Connect with us

Sociedad

Hacia la legalización de la pedofilia: el fin de la inocencia de los niños

Published

on

LA «CULTURA» Y LAS ÉLITES POLÍTICAS VAN DE LA MANO

 

Hunter Biden, Irene Montero y Telecinco quieren decirnos algo: la pederastia debe ser legalizada. La avanzadilla de la enésima aberración se abre paso ante la apatía general, que se divide entre quienes están a por uvas (hábleme sólo de economía) y quienes se lo toman a risa porque no creen posible nada fuera de sus esquemas. Nada nuevo, por otra parte, entre nuestra cegata derechita episcopal.

Telecinco acaba de anunciar una nueva serie: «Inés, 42 años. Hugo, 15 años. Esto es Escándalo, relato de una obsesión«. Capítulo a capítulo, palabra a palabra, las mayores degeneraciones se abren paso (ventana de Overton) cuando parecían imposibles. Cuántas cosas fueron impensables y hoy son «consenso», que es como los modernos –puro fundamentalismo democrático– llaman a los nuevos dogmas que consideran más antiguos que las tablas de la ley. 

Claro que para colar algo tan burdo la sutileza y la propaganda son fundamentales. Telecinco escoge a una mujer adulta con un menor porque un cuarentón con una adolescente hubiera sido más violento y difícil de digerir. Así, la papilla pedófila entra mejor porque es verdad la máxima leninista de que hay que ir un paso por delante de las masas, pero sólo uno, porque si estás dos entonces nadie te sigue. 

En cualquier época de la historia la cárcel ha sido el destino para quien osara escandalizar a un niño. No parece que vaya a ser así en sociedades hipersexualizadas como la nuestra, donde el adoctrinamiento se ha colado en los colegios a los que asisten monitores para hablar de masturbación a menores de entre 3 y 12 años. El objetivo: normalizar el sexo desde edades tempranas para lograr que después sean más fácilmente manipulables. 

Entre los argumentos empleados por los defensores de semejante barrabasada hay uno usado por Irene Montero: si hay consentimiento, ¿quién se puede oponer a una relación entre un adulto y un menor? La ministra de Igualdad dijo el 21 de septiembre de 2022 en el Congreso que «todos los niños, niñas y niñes de este país tienen derecho a conocer su propio cuerpo, a saber que ningún adulto puede tocar su cuerpo si ellos no quieren y tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana, basadas eso sí, en el consentimiento«.

Dos meses después lo repetiría en la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe celebrada en Buenos Aires. “Los niños, las niñas y les niñes pueden amar a quien quieran y pueden tener sexo con quien quieran”.

La mayoría de la prensa defendió a Montero, de la que dijeron que se habían malinterpretado sus palabras, que si acaso se expresó mal. Hasta el portavoz de la Conferencia Episcopal salió al rescate. «No creo que la ministra de Igualdad defendiera que los niños puedan mantener relaciones sexuales y demás».

Para quienes practican el buenismo creyendo que así impiden el avance del mal habría que explicarles los argumentos que utilizará el mainstream progre para legalizar la pederastia. Ahí van tres: ¿es justo reprimir los impulsos sexuales de alguien en la época en que ya todo vale? Si el pedófilo no es culpable de su inclinación, ¿por qué habríamos de castigarle? El pedófilo es la verdadera víctima de una sociedad que no le comprende, hay que integrar al trastornado porque lo suyo en realidad es un punto de vista alternativo, una opción tan válida como otra cualquiera y no una enfermedad. La pedofilia, en fin, es una orientación sexual más. ¿Nos suena de algo?

Y mientras la pederastia avanza el niño queda desprotegido por este mundo moderno que aborrece la inocencia. Bien lo sabe Hunter Biden, tapado hasta la náusea por el sistema corrupto que representan Zuckerberg y otros tiranos del algoritmo. En 2019 el hijo de Joe Biden perdió su portátil en un bar y meses después los archivos fueron filtrados a distintos medios de comunicación y entregados al FBI. En esos documentos, Hunter hablaba abiertamente de trata de blancas, pedofilia y tráfico de drogas. El día que el New York Post publicó el escándalo Twitter y Facebook censuraron la noticia, borraron los links y suspendieron la cuenta del periódico.

Más allá de la censura, el caso de Hunter Biden demuestra que la pedofilia es una práctica extendida entre ciertas élites que necesitan que aberraciones así sean normalizadas por ley. En el mundo del relativismo el derecho positivo es el rey: la ley por el mero hecho de serla es moral, es buena. De modo que, cansados de las relaciones sexuales convencionales, los poderosos más depravados experimentan con menores, práctica que debemos aceptar. Es, quizá, la deriva lógica de una sociedad hipersexualizada sin freno moral alguno. 

