mer, Abiul, Idanha-A-Nova o el Campo Pequeno de Lisboa. 

También se ha visto mucho público en las Arenas de Béziers, como ilustran las dos imágenes que ilustran la presente noticia, ambas obra de la fotógrafa Sara de la Fuente y publicadas en redes sociales por los equipos de comunicación de los dos toreros retratados, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. 

José María Manzanares, en Béziers. Por @PrensaJMM. Autoría: Sara de la Fuente

Sin embargo, conviene no bajar la guardia, puesto que otras plazas han presentado peor aspecto en los tendidos, sobre todo por el durísimo impacto que está teniendo la inflación en el bolsillo de los aficionados y del gran público.

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

España

En defensa de Macarena Olona. El revés de Andalucía en ningún caso puede achacarse a la brillantísima política. En todo caso, para lo bueno y lo malo, el responsable es Abascal

Published

on

¡Comparte esta publicación!

La exdirigente descarta pronunciarse sobre su renuncia: «Mi lealtad con los españoles incluye mi silencio sobre cuestiones internas»

Vox quiere correr un tupido velo sobre Andalucía. El revés con Macarena Olona ha obligado a la formación verde a volver al punto de partida. Un error de cálculo que señala a la dirección nacional y, especialmente, a su líder, Santiago Abascal. La abogada del Estado anunció a finales de julio que abandonaba sus responsabilidades políticas por motivos de salud. Algunas voces de su entorno pusieron en tela de juicio esa explicación y achacaron su renuncia a conflictos en el partido. Ella misma lo ha insinuado tras descartar pronunciarse: «Mi lealtad con los españoles incluye mi silencio sobre cuestiones internas».

Olona fue designada candidata de Vox a la Junta de Andalucía el 28 de abril. Era un secreto a voces, aunque la alicantina se mostró reticente al principio. En mayo del año pasado, incluso rechazó la idea de aspirar al Palacio de San Telmo. El escenario cambió meses más tarde. La dirección nacional estaba preocupada por su meteórico ascenso. Olona se había convertido en el auténtico azote del Gobierno en el Congreso de los Diputados y había conseguido eclipsar a los mandamases de la formación verde. Un escenario que incomodaba a algunos de sus compañeros.

El plan de Vox

La dirección nacional urdió un plan. Unos creen que para alejarla de los focos, otros que para darle al partido el empujón definitivo en Andalucía con la intención de que esos comicios se convirtiesen en un trampolín hacia La Moncloa. Los responsables orgánicos presentaron a Olona unas encuestas que le otorgaban el doble de los escaños conseguidos en los comicios regionales de 2018. Un escenario que le acercaba a la vicepresidencia. La exdiputada por Granada intensificó sus viajes a Andalucía y reconoció abiertamente que estaba preparada para dar el paso.

«Será con Vox o no será», retó Olona a los dirigentes del PP. El camino hasta las urnas fue tortuoso, con críticas sobre su empadronamiento incluido. Los resultados arrojaron un jarro de agua fría a la formación verde, que consiguió 14 escaños, solo dos más de los que tenía. La mayoría absoluta de Juanma Moreno convertía a Vox en una fuerza intrascendente. El entorno de la abogada alicantina afirma que la noche electoral lloró y que también lo hizo el día después, momentos antes de salir sonriente ante los medios de comunicación para anunciar que se quedaba en Andalucía.

Era el mensaje que lanzaba al exterior. En clave interna había iniciado los contactos para volver a Madrid. Una petición que no le concedieron. Ante semejante panorama, Olona decidió dejar la política. Por el camino, una larga ristra de reproches cruzados entre la dirección nacional y los fieles de la otrora candidata, a quienes acusan de las decisiones más controvertidas durante la campaña andaluza. Otros apunta a que la responsabilidad la tuvo un comité en Madrid que tenía voz y voto en la estrategia, pero muy alejado de la realidad regional.

