Connect with us

Economía

Traducción de certificaciones y legalizaciones

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

La traducción es considerada una actividad esencial, ya que a través de ella es que se transmite el conocimiento y la información de las áreas más variadas, además de permitir una gran cantidad de gestiones comerciales, educativas, jurídicas, etc.

Dentro de las especializaciones de la traducción se encuentra la traducción jurada y los traductores que la certifican con su firma y sello. En muchas oportunidades estas traducciones necesitan de otras gestiones para cumplir su función final. Por ejemplo, ser legalizadas en el Ministerio de Relaciones Exteriores (o el organismo que las legaliza según cada país), o en caso de que los países para los cuales se realiza la traducción no sean firmantes del Convenio de la Haya, se debe legalizar en el consulado correspondiente.

Qué es la Apostilla de La Haya

La apostilla es la representación de la legalización del organismo correspondiente, que brinda la garantía de que son auténticos, y especialmente que fueron emitidos por la autoridad competente de un país para las mismas autoridades de otro. Asimismo, demuestra que se han cumplido todas las formalidades legales que se debían cumplir de manera interna.

Advertisement

Este trámite se hace en el país de origen de la documentación para ser presentado en otro país. Asimismo, es importante destacar que la apostilla no es un documento adicional que se adjunta a la traducción, sino que es un sello de legitimización.

La traducción con apostilla

En el caso de que le llegue a un traductor jurado un documento para traducir que ya tenga la apostilla, ésta se puede traducir o no, ya que no es obligatorio hacerlo. Los traductores jurados tienen experiencia en este tipo de labor, por lo que la traducción de apostilla, en caso de ser requerida,  es un desafío que sortean con profesionalidad.

De acuerdo con las definiciones del Convenio de la Haya la apostilla puede ser escrita en la lengua oficial del país en donde se expide, con las menciones incluidas en un segundo idioma. Sin embargo, “Apostille (Convention de La Haye du 5 octobre 1961)” siempre debe estar escrito en francés.

Otras legalizaciones

Advertisement

Para algunas gestiones, las traducciones también reciben otras legalizaciones como puede ser la consularización o la legalización en un Colegio de Traductores local. En este último caso, la gestión consiste en comparar el sello y la firma del traductor que se encuentran en la traducción con los que se tienen registrados en ese organismo. Además, se constata la vigencia del permiso o matrícula del traductor.

En el caso de que se deba consularizar la traducción, esta gestión se realiza en el consultado del país en donde se presentará el trámite. Los cónsules actúan y ejercen actividades parecidas a las que realiza un funcionario de un Registro Civil, por lo que la traducción queda legalizada como si lo hubiera hecho un notario.

Conclusión

Las certificaciones y legalizaciones de las traducciones son pasos muy importantes en lo referido a los trámites por los cuales se realizan las traducciones juradas. En el caso de la apostilla, puede o no traducirse, de acuerdo con lo planteado por el Convenio de La Haya. En el caso de hacerlo, se deberá hacer según lo establece el Convenio.

Advertisement
Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Los errores que hay que evitar al elegir un servicio de alojamiento web

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El alojamiento web es el motor de cualquier sitio en la red. Si al seleccionar el servicio se comete un error, lo más probable es que esa página no sea eficaz. Se repasan los factores a evitar.

¿Por dónde empezar a elegir un servicio de alojamiento?

Leyendo las características del hosting detenidamente. Es imprescindible contratar el que ofrezca la máxima velocidad de descarga, un servidor dedicado en la nube, medidas de seguridad que impidan ciberdelitos como el robo de información o los ataques DDoS y unos planes escalables que no exijan el pago de una alta cantidad de dinero por un espacio de memoria que no va a utilizarse en su totalidad al menos en la primera etapa de una web. Asimismo, es adecuado comprobar cuál es el posicionamiento de otros sitios que ya utilicen ese hosting y medir su fiabilidad con herramientas externas. Esta labor de búsqueda es imprescindible para garantizar el éxito de cualquier propuesta en la red.

Respecto a los errores de vital importancia que más se cometen al contratar el alojamiento web siempre son los mismos. El más habitual es dejarse llevar por ofertas muy atractivas que suponen el pago de un precio muy económico durante un tiempo que se multiplica hasta por 10 pasado ese primer plazo. Este tipo de empresas ofrece un precio tan bajo gracias a un servidor compartido que supone que aquella web alojada cuya expansión sea mayor terminará ocupando todo el espacio disponible. Además, las empresas más económicas no disponen de un agente que controle cada cuenta, lo que termina provocando que el usuario no sepa qué hacer en caso de tener un problema.

Advertisement

Alojamiento y novedades de Internet: un binomio equilibrado

Aspectos como el cambio de los métodos de pago en la mayoría de comercios electrónicos ha provocado que el alojamiento web agilice la velocidad del abono de cada pedido. El cliente final pide inmediatez, velocidad y posicionamiento para confiar en un sitio web. Sin un óptimo servicio resulta totalmente imposible conseguir semejantes objetivos. Encontrar la empresa que ofrezca todo lo anterior es sinónimo de invertir en el futuro de una web desde el primer momento. La meta no es otra que la de conseguir la repercusión más apropiada para el esfuerzo realizado.

Otro factor importante es comprobar cómo las preferencias de los jóvenes respecto al uso de Internet implican que más de un 80 % del tráfico anual provenga de dispositivos móviles. Así, resulta esencial contar con un hosting potente que se traduzca en inmediatez y en la rapidez que exigen quienes más utilizan sus teléfonos o tabletas. Por lo tanto, es posible concluir que los cantos de sirena que parecen seducir a quien tiene una web para que no pague demasiado suelen llevar al abismo. El repaso a las características técnicas de un servicio profesional sí termina en la toma de una decisión acorde a los requisitos exigidos tanto por los buscadores como por los usuarios potenciales de cualquier tipo de sitio web.

Advertisement
Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement Enter ad code here