Por eso que Telecinco promueva una serie así no es un acto de osadía, sino la enésima muestra de que la «cultura» y las élites políticas van de la mano.

Cualquier transformación social plasmada en el BOE ha sido previamente normalizada en el cine y la televisión. Las imposiciones van de arriba abajo. Y ahora no va a ser menos. La pedofilia, por tanto, es el vicio de los de arriba y no la reivindicación del pueblo que sale en masa a la calle. 

A estas alturas no debería extrañarnos que los promotores de tal monstruosidad sean quienes basan su acción política en la ideología de género. Entre sus referentes encontramos al sexólogo de la Universidad de Indiana, Alfred Kinsey, que practicó la pedofilia y promovió el sadomasoquismo en la primera mitad del siglo XX. Su metodología no sólo fue fraudulenta, sino delictiva, pues en sus estudios participaron pedófilos encarcelados, más de 300 niños y hasta bebés. 

Así que si alguien merece legalizar la pedofilia en España es Irene Montero. Al fin y al cabo, nadie ha hecho más por los violadores y los pederastas que ella.

Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

Montero pincha en su intento de asediar las sedes de VOX en CyL, y apenas se concentran 50 feministas en toda la región

Published

on

Las mujeres de VOX esperaban a las manifestantes en las sedes provinciales para recordarlas: «Por los 200 violadores liberados no protestáis».

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha pinchado en su intento de asediar las sedes de VOX. La Plataforma Feminista de Castilla y León había convocado para hoy a las 12:00 horas concentraciones frente a todas las sedes de la formación en Castilla y León. Sin embargo, pasadas las 12, apenas unas 50 personas, en toda la región, se reunían para asediar las oficinas del partido.

En el interior de todas las sedes provinciales, las mujeres de VOX esperaban su llegada para responder a las marionetas de Irene Montero de forma coordinada y contundente. Así, mostraban una lona con un mensaje claro: «200 violadores han ganado con vuestro gobierno ¿Por eso no protestáis?».

La convocatoria de asedio feminista a las sedes de VOX se realizó después de que el vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, comunicara en rueda de prensa conjunta con el Consejero de Hacienda una nueva prestación para las mujeres embarazadas de la región que dudaran de abortar, y que consiste en ofrecerlas la posibilidad de realizar una ecografía 4D, que posibilita escuchar el latido del corazón del neonato en el vientre materno.

Por el contrario, ayer en Madrid, el vicepresidente de la Junta de CyL, Juan García-Gallardo, recibió el apoyo de numerosos ciudadanos que le mostraron su apoyo por su lucha en favor de la maternidad y le pidieron que siguiera en la misma línea.

En el interior de las sedes se han reunido tanto las mujeres que ostentan cargos orgánicos, como candidatas a las próximas elecciones de mayo y afiliadas de la formación, que defienden la postura del vicepresidente Gallardo de apoyar la natalidad. También, hombres del partido se han sumado para mostrar su apoyo a las políticas en favor de la maternidad.

Recuerdan, además, que durante la campaña electoral, García-Gallardo se comprometió a eliminar el lastre de la brecha maternal de la región, por lo que «el vicepresidente está cumpliendo con sus promesas electorales».  Por ello, reclaman a sus dirigentes en la Junta de Castilla y León que «no den un paso atrás en la batalla por la defensa de la mujer embarazada».

Advertencia al Gobierno, al PP y a los medios

Del mismo modo, las mujeres de la formación han recordado a las pocas feministas que se han acercado para asediar las sedes de VOX que desde la entrada en vigor de la Ley «sí es sí», más de 200 violadores «han ganado» al ser puestos en libertad por las ventajas que «su Ejecutivo» a dado a los violadores. Por ello, las mujeres de la formación han desplegado una pancarta en cada una de las sedes de VOX con la que preguntaban a las feministas que han tratado de amedrentar a las mujeres de VOX: «¿Por eso no protestáis?».

Asimismo, las mujeres reunidas hoy en las diferentes sedes de VOX, con el apoyo de los hombres que se han sumado a ellas, quieren advertir, tanto al Gobierno Central como al PP, así como a todas las organizaciones feministas y medios de comunicación, que ninguna amenaza servirá para amedrentarlas. Añaden que seguirán defendiendo el derecho de las embarazadas a disponer de toda la información posible antes de tomar la decisión de abortar, así como el derecho de todas las mujeres a continuar con su embarazo en libertad, y sin coacciones por parte de las instituciones, las organizaciones feministas o los medios de comunicación. Por último, exigen al Gobierno castellano y leonés que continúe con las ayudas a la maternidad.