La lealtad de Olona

Es lo que muchos denuncian que ha sucedido con Olona, aunque reconocen que nadie lo va a confirmar públicamente. La abogada alicantina guarda un escrupuloso celoso sobre lo ocurrido. No quiere intervenir para desestabilizar el partido en el que llegó a brillar. La treintena de recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional son obra suya. Y muchas de las escenas políticas que han quedado en los últimos tiempos en el subconsciente de los españoles llevan su sello. A pesar de no querer pronunciarse al respecto, ha insinuado por donde van los tiros.

La renuncia de la portavoz abría una pugna por la sucesión en el Parlamento de Andalucía. El elegido por la dirección nacional fue Manuel Gavira, que ya ostentó esa responsabilidad en la anterior legislatura e incluso sonó como posible candidato. Pero la dirección nacional tenían clara la candidatura de Olona, aunque algunas voces mostraron su disconformidad. Unos sostenían que con su marcha perdían un valor en el Congreso y otras que la abogada alicantina desconocía el territorio y a la militancia. Con esa decisión, Vox vuelve a la casilla de salida en la región. Una enmienda a la totalidad que, para muchos, supone que Abascal haya acabado asumiendo su error.

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

España

Los nacionalistas catalanes existen porque los catalanes actuales son una patulea ignorante: El Catalán con Franco, una lengua mimada y cuidada con esmero

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El catalán en el franquismo (Manual para educar y alfabetizar a las acémilas catalanas actuales).

El régimen de Franco, como régimen autoritario que fue –en ningún caso totalitario, ni mucho menos dictatorial–, no toleró el uso político del catalán, faltaría más –no como ahora estúpidamente no sólo se ha permitido, sino amparado–, pero nunca dudó en apoyar su uso cultural, ni impidió nunca el vehicular, ni su enseñanza, en contra de lo que ahora falsamente se afirma.

Durante el régimen de Franco se crearon numerosos y prestigiosísimo certámenes culturales, la mayoría de los cuales aún siguen activos, para premiar obras elaboradas en catalán –prueba de lo que hemos dicho sobre su no prohibición ni persecución–, como el “Rafael Campalans”, destinado a estudios sociales; el “Amadeu Oller”, para poesía inédita; el “Folch i Torras”, el “Ruyra” y el “Sagarra”, para teatro; el “Nova Terra”, para el mundo del trabajo; el “Carles Cardó”, para ensayos religiosos; el “Blanquerna”, para ensayos educativos y el “Fundación Huguet”, para lengua.

Junto a ello, citaremos a continuación una cronología, no exhaustiva, de la profusión con que la literatura en catalán proliferó durante aquel régimen, algunas de ellas sorprendentemente tempranas:

  1. Aparece el libro “Rosa mística” de Mossén Camil Geis, editado en Sabadell en catalán.
    1944. Josep Vergés fundador de “Destino” en 1939 junto con Ignacio Agustí y el poeta Joan Teixidor, establecen en Enero de 1944 el premio “Eugenio Nadal” que daba a conocer a la joven Carmen Laforet y a su novela “Nada”. De tal galardón saldrían Miguel Delibes, Ana María Matute, Rafael Sánchez Ferlosio o Carmen Martín Gaite.
    1945. Con apoyo y subvención del Gobierno se celebra el centenario de Mossén Cinto Verdaguer.
    1947. Se otorga el premio “Joan Martorell” para novela en catalán. Son premiados Celia Suñol por su novela “Primera Part”; y “El cel no és transparent”, de María Aurelia de Campmany.
    1947. Se crea el premio “Ciudad de Barcelona”.
    1949. Para narraciones cortas se crea en la Casa del Libro el premio “Víctor Català”, así como los premios “Aedos” para biografías, “Josep Ysart” para ensayos y el “Ossa Menor” que ideó el gallego-catalán José Pedreira, cambiándose luego el nombre por el de “Carles Riba” a la muerte de éste.
    1951. Se otorga un premio a la poesía en catalán con la misma cuantía económica que a la española. Posteriormente el premio se amplia a otras actividades culturales como “Teatro” y “Bellas Artes”.
    1951. José Mª Cruzet funda Ediciones “Selecta” para obras escritas en catalán. En colaboración con Aymà concede el “Joanot Martorell” al insigne veterano de la pluma Josep Plà por su creación “El carrer estret”.
    1952. En la visita de Franco a Cataluña, en el mes de junio, se inaugura la cátedra “Milà i Fontanals” para el estudio científico de la lengua catalana.
    1955. El poeta y escritor José Mª de Sagarra recibe la orden de Alfonso X el Sabio con ocasión de la publicación de su obra en catalán titulada “Memories”.
    1956. Nace “Lletra d’Or”, distinguiéndose con él al mejor libro del año anterior escrito en catalán. El primero en recibir este galardón fue Salvador Espriu por “Final de Laberint”.
    1959. Los premios barceloneses “Crítica” se incorporan a la producción en catalán.
    1960. El Centro de Lecturas de Valls, inicia un curso de lengua y literatura catalana de carácter público.
    1960. En Barcelona se crea el premio “Sant Jordi” para novela, dotado con 150.000 pesetas, cantidad análoga a la del “Nadal”.
    1960. Con subvención del Gobierno se celebra el centenario del poeta Joan Maragall.
    1965. El gran poeta y canónigo de la catedral tarraconense, don Miguel Melendres, edita su obra “L’esposa de l’anyell”, un poema en catalán de doce mil versos. Encuadernado en rica piel blanca, lo lleva el Arzobispo de Tarragona, doctor Arriba y Castro, al Papa Pablo VI, que lo recibe complacido.
    1965. El Ateneo Barcelonés monta un curso de Filología Catalana.
    1965. A los Premios Nacionales de Literatura, se le añade el “Verdaguer” para producción en catalán.
    1966. Barcelona rinde homenaje a su ilustre hijo Maragall, en el que intervienen Gregorio Marañón, Pere Roig, José Mª Pemán y Ruiz Jiménez. En los jardines que llevan el nombre del poeta, en Montjuic, se le eleva un busto.
    1966. Radio Tarragona organiza a través de sus antenas unos cursos de catalán con profesores especializados.
    1967. La Diputación de Lérida dota una cátedra de “Lengua catalana”.
    1967. La Diputación de Barcelona acuerda dar cursos de catalán en todos los centros culturales dependientes de la corporación y acuerda fundar la cátedra de Lengua Catalana en la Facultad de Teología de Sant Cugat (Barcelona).
    1968. Editorial Destino completa el “Nadal” con el nuevo “Josep Plà”, concedido a “Onades sobre una roca deserta” de Terenci Moix. En la selecta lista de los que lograron este galardón figuran lo más florido de la narrativa catalana: Baltasar Porcel, Teresa Pàmies, Cirici Pellicer, Marià Manén, Enric Jardí, Llorenç Villalonga, Jaume Miravilles y Jordi Sarsaneda
    1968. En Gerona se otorga por primera vez el “Prudenci Bertrana”.
    1969. Nace el “Premi d’Honor a les Lletres Catalanes” con destino a la consagración de escritores noveles.
    1970. Comienza a publicarse la espléndida “Enciclopedia catalana.”

Pero aún hay más.

En 1.941, como hemos visto, se vuelven a editar obras en catalán. En 1943 se publican cuarenta y tres; entre ellas, las “Obras completas” de Verdaguer y “El somni encetat”, de Miquel Dolç. Funciona el “lnstitut d’estudis catalans”, del que es presidente Puig i Cadafalch. Y en la institución “Amics de la poesía” se dan clases particulares de catalán. En 1944 estrena Joan Brossa su pieza teatral “El cop desert”; en 1946, Pío Daví y Maria Vila realizan campañas de teatro en catalán, estrenando “L’hostal de la gloria”, de Josep Maria de Sagarra, que desarrolla en los años inmediatos una constante labor dramática.