Continue Reading

Sociedad

Más de 500 médicos firman un manifiesto a favor del protocolo provida de Castilla y León

Published

on

«DURANTE AÑOS SE HA TRATADO DE VENDER QUE LO QUE SE QUITABA DEL CUERPO DE LA MUJER AL PRACTICAR UN ABORTO ERA UN COÁGULO»

 

La Fundación +Vida ha denunciado en un manifiesto que «se trata de ocultar» el latido del embrión-feto a las mujeres embarazadas que deciden abortar, por lo que ha pedido que «se planteen mejoras en la información» previa a esta práctica, incluso con «imágenes que muestren que el embrión tiene latido».

El manifiesto, escrito por el ginecólogo José Ignacio Sánchez y firmado por medio millar de médicos, según la organización, se ha lanzado tras las medidas provida propuestas por el Gobierno de PP y VOX en Castilla y León, entre las que se planteaba ofrecer a las mujeres embarazadas que se plantean abortar la posibilidad de escuchar el latido fetal.

La Fundación +Vida ha criticado, en palabras dirigidas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «el foco del debate no debe estar en si se obliga o no a escuchar el latido, sino en por qué se trata de ocultar que tiene latido«.

Y es que, según ha censurado en el manifiesto, «durante años se ha tratado de vender que lo que se quitaba del cuerpo de la mujer al practicar un aborto era un coágulo o amasijo de células«.

Así, la organización ha señalado que «una parte fundamental que se debe considerar a la hora de plantearse la denominada Interrupción Legal del Embarazo es que el embrión-feto tiene latido» y «la Ley de autonomía del paciente (41/2002) recoge que ‘tienen derecho a conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito de la salud, toda la información disponible sobre la misma’, ‘la información clínica será verdadera’ y obliga al médico no sólo a la correcta prestación de sus técnicas, sino al cumplimiento de los deberes de información».

En este sentido, ha afeado a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) su respuesta a la medida anunciada por Castilla y León: «Es sorprendente que, desde la mayoría de los organismos de la Administración, e incluso desde los órganos directivos de alguna sociedad médica, se esté tratando por todos los medios de ocultar este hecho a las personas que tienen que tomar la difícil decisión de si continuar o terminar con su embarazo».

De este modo, ha subrayado que «de forma parecida a como se ha llevado a cabo, con gran éxito por cierto, en otros escenarios como son las muertes por accidentes de tráfico, o por consumo de tabaco, parece adecuado que, junto con medidas de apoyo social, laboral o, económico, se planteen mejoras en la información, también con imágenes que muestren la realidad: que el embrión tiene latido cardíaco«.

El presidente de Fundación +Vida, Álvaro Ortega, ha celebrado la acogida del manifiesto destacado la firma de médicos, lo que, a su juicio, «constata la vocación» de estos por «los verdaderos fines de la medicina«, «curar y sanar al paciente, y nunca quitar la vida de quien también es su paciente: el embrión humano».

Continue Reading

Sociedad

Pese a las mentiras, censuras y amenazas del Gobierno Rojo de Pedro Sánchez, CENTENARES de miles de personas se manifiestaron en Madrid contra la mafia socialista y podemita

Published

on

Santiago Abascal, único líder de un partido español con valor suficiente para acudir a la manifestación. La  derechita cobarde del PP, ni estuvo ni se la esperaba. 

 

Una multitudinaria manifestación convocada por más de un centenar de asociaciones y colectivos de la sociedad civil se ha concentrado este mediodía en la plaza de Cibeles de Madrid para protestar contra Pedro Sánchez, su «Gobierno de la mentira y los pactos oscuros» y «la deriva política que ha tomado España».

Un total de 31.000 manifestantes, según cifras de Delegación del Gobierno en Madrid, han ocupado la plaza y las calles adyacentes portando sobre todo banderas de España o pancartas con mensajes como «Sánchez, traidor», «Gobierno, dimisión», «Separatistas, fuera de aquí» o «Democracia, sí, Dictadura, no».

Pero realmente, y con los vídeos que ha presentado ALVISE PÉREZ, la valoración es de más de 650.000 personas. Cifra mucho más razonable, viendo las imágenes.

[videopack id=»54287″]https://alertanacional.es/wp-content/uploads/2023/01/IMG_1533.mp4[/videopack]

 

Bajo el lema ‘Por España, la democracia y la Constitución’, la protesta ha dado comienzo a las 12.00 horas y alrededor de la plaza se ha montado un escenario en el que los organizadores, Foro España Cívica y Fundación Foro Libertad y Alternativa, han mostrado su «preocupación» y «rechazo a la deriva política que ha tomado España».

«No se trata de izquierdas, derechas o centro, si no que se trata de no permanecer impasible ante la grave erosión de nuestras instituciones, el deterioro de nuestra democracia y el debilitamiento de nuestro Estado», aseguraba el manifiesto leído durante la concentración.

En este sentido, se subrayaba que «los españoles no hemos votado lo que está sucediendo», ya que el Partido Socialista concurrió a las elecciones asegurando que «nunca sostendría la gobernabilidad en quienes desde la Generalitat acababan de articular un golpe de Estado» o que se comprometió también a «hacer de la lucha contra la corrupción y por la regeneración democrática dos de sus principales objetivos».

Por eso, en el manifiesto se ha reclamado «una España unida en iguales derechos» y se criticaba la reforma del Código Penal «por la puerta de atrás», entre gritos de «Gobierno, dimisión» de los manifestantes.

La protesta ha contado con el apoyo del PP, VOX y Ciudadanos, pero el único líder nacional que ha acudido ha sido Santiago Abascal.

El líder de VOX se ha mostrado «convencido» de «la necesidad de una movilización permanente y masiva hasta la expulsión del autócrata Pedro Sánchez del poder».

«Frente al peor Gobierno de la democracia, de la mentira a los electores y los pactos oscuros con enemigos del orden constitucional y de la unidad de la nación, estamos en el mejor lugar que podíamos estar», ha añadido.

Por su parte, el PP nacional ha estado representado este sábado con varios miembros del equipo de Alberto Núñez Feijóo: el vicesecretario de Coordinación Autonómica y Local, Pedro Rollán, el vicesecretario de Organización, Miguel Tellado, y la portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat.

En Ciudadanos, ha acudido a la protesta los diputados Inés Arrimadas y Guillermo Díaz, así como la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha señalado como objetivo «revertir todo lo que se ha hecho» en los últimos años por el Gobierno estatal para «desarmar el Estado de Derecho.

Entre los asistentes también se encuentra la ex dirigente de UPyD Rosa Díez, el ex político del PP Aleix Vidal-Quadras, el filósofo Fernando Savater y el escritor Andrés Trapiello, entre otros.

Continue Reading

Sociedad

INFORME DEFINITIVO SOBRE EL ABORTO. SEGUNDA PARTE: ¿Por qué el aborto no es un derecho humano?

Published

on

(PRIMERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO)

Naciones Unidas

El debate también tiene lugar dentro de las Naciones Unidas, donde el Comité de Derechos Humanos está considerando reinterpretar el derecho a la vida, garantizado en el derecho internacional, como una obligación general para todos los Estados de legalizar el aborto y permitir el suicidio asistido y la eutanasia, en el nombre mismo del derecho a la vida.

Hasta la fecha, los comités de la ONU han ido más allá que la CEDH en el reconocimiento del derecho al aborto, al declarar, a través de varias opiniones y decisiones más o menos vinculantes, que el derecho internacional requiere que los Estados legalicen el aborto al menos en casos de violación, incesto, discapacidad de el niño o el peligro para la madre. Paradójicamente, a pesar de que la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño reconoce el niño, por su falta de madurez física e intelectual  ”, la necesidad “  de una adecuada protección legal, tanto antes como después del nacimiento ”, fue el comité encargado de velar por el cumplimiento de esta convención que fue más allá en esta dirección [22] . Lo acompañó el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, que recomienda a los gobiernos “  modificar la legislación que tipifica como delito el aborto y eliminar las penas impuestas a las mujeres que abortan [23]  ”.

La subjetivización del ser humano

Para poder juzgar de esta manera, el Tribunal Europeo tuvo que realizar una nueva subjetivización  : esta vez subjetivizó y relativizó la definición del hombre, sujeto y beneficiario de los derechos humanos, identificándolo con la única conciencia individual. El hombre de derechos humanos ya no es el ser humano biológico, el continuo desde el embrión hasta el anciano; es, aquí también, la conciencia que tiene de sí mismo: el espíritu.

Para la Corte, un miembro de la “  especie humana  ” no es necesariamente  una “persona  ” protegida por la Convención. Es el caso de los niños por nacer, de los que afirma que no puede »  responder en abstracto a la pregunta de si el niño por nacer es una  ‘ persona ‘ [24]  »  aunque reconoce su pertenencia »  a la especie humana «. [25]  «. Pertenece biológicamente a  la especie humana  , pero aún no a la humanidad. La Corte adopta así la distinción entre vida humana biológica y personal [26]  según la cual la vida de los seres privados de conciencia es sólo una vida humana biológica  y no una  vida humana personal  que sería la única digna de protección.