Auspiciada por Tristán La Rosa, aparece en 1945 la revista “Leonardo”; en 1948, “Dau al set”, dirigida por Brossa, donde son habituales las firmas de Ponç i Cuixart, Tapies y Tharrats. Editorial Aymá convoca en 1947 el “Premio Joanot Martorell”, que seguirá impartiéndose sucesivamente. También la revista “Antología” patrocina un concurso mensual de cuentos en catalán. Escriben poesía en tal dialecto Salvador Espriu, Pérez Amat, Pedroto, J. V. Foix, Maurici Serrahima. En 1948, los libros publicados en catalán son ya sesenta.

La senyera y la bandera de la corporación barcelonesa ondean libremente en los edificios públicos a partir de 1940. Se bailan otra vez sardanas en las Fiestas Mayores de todas las localidades. Un libro sobre Joan Miró, de J. E. Cirlot (Editorial Cobalto) gana uno de los premios del INLE a las mejores ediciones, en 1949. La Orquesta Municipal se presenta con gran éxito, en 1944, en el “Palau de la Música”, bajo la dirección del maestro Toldrá. Vuelve a actuar el “Orfeó Catala”. Tiene una gran acogida el “Teatre selecte” de Frederic Soler (Serafí Pitarra). En los años sesenta se doblan al catalán varias películas (Verd madur, La filla del mar, etc.), mientras que durante la Segunda República, no se realizó ningún largometraje en tal dialecto. Se publica el semanario “Tele/estel”, lanzado en esta década. Reaparece “En Patufet”.

La revista “Serra d’Or” (1959); “Ediciones 62”, fundada ese año y dedicada tan sólo a publicar libros en catalán; el “Omnium Cultural” (1961), que tiene por misión fomentar la cultura y la lengua catalanas; la “Escala d’art dramatic” de Adrià Gual; la “Agrupació dramática de Barcelona”, son muestras irrebatibles de lo aquí dicho. Y los nombres de Carles Riba, Vicens Vives, Santiago Sobraqués, Gabriel Ferraté, Xavier Benguerel, Ferran Soldevila, Maria Aurèlia Capmany, Joan Reglá, Pere Quart, Jordi Sarsanedas (que gana en 1953 el premio “Victor Catala”, con su libro de narraciones “Mites”), Folch y Camarasa, Josep Pla (premio “Joanot Martorell”, en 1951, con “El carrer estret”). A mediados de los sesenta nace la “nova cançó”, en las voces de Serrat, Llach y La Trinca, llena de implicaciones políticas contra el régimen que no hace nada para prohibirlo. En 1966 ha aparecido la “Historia de la premsa catalana”. Comienza a publicarse en 1970 la espléndida “Enciclopedia catalana”. Los libros en catalán se publicn por centenares.

En la esfera deportiva, la “Selección de Barcelona”, jugó varios encuentros internacionales de fútbol en los años cuarenta, en el viejo campo de Las Corts. Asimismo, la primera gran época del Barcelona lo fue en los años cincuenta, con el famoso equipo de las “cinco copas”.

Junto a lo anterior, fue evidente el monumental desarrollo económico de Cataluña bajo los gobiernos del Generalísimo, que la llevó a situarse en cabeza de todas las regiones españolas en renta per cápita. A la vista están las realizaciones materiales logradas, los puestos de trabajo creados, la desbordante industrialización, la masiva inmigración de “charnegos”, de todo lo cual se nutre hoy el separatismo, pues sin esa pujanza, nada sería, porque nada tendría; los pobres no tienen ni tiempo ni dinero ni ganas para aventuras de tal clase, pues ya tienen bastante con buscar qué comer. Quizá por ello, Josep Maria de Sagarra escribía, en ocasión del XXXV Congreso Eucarístico Internacional de 1952 (que otra vez más en su historia colocó a Barcelona a los más altos niveles europeos): “el primer milagro ha sido la transformación material y moral de Barcelona”.