Pero la Corte se niega a determinar cuándo se produciría el tránsito de la vida biológica a la vida personal, y por tanto desde cuándo garantizar el derecho a la vida. Se toma como pretexto una supuesta »  falta de consenso europeo sobre la definición científica y jurídica de los comienzos de la vida [27]  «, incluso respecto de un niño asesinado  en el útero  a los ocho meses de embarazo [28] , como si la ciencia o el derecho fueran capaz de responder a esta pregunta. El verdadero problema para la Corte no es tanto el »  comienzo de la vida  «, que todo el mundo sabe que está en la concepción, sino el comienzo de  la vida humana personal.

De hecho, la incapacidad de la Corte para determinar cuándo habría suficiente espíritu en un cuerpo para convertirlo en una persona digna de protección habla directamente de su concepción dualista y atea del ser humano. Según esta concepción, el niño sólo se vuelve humano gradualmente, a medida que el espíritu emerge de su cuerpo, a diferencia de los cristianos para quienes el alma es insuflada por Dios desde la concepción. El “umbral de la humanidad” lo ponen entonces los adultos, fuera del reconocimiento:  el niño es humano si me reconozco en él . El establecimiento de este umbral es arbitrario. ¿Cuánto ingenio se necesita para hacer un hombre; y ¿qué es la mente para un ser mudo ( infans )?

Al no poder conocer el “  comienzo de la vida humana  ”  éste ya no sería, según la Corte, más que una “  noción  ” susceptible de una “  pluralidad de opiniones […] entre los diferentes Estados miembros [29]  ”. El comienzo de la vida  humana , es decir lo que nos hace  humanos , sería subjetivo y relativo. Es una vergüenza que un Tribunal de Derechos Humanos no sepa lo que es un “hombre”.

De hecho, en una inspección más cercana, el hombre  en sí mismo  no existiría. El ser sólo estaría protegido por los derechos humanos como soporte del espíritu. Así, la Corte dijo que “  es la potencialidad de este ser  [el niño por nacer]  y su capacidad de convertirse en persona  lo que debe ser protegido en nombre de la dignidad humana [30]  ”. Por tanto, no es la vida real la que se protege, sino la vida como sostén del espíritu, la única que estaría investida de dignidad humana.

La definición que da la Corte de la persona ya no es la de los personalistas; es materialista y atea, como la de Julian Huxley que ve en la mente el único carácter noble y distintivo del animal humano. El ser humano es entonces persona a causa de su animación por el espíritu: el feto todavía no es, el comatoso ya no es realmente. Todavía desprovisto de conciencia y de voluntad propias, el ser concebido y llevado adquiere valor sólo en proporción a la voluntad de la que es primero objeto y luego sujeto. Su existencia vale pues en la medida del  proyecto parental que el adulto es capaz de formar respecto de sí mismo, luego según su propio nivel de conciencia, es decir de autonomía, según un proceso de individuación progresiva que continúa mucho después del nacimiento.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha avalado explícitamente este enfoque al señalar que “  la protección del derecho a la vida no es absoluta […], sino gradual e incremental según su desarrollo [31]  ”. Así, ya no es la vida, que se comparte con los animales menos evolucionados, sino el nivel de conciencia individual que emerge de la vida orgánica e identifica con el espíritu lo que tendría un valor. Esta concepción de la vida humana conduce a la aceptación del infanticidio neonatal, que se tolera en Europa en el contexto médico.[32] – y el llamado  aborto  “ post-natal [33] ”  .

Esta presentación puede parecer excesiva, pero es lo que se desprende, por ejemplo, del dictamen publicado por seis jueces en un importante caso de aborto [34] . Los jueces Rozakis, Tulkens, Fura, Hirvelä, Malinverni y Poalelungi, los dos primeros de los cuales fueron, en su momento, de los más influyentes de la Corte, defendieron la desigualdad ontológica y jurídica de los seres humanos según su capacidad Escribieron que » Los valores a proteger -los derechos del feto y los derechos de una persona viva- son, por naturaleza, desiguales: por un lado, tenemos los derechos de una persona que ya participa activamente en la vida social, y por otro otro los derechos de un feto, que está en el vientre de su madre, cuya vida no se establece definitivamente hasta que se completa el proceso que conduce al nacimiento, y que aún no es actor de la vida social  ”.

Ciertamente, se admite generalmente el valor desigual de la vida de la madre y la del niño por nacer; pero los jueces extrapolaron esta desigualdad a cualquier persona ya nacida agregando inmediatamente: “ Desde el punto de vista de la Convención, también puede argumentarse que los derechos consagrados en este instrumento están destinados esencialmente a proteger contra las acciones u omisiones del Estado a los individuos que participan activamente en la vida cotidiana ordinaria de una sociedad democrática  ”. En otras palabras, ¡un sujeto tiene derechos no en virtud de su igual dignidad ontológica, sino en razón y proporción de su participación en la vida social! Tal afirmación es aterradora, permite menos protección para aquellos que no quieren o no pueden participar activamente en la vida cotidiana ordinaria de una sociedad democrática. ¿Y qué significa »  participar activamente en la vida cotidiana ordinaria de una sociedad democrática »? ¿Quién sería el juez? Estarían excluidos de la protección de los derechos humanos no sólo los más débiles, sino también todos aquellos que no participan activamente en la vida social (solitarios y religiosos) y los no demócratas [35] , incluso aquellos a quienes la sociedad rechaza. Estos comentarios son impactantes porque son explícitos; arrojan luz sobre la jurisprudencia de la Corte en cuanto opone la voluntad (la capacidad de obrar) al ser para hacer prevalecer la primera.

Es esta misma concepción la que subyace a la aceptación por parte de la Corte del suicidio asistido y de la eutanasia cuando el espíritu de una persona está  encerrado  en un cuerpo doliente o cuando ya, aparentemente, se ha  extinguido . Es también apoyándose (abusivamente) en su jurisprudencia sobre el aborto que aceptó que la vida de Vincent Lambert ya no estaría protegida [36] . El aborto allanó el camino para la eutanasia. En cualquier caso, la deshumanización es un requisito previo para la destrucción. Todavía fue sobre la base del aborto que la Corte impuso la legalización del diagnóstico preimplantacional [37]  ; el aborto es realmente una matriz de libertades distorsionadas.

(PRIMERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO)

Aborto: dominación de la voluntad sobre el ser

¿Por qué la práctica del aborto es tan sensible e importante ideológicamente, hasta el punto de ser proclamado, por la Asamblea Nacional francesa  ,  »  derecho fundamental  «, »  derecho universal  » y  » condición indispensable para la construcción de la igualdad entre mujeres y hombres y de un sociedad progresista” [38]  ? 

Lo que está en juego en el aborto va más allá del tema del control de la natalidad porque, al transformar la relación de nuestra sociedad con la vida humana, esta práctica la profana y distorsiona la procreación; liberaría así al hombre de su supersticioso respeto por la naturaleza. El aborto abre entonces el camino al dominio racional de la vida humana considerada como material; la humanidad aumenta su capacidad de formarse a sí misma, es más »  dueña y poseedora de la naturaleza  » en la extensión del proyecto cartesiano. Pierre Simon, el principal artífice de la liberalización de la anticoncepción y el aborto en Francia, declaró en 1979: »  La vida como material, tal es el principio de nuestra lucha  «, »  nos toca a nosotros gestionarla». », «  como una herencia [39]  ».

Al romper, a través del aborto, el icono del respeto a la vida, la sociedad accede a  nuevas libertades  : la libertad científica que lleva al control de la procreación y de la vida, pero también la libertad sexual que es facilitada por la anticoncepción, pero garantizada por el aborto. No hay libertad científicas y sexual sin aborto.

El aborto -por la frecuencia de su recurso- condena a la sociedad a ser materialista, al prohibirnos considerar, so pena de condenarnos a nosotros mismos, que el ser humano tiene una individualidad y un alma, desde antes de nacer, independientemente de su estado de conciencia. Esta condena al materialismo también es vista como una liberación que sólo será completa cuando el aborto sea totalmente aceptado, si es que pudiera serlo. Esto explica la negativa a escuchar el sufrimiento de las mujeres que han abortado y el deseo de banalizar este acto.

El aborto se ha convertido también en dogma porque, al  liberar a la  sexualidad de la procreación «libera» a la mujer de la  servidumbre de la maternidad , esta transgresión emanciparía a la humanidad del instinto sexual y reproductivo y la elevaría por encima de todo lo demás de su animalidad. Así, la humanidad avanzaría en el proceso de evolución que lleva de la materia al espíritu.