Por contra, nadie puede negar que hoy no sólo se persigue con saña el español hasta querer hacerlo desaparecer, sino que incluso existen autores catalanes malditos, que son objeto de sañuda marginación por parte del ignorante y sectario fanatismo separatista –con el amparo del resto de partidos “nacionales”– como Josep Pla. También Joan Maragall, a causa de su famosa “Oda a Espanya”. En esta línea puede tomarse como prueba el rechazo radical a dos catalanes eminentes, pero a la vez claramente españoles: Eugeni d’Ors, en literatura, y Salvador Dalí, en pintura.

Digan lo que digan algunos, Cataluña y, más todavía, Barcelona, fueron objeto de una atención constante por parte de Franco. Y correlativamente a ello los catalanes fueron tan mayoritariamente franquistas, o sea españolistas, como el resto de los españoles. Véanse, si no, las indiscutibles imágenes de la visita del Caudillo a Barcelona en varias ocasiones, como por ejemplo en 1962 y 1970; sí, han leído bien, 1970.

Francisco Bendala
https://www.hispanidadcatolica.com/2019/01/lo-catalan-durante-la-etapa-de-gobierno-de-francisco-franco-por-francisco-bendala/

Premios de lengua catalana:

Premio de Honor de las Letras Catalanas

◦ 1969 Jordi Rubió i Balaguer (historiógrafo y bibliólogo).

◦ 1970 Joan Oliver (Pere Quart, escritor).

◦ 1971 Francesc de Borja Moll i Casasnovas (filólogo y editor).

◦ 1972 Salvador Espriu i Castelló (escritor).

◦ 1973 Josep Vicenç Foix (escritor).

◦ 1974 Manuel Sanchis i Guarner (filólogo e historiador).

◦ 1975 Joan Fuster i Ortells (escritor).

Premio Joaquim Ruyra de narrativa juvenil

◦ 1963 Josep Vallverdú, por L’abisme de Pyramos.

◦ 1964 Carles Macià, por Un paracaigudista sobre la Vall Ferrera.

◦ 1965 Desierto.

◦ 1966 Robert Saladrigas, por Entre juliol i setembre.

◦ 1967 Emili Teixidor, por Les rates malaltes.

Premio Josep Pla

◦ 1968 Terenci Moix, por Onades sobre una roca deserta.

◦ 1969 Baltasar Porcel, por Difunts sota els ametllers en flor.

◦ 1970 Teresa Pàmies, por El testament de Praga.

◦ 1971 Gabriel Janer, por Els alicorns.

◦ 1972 Alexandre Cirici, por El temps barrat.

◦ 1973 Llorenç Villalonga, por Andrea Victrix.

◦ 1974 Marià Manent, por El vel de Maia.

◦ 1975 Enric Jardí, por Historia del cercle artistic de Sant Lluc.

Premio Prudenci Bertrana

◦ 1968 Manuel de Pedrolo, por Estat d’excepció.

◦ 1969 Avel∙lí Artís-Gener, por Prohibida l’evasió.

◦ 1970 Vicenç Riera Llorca, por Amb permís de l’enterramorts.

◦ 1971 Terenci Moix, por Siro o la increada consciència de la raça.

◦ 1972 Oriol Pi de Cabanyes, por Oferiu flors als rebels que fracassaren.

◦ 1973 Biel Mesquida, por L’adolescent de sal.

◦ 1974 Desierto.

◦ 1975 Baltasar Porcel, por Cavalls cap a la fosca.

Premio Lletra d’Or

◦ 1956 Salvador Espriu, por Final del laberint.

◦ 1957 Josep Pla, por Barcelona.

◦ 1958 Josep Carner, por Absència.

◦ 1959 Ramon d’Abadal, por Els primers comtes catalans.

◦ 1960 Clementina Arderiu, por És a dir.

◦ 1961 Josep Vicenç Foix, por Onze Nadals i un Cap d’Any.

◦ 1962 Joan Oliver (Pere Quart), por Vacances pagades.

◦ 1963 Joan Fuster, por Nosaltres els valencians.

◦ 1964 Josep Benet, por Maragall i la Setmana Tràgica.

◦ 1965 Jordi Rubió, por La cultura catalana, del Renaixement a la Decadència.