El aborto sería también necesario en cuanto reduce en mayor proporción la descendencia de las mujeres más pobres, de las poblaciones menos “evolucionadas”: preservaría la virtud social de frenar la miseria en su origen. Mucho antes de ser llevado por el discurso feminista, fue el materialismo, el ateísmo [40] , el malthusianismo y luego la eugenesia los que fueron los promotores del aborto. Los ideólogos militantes del aborto querían, desde el siglo XVIII y  aún más a principios del siglo XIX y  XX , cambiar al hombre y  a la sociedad mediante la legalización del aborto [41]. Así, el verdadero objeto del aborto no es tanto la planificación del nacimiento como la toma racional del control del instinto sexual, de la procreación y de la vida, como vehículo para el progreso de la humanidad. En cambio, los opositores al aborto serían sólo idólatras de la vida y enemigos del progreso, pues no habrían admitido que la vida es sólo materia, mientras que la conciencia es espíritu, la esencia del ser humano y su único bien verdadero.

Así, la idea de que el aborto sería una libertad se afirmó con la erosión de la conciencia del valor de la vida humana prenatal y la correlativa afirmación del de la voluntad individual. Pero este doble movimiento es uno solo: es la elección filosófica fundamental del dominio creciente de la  voluntad  sobre el  ser  en una cultura que pierde su inteligencia metafísica, es decir, la comprensión de la identidad y el valor del ser en sí. Esta elección resulta de un abandono de los restos de la metafísica que aún investían la vida humana prenatal con una cierta dignidad.

La  libertad  del aborto consiste de hecho en un  poder  : la vida está en el poder de la voluntad, es decir, de la mente. En esto, el aborto exaltaría a la humanidad, su dominio absoluto sobre la materia y la vida. Cuanto más libre fuera el aborto, más absoluta sería la dominación sobre la vida, y más ascendería la humanidad [42] . Es por ello que el aborto puede ser presentado por la Asamblea Nacional como una “  condición indispensable […] para una sociedad progresista  ”.

El aborto nunca será un derecho fundamental

Es cierto que en muchos países el aborto está despenalizado bajo ciertas condiciones, pero por el hecho mismo de estas condiciones, el aborto sigue siendo una derogación del principio del derecho a la vida. No se puede abortar “libremente”, como se ejercería una libertad real o un derecho real.

A nivel europeo, a menudo observamos una fuerte voluntad política para facilitar el acceso al aborto, particularmente en países donde está prohibido, sin embargo, y esto es importante, permanecemos en una lógica de derogación: el aborto no es un derecho, o un » bien» en sí mismo, sino una tolerancia, un mal menor.

Hay una razón fundamental para ello: el aborto siempre se distinguirá de un derecho fundamental. En efecto, un derecho fundamental pretende garantizar la facultad de una persona de obrar por su bien como persona humana. Todo lo que reconocemos como derechos fundamentales: pensar, asociarse, orar, expresarse, son facultades con las que cada individuo expresa su humanidad. Facultades que los animales no tienen y que definen los derechos “humanos”. Los derechos fundamentales protegen el ejercicio de estas facultades nobles, específicamente humanas, protegen lo que en cada persona realiza su humanidad. Esto quiere decir que ejerciendo estos derechos fundamentales, el individuo se humaniza, progresa en la humanidad.

Pero, ¿podemos decir que una mujer se realiza y se humaniza abortando, como lo hace estudiando, casándose o expresándose? Entre un derecho fundamental y el aborto, la diferencia de naturaleza es obvia. En consecuencia, el aborto nunca puede ser un “derecho fundamental”, porque no persigue un bien en sí mismo.

Además, la resolución adoptada por los parlamentarios franceses con motivo del 40º aniversario  de la ley Veil es reveladora. Mientras que en el primer artículo presenta el aborto como un derecho universal, en el segundo artículo recomienda su prevención. Pero si el aborto fuera realmente un derecho fundamental, sería absurdo e injusto impedir su uso. Precisamente porque se tolera como un mal menor, debería ser objeto de una política de prevención.

(PRIMERA PARTE DE ESTE ARTÍCULO)

No ya un derecho fundamental, el aborto tampoco puede ser una libertad

Somos muy conscientes del dicho de que  la libertad de unos está limitada por la de los otros. La libertad no tiene límite interno, no está limitada por su objeto sino únicamente por las circunstancias externas. Por ejemplo: el pensamiento es ilimitado; lo que lo limita son las circunstancias en que se ve llevado a exteriorizarse, a expresarse.

La libertad es una expresión de la persona que sólo puede ser limitada desde el exterior. Por lo que se refiere al aborto, su práctica está, por el contrario, limitada desde dentro: es su objeto mismo, el embrión o el feto, el que constituye su primer límite. Decir que el aborto es una libertad implicaría anular el valor del embrión o feto humano. En otras palabras, sólo se puede afirmar un derecho al aborto si el embrión o el feto no son nada. De ahí los debates sobre el estado del embrión. Tan pronto como reconocemos que el embrión tiene un valor en sí mismo , aunque sea mínimo, ya no podemos hablar del aborto como una “libertad”. Otro límite es la existencia misma de una persona que accede a realizar el aborto, porque la mujer difícilmente puede realizar el aborto ella misma.