◦ 1966 Manuel de Pedrolo, por Cendra per Martina.

◦ 1967 Gabriel Ferrater, por Teoria dels cossos.

◦ 1968 Marià Manent, por Com un núvol lleuger.

◦ 1969 Xavier Rubert de Ventós, por Teoria de la sensibilitat.

◦ 1970 Joan Teixidor, por Quan tot es trenca.

◦ 1971 Alexandre Cirici, por L’art català contemporani.

◦ 1972 Joan Coromines, por Lleures i converses d’un filòleg.

◦ 1973 Maurici Serrahima, por Del passat quan era present.

◦ 1974 Joan Vinyoli, por I encara les paraules.

◦ 1975 Vicent Andrés Estellés, por Les pedres de l’àmfora.

Premio Mercè Rodoreda de cuentos y narraciones

◦ 1953 Jordi Sarsanedas, por Mites.

◦ 1954 Pere Calders, por Cròniques de la veritat oculta.

◦ 1955 Lluís Ferran de Pol, por La ciutat i el tròpic.

◦ 1956 Manuel de Pedrolo, por Crèdits humans.

◦ 1957 Mercè Rodoreda, por Vint-i-dos contes.

◦ 1958 Josep Maria Espinàs, por Varietés.

◦ 1959 Josep A. Boixaderas, por Perquè no.

◦ 1960 Ramon Folch i Camarasa, por Sala d’espera.

◦ 1961 Estanislau Torres, por La Xera.

◦ 1962 Jordi Maluquer, por Pol∙len.

◦ 1963 Carles Macià, por La nostra terra de cada dia.

◦ 1964 Joaquim Carbó, por Solucions provisionals.

◦ 1965 Víctor Mora, por El cafè dels homes tristos.

◦ 1966 Guillem Viladot, por La gent i el vent.

◦ 1967 Terenci Moix, por La torre dels vicis capitals.

◦ 1968 Jaume Vidal Alcover, por Les quatre llunes.

◦ 1969 Robert Saladrigas, por Boires.

◦ 1970 Montserrat Roig, por Molta roba i poc sabó.

◦ 1971 Gabriel Janer Manila, por El cementiri de les roses.

◦ 1972 Josep Albanell, por Les parets de l’insomni.

◦ 1973 Jaume Cabré, por Atrafegada calor.

◦ 1974 Beatriu Civera, por Vides alienes.

◦ 1975 Xavier Romeu, por La mort en punt.

Decreto sobre el Régimen del Notariado (1944), firmado por Franco:

Página 5244. Art. 149. “Cuando el documento se otorgue en territorio español en el que se hable lengua o dialecto peculiar del mismo y  alguno de los otorgantes sean naturales de aquel territorio sometidos a su derecho foral, el Notario, siempre que entienda suficientemente, declarándolo así, el idioma o dialecto de la región, a solicitud del interesado, redactará el instrumento público en idioma español y en la lengua o dialecto de que se trate, a doble columna, para que simultáneamente puedan leerse y apreciarse ambas redacciones,

procurando que gráficamente se correspondan en cuanto sea posible..”

BOE de la época:

https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1944/189/A05225-05282.pdf

BOEs y páginas de La Vanguardia de la época:

 

Decretos de Franco donde se obliga a los notarios a redactar los documentos en las lenguas autóctonas si una

de las partes es natural de esas regiones:

https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1944/189/A05225-05282.pdf

Sentencia del Tribunal Supremos donde se sanciona al que atenta contra la dignidad de la lengua catalana:

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1969/03/30/pagina-11/33571038/pdf.html

BOE donde se establece la enseñanza de la lengua catalana garantizando libros de textos para tal fin:

http://www.boe.es/boe/dias/1975/07/01/pdfs/A14249-14250.pdf

Periódico escaneado de La Vanguardia del año 1967 donde se publicita que se dará 5 horas de catalán en las

escuelas catalanas.

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1967/09/12/pagina-20/34356141/pdf.html

Periódicos catalanes de la época franquista donde se publicitan la creación de nuevos  certámenes para premiar

obras escritas en catalán:

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1960/06/24/pagina-29/32730900/pdf.html

0 0 votes
Article Rating
Continue Reading

España

¿Quién fue Bolívar, el asesino psicópata y traidor? Por Jose Manuel Bou

Published

on

¡Comparte esta publicación!

La figura de Simón Bolívar se ha puesto de actualidad por el incidente en la toma de posesión del presidente de Colombia a la que asistió Felipe VI y en la que se exhibió la espada del supuesto “libertador” sin que nuestro Rey se levantase, a lo que el protocolo tampoco le obligaba, pero que suscitó las críticas de indigenistas colombianos y de la izquierda española. Pero, ¿quién fue ese tal Simón Bolívar cuya espada ha desatado la polémica?

Bolívar fue un militar y político venezolano, de familia vasca, que lideró las campañas que dieron la independencia a varias naciones americanas (las actuales Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia). Analicé los procesos de independencia americanos en mi libro “El sueño de España” llegando a conclusiones poco favorecedoras para Bolívar. En el curso de las guerras de independencia, que más bien fueron guerras civiles americanas, los sublevados actuaron con tremendo desprecio por los escrúpulos éticos más básicos y perpetraron matanzas y crímenes terribles hasta el punto de que se puede llamar genocida a Bolívar sin temor a la exageración. Podemos poner como ejemplo la ejecución de un millar de soldados enfermos a machetazos, tras mantenerlos cautivos durante un año a principios de 1814, en las mazmorras de Caracas. Dado que la pólvora era escasa y cara, se emplearon sables y picas para asesinarlos con extremo sadismo, sin importar que estuvieran heridos e inmóviles.

Este tipo de matanza no fue un hecho aislado, sino parte de una estrategia establecida para la eliminación total de «la malvada raza de los españoles».--1-- Además, Bolívar despreciaba a negros e indígenas a los que consideraba “más ignorantes que la raza vil de los españoles”, en especial los pastusos, leales a España hasta el final, a los que llamaba “demonios más demonios que los salidos del mismo infierno”. Bolívar, sin embargo, es adorado por los indigenistas y tiene estatuas, no solo en Hispanoamérica sino en la propia España, que estos no piden derribar, como las de Colón y otras. --2--

Esta contradicción resulta todavía más sangrante si consideramos que fueron indígenas y mestizos quienes permanecieron hasta el final fieles a la Corona española y criollos “ilustrados”, reunidos en logias, quienes conspiraron contra ella. En Venezuela, donde el chavismo representa a Bolívar con rasgos racializados como indígena americano en sus retratos (cuando era vasco y de rasgos europeos), donde Colón fue juzgado por crímenes contra la humanidad y colgada una estatua suya como ejecución en efigie y donde el indigenismo coexiste con el bolivarianismo, como ideología oficial, en 1817, durante la guerra de independencia, los indios llegaron a gritar: “¡Viva el rey! ¡Mueran los blancos!”. Se referían al rey de España, blanco como el que más. El motivo de la paradoja, sin embargo, estaba claro: los criollos blancos defendían sus privilegios y el rey de España garantizaba los derechos de los indígenas. Lo que hubo fue una auténtica guerra de castas donde los indios no querían perder la protección de las leyes españolas, conscientes de que el triunfo independentista les acarrearía una brutal explotación, como en efecto ocurrió. Que el actual indigenismo exalte a Bolívar y condene a los conquistadores españoles demuestra la ignorancia de la historia de sus partidarios y su origen bastardo como combinación entre la leyenda negra antiespañola y el marxismo cultural.