Así, el aborto nunca puede ser un «derecho fundamental», ni una «libertad». Más allá de eso, el sufrimiento que provoca en la mayoría de las mujeres que tienen la desgracia de recurrir a él es suficiente para demostrar que es un mal, que hay que prevenir. De nada sirve disfrazarlo de bien, de derecho o de libertad.

Texto de Grégor Puppinck publicado originalmente en el sitio web del ECLJ: Por qué el aborto no es un derecho humano


[22]  Véanse en particular las  observaciones finales  del Comité de los Derechos del Niño sobre el cumplimiento por parte de los Estados de Palau (2001, CRC/C/15/Add.149), Kenia (2007, CRC/C/KEN/CO /219) o la Santa Sede (2014, CRC/C/VAT/CO/2) de la Convención sobre los Derechos del Niño.

[23]  ONU,  Informe del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer , (1999, A/54/38/Rev.1). p.6.

[24]  TEDH,  Vo c. Francia  [GC], 2004, citado anteriormente, § 85 .

[25]  Ibíd. , § 84.

[26]  Bernard Schumacher, “¿Todo ser humano es una persona? : Controversia en torno a la definición de persona en la discusión ética médica contemporánea»,  Laval théologique et philosophie,  vol. 61, No. 1, febrero de 2005, págs. 107-134.

[27]  TEDH,  Vo c. Francia  [GC], 2004, citado anteriormente, § 82.

[28]  TEDH,  Mehmet Şentürk y Bekir Şentürk v. Turquía , n  13423/09  9 de abril de 2013 .

[29]  TEDH,  Parrillo v. Italia  [GC], 2015, citado anteriormente, § 180.

[30]  TEDH,  Vo c. Francia [GC], 2004, citado anteriormente,  § 84.

[31]  Corte IADH,  Artavia Murillo y otros Vs. costarricense _ 28 de noviembre de 2012. Serie C No. 257, § 264.

[32]  Claire de La Hougue y Grégor Puppinck, “Niños que sobreviven al aborto y al infanticidio en Europa”,  RGDM,  n° 57, 2015, pp. 111-134.

[33]  A. Giubilini y F. Minerva, “Aborto posparto: ¿por qué debería vivir el bebé?”,  Journal of Medical Ethics,  2012.

[34]  A, B y C v. Irlanda  [GC], 2010, citado anteriormente.

[35]  Véase Grégor Puppinck y Claire de La Hougue,  Commentary on the SH c. Austria ,  Centro Europeo para el Derecho y la Justicia, 2012.

[36]  Grégor Puppinck y Claire de La Hougue, “La “aterradora” sentencia Lambert – Comentario a la sentencia de la CEDH,  Lambert y otros contra Francia , GC, n°46043/14, 5 de junio de 2015”,  RGDM , n. ° 56, 2015.

[37]  Costa y Pavan v. Italia , 2012, citado anteriormente.

[38]  Resolución del 6 de noviembre de 2014. Si bien Simone Veil declaró cuarenta años antes en esta misma Asamblea que el aborto “  siempre es una tragedia y siempre seguirá siendo una tragedia    que  debe ser  “evitado a toda costa  ”  y que la ley  no crea ningún derecho al aborto ”   .

[39]  Pierre Simon,  De la vida por encima de todo , París, Ed. Mazarine, 1979, pp. 84 – 85.

[40]  Georges Hardy (Gabriel Giroud) ,  La cuestión demográfica y el problema sexual. El aborto, su necesidad, sus procesos, sus peligros , París, Biblioteca Científica, 1919.

[41]  Margaret Sanger,  The Pivot of Civilization , Nueva York, 1922, introducción de HG Wells. Reeditado por la colección de libros de humanidad Classics in Women’s Studies, 2003.

[42]  Este  poder  se manifiesta incluso en el discurso sobre el aborto, que muchas veces se reduce a una afirmación unilateral de la voluntad individual sobre otra vida, como lo demuestran las consignas »  un hijo  si quiero, cuando quiero  «, »  Mi cuerpo me pertenece  ”, o incluso “  aborto, mi cuerpo, mi elección, mi derecho  ”  que se pueden resumir en “  yo, yo, yo  ”.

Continue Reading
Advertisement

Copyright © 2022 all rights reserved alertanacional.es

es Spanish
X