Por otra parte, la instalación de una corrupción endémica en las repúblicas surgidas de la independencia americana data de la misma separación de España y a manos de los mismos “libertadores”, lo que ha llevado a algunos a señalar a Bolívar y Sanmartín como fundadores de la corrupción.--3--

La propia guerra contra España se financió con expropiaciones que hundieron la economía dirigidas por San Martín. Como dice Alfonso Quiroz:

“Eventualmente, la mayor parte de los bienes expropiados se otorgó a oficiales militares que pedían compensación y recompensa por sus hazañas patrióticas. (…) En provincias, los oficiales locales repetían los abusos de poder y las expoliaciones cometidas a nombre de la causa patriota. (…) Para empeorar las cosas el almirante Thomas Cochrane (británico), cuyos servicios navales y gastos habían quedado impagos, se apropió de las reservas de plata en barras que habían sido penosa y prepotentemente acumuladas durante el gobierno de San Martín.”

Esto llevó a un diplomático francés a informar a sus jefes en París que la falta de apoyo popular a la libertad y a la independencia se explicaba por la corrupción de las nuevas autoridades separatistas y sus luchas internas. El mismo Bolívar se sumó a las expropiaciones y al abuso de autoridad y, en palabras de Quiroz:

“Bajo condiciones de extrema penuria fiscal y endeudamiento, un Congreso servil recompensó a Bolívar en 1826 con más de un millón de pesos. Mientras tanto, los funcionarios de gobierno mal pagados saqueaban las rentas de provincias y confiscaban propiedades privadas. (…) Al mando del gobierno, Bolívar ordenó a sus propios oficiales el despojar propiedades, incluidos los ornamentos de plata de las iglesias, como medio para financiar al ejército.--4--

William Tudor, cónsul estadounidense en Lima, escribió en mayo de 1824 al secretario de Estado John Quincy Adams: “Desafortunadamente para el Perú los invasores que vinieron a proclamar la libertad y la independencia eran crueles, rapaces, carentes de principios e incapaces. Sus malos manejos, su despilfarro y su sed de saqueo pronto alienaron los afectos de sus habitantes”.

Esta corrupción no la sufrieron solo los criollos, sino que se cebó en indios, mestizos y negros que, además, aunque fueron puestos como excusa por los “libertadores” para su oposición a España, apelando al mito negrolegendario de las “lágrimas de los indios”, excusa que no creyeron entonces la mayor parte de los indígenas que permanecieron fieles a España hasta el final, pero que creen sus tataranietos indigenistas, fueron traicionados por las nuevas autoridades en cuanto obtuvieron la independencia y empeoraron notablemente su situación. Como dice John Lynch, de la Universidad de Yale: “los liberales de la posindependencia consideraban que los indígenas eran un obstáculo para el desarrollo nacional y creían que la autonomía que habían heredado del régimen colonial debía terminar” --5--

Este es el Bolívar ante cuya espada no quiso levantarse Felipe VI.

0 0 votes
Article Rating
NOTAS:
  1. Pablo Victoria: «El terror bolivariano» (La Esfera de los Libros) 2019.[]
  2. «Que los españoles dediquen estatuas a un genocida de su pueblo, (…), me deja verdaderamente sorprendido. Creo que es el único país en el mundo que puede homenajear así a sus enemigos» dice el catedrático nacido en Colombia, Pablo Victoria, en una entrevista en ABC (2/10/2019). Sin embargo, en 2020, a consecuencia de los disturbios provocados por la organización Black lives matter, se violentaron estatuas de Colón, Isabel la Católica, fray Junipero Serra y hasta de Cervantes, pero ninguna de Bolívar…[]
  3. Alfonso W. Quiroz: Historia de la corrupción en el Perú (coedición de Instituto de Estudios Peruanos y del Instituto de Defensa Legal, Lima, 2017). En el capítulo segundo titulado Cimientos socavados de la temprana república, 1821-1859, detalla en los dos primeros subcapítuos del mismo, “Saqueo patriota” y “Turbios préstamos externos”, como San Martín y Bolívar sentaron las bases de sistema de corrupción republicano en el Perú, mismo modelo implantado en las demás repúblicas sudamericanas por esos mismos personajes.[]
  4. Alfonso Quiroz: “Historia de la corrupción…” (págs. 104-106[]
  5. John Lynch: Simon Bolivar: A Life (New Haven 2006[]
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement
es Spanish
X
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x