Connect with us

Opinión

Fracaso de la coalición de izquierdas. Por Jesús Salamanca Alonso

Jesús Salamanca Alonso

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Esta izquierda desaborida y anquilosada, sin formación política, ni valores, ni ética constructiva, ha vuelto a incurrir en su habitual dejadez.

Hace tiempo que la izquierda andaluza descubrió el buen vivir y los sueldos excesivos de la política. Antes lo habían descubierto otros comunistas en la política nacional; no hay más que recordar a Ione Belarra y su forma de encogerse y esconderse tras comprometerse a dimitir si el Gobierno enviaba armas a Ucrania. Incluso, acuérdense de Isa Serra, condenada por agredir a una mujer policía e insultarla hasta la humillación: le faltó tiempo para agarrarse al sueldo del Ministerio de Igual Da haciendo uso de las puertas giratorias.

Podríamos seguir con una larga lista: la ME-MA (Mónica García) abandonando la medicina para cobrar el doble de la política y trabajar la mitad; Rita Maestre y su experiencia como destetada «asaltacapillas»; Garzón y su ministerio del ridículo y la vergüenza; Irene Montero con su chapucero e inservible ministerio recientemente regañada por el ministro Escrivá, a la vez que desautorizada, por los tres días que proponía de baja a costa de la regla. Hay muchos energúmenos más en esa izquierda comunista con menos ideas que un pez de colorines. Ahora invaden lo «trans» sin tener muy claro qué es eso y el daño que puede hacer a la persona a muy corto plazo. Estas chicas de la ultraizquierda comunista son simples voceadoras de mantras antiguos y está más perdidas que la cabra de Fabián en la discoteca del pueblo.

En Andalucía ha vuelto a hacer el ridículo esa izquierda ansiosa y calamitosa. La desidia ha hecho que esa agrupación de izquierdas fuera incapaz de cumplir con la ley. La propia vicepresidenta segunda ni siquiera fue capaz de aglutinar a las izquierdas andaluzas. Incapaces de registrar a tiempo la coalición vuelven a demostrar que su dejadez forma parte de la desidia y la vagancia que atenaza a la izquierda más radical y con matices comunistas. Esta izquierda desaborida y anquilosada, sin formación política, ni valores ni ética constructiva, ha vuelto a incurrir en su habitual dejadez. El intento de subsanación no ha sido más que un ridículo de tantos que les afecta y, como era natural, la Junta Electoral de Andalucía rechazó el recurso.

Bien podemos decir que ahora no son una coalición y sí un montón. Acuden amontonados a las elecciones andaluzas y mirándose entre ellos con el rabillo del ojo porque sospechan unos de otros. Ni siquiera han celebrado primarias para elegir cabeza de lista. ¡Qué torpes y qué cenizos! Todos querían ser cabeza de lista y figurar sabiendo que casi todos quedarán fuera del Parlamento andaluz, sin sueldo, sin oficio, sin beneficio y fuera del chiringuito. ¡Pobres malandrines! Ahora están de pelea en pelea, veremos cómo lo resuelven, incluido el nombre de «Por Andalucía» que ya estaba registrado. ¡Lo que se habrán tronchado los liberados como «Kichi», alcalde Cádiz, y su barragana que no volvió al instituto desde que aprobó o la aprobaron las oposiciones de secundaria!

Muchas semanas discutiendo, pero no era más que tiempo inservible. La izquierda nunca se une, salvo para cobrar y dañar los intereses y el progreso de la unidad de España. Llevan el odio a flor de piel, la venganza entre los dientes y la hipocresía entre las piernas. Para presentar cuatro documentos no han sido capaces de ponerse de acuerdo. ¿Y qué piensan que ha pasado? Pues que la Junta Electoral de Andalucía no ha aceptado la solicitud de constitución de la coalición. Ahora esas cuatro organizaciones, además de Podemos y Alianza Verde, tendrán que acordar cómo repartirse el dinero. Puede haber «más palos que en Pedrajas».

En su día, Podemos echó un cable a IU para que no desapareciera. Piensen que Izquierda Unida debía nueve millones a Hacienda y no tenía cómo pagar. Entre ellos se pagan así los favores: ahora resulta que no hay acuerdo entre Podemos e IU sobre quién tenía que ser el cabeza de cartel a la Junta de Andalucía. Unos por otros, la casa sin barrer. Cada cual apostaba por quien creía caballo ganador, más bien perdedor en todo caso. Podemos y Alianza Verde se quedan fuera. Y cuando todo eran problemas en la izquierda perdedora y avasalladora aparece Pablo Iglesias queriendo pactar con Yolanda Díaz y su SUMAR, incluso recuerda que la «Varufakis» gallega está donde está gracias a él y a los favores que le debe. No ha empezado la campaña y ya se insultan en la Universidad de Otoño que organiza la fraudulenta y cavernaria extrema izquierda.

Me da la impresión de que Yolanda Díaz nunca será capaz de aglutinar a la izquierda comunista y a la ultraizquierda, además de esa izquierda rastrera que busca mamandurria, aunque tenga que aliarse con Pedro Botero. En la izquierda sobran insultos, peleas, cuotas baratas, sillones, nombres, cargos y demás baratilla. Quienes carecen de sueldo y trabajo en esa mafiosa izquierda no pierden el tiempo y viven preocupados de esa noche de «cuchillos largos» que les abra camino para su provecho, antojo e interés.

Ahora vendrá Yolanda hablando de unidad, ilusión y esperanza, pero solo son engaños y tapaderas para ocultar el bochorno y la incapacidad. No olvidemos que es conocida como «falsificadora»: llegó al ministerio con tres másteres en su currículum que nunca había hecho; es decir, falsificó el currículum. Por cierto, me gustaría ver las calificaciones del último año de carrera. Ahí lo dejo, de momento.

  

Yolanda Díaz no tiene más recorrido. Su posible alianza, coalición o «entente cordial» la han destrozado sus presuntas coaligadas. Ada Coláu implicada en mil y una chapuzas municipales; Mónica García, sin cauce ni ideas ni perspectivas políticas, además de implicada en la apropiación indebida de 13.000€ procedentes de la Asamblea madrileña y en la presunta falsificación de actas de Más País; la «morita» melillense, desaparecida en combate y Mónica Oltra, encausada y más cerca de prisión que de la política honrada.

Ese «frente amplio» del que hablaba Yolanda Díaz no es más que un fracaso a fuego lento y las cuatro «verduleras» iniciales están en desbandada. A la «Varufakis» gallega ya solo le quedan sus dos sindicatos de botafumeiro, sin olvidar los palos diarios que le propina el antiguo marqués de Galapagar, a quien Díaz Ayuso puso en órbita y obligó a abandonar la política para la que demostró que era inservible, vago, vengativo, fraudulento y despreocupado.

Milagro será si, entre los cuatro coaligados que quedan, no se reparten el dinero que debían repartir entre seis. La casa de los líos ya está habitada. No faltarán los duelos al sol. ¿Apostamos, amigos? Tiempo al tiempo.

Y mientras la izquierda comunista se zurra la badana, el exmarqués de Galapagar anda buscando quién le regale plaza en una universidad para destrozar mentes juveniles. Por suerte, existe una alianza universitaria para que tal «paquete» no encuentre cobijo en ninguna. El tiempo se lo demostrará.

 

Advertisement
Deje aquí su propio comentario
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Opinión

Sólo sí es sí. Por Luis Losada

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Decenas de delincuentes sexuales rebajan sus penas o salen a la calle gracias a un gobierno supuestamente feminista.

La muy feminista Irene Montero llegó al ministerio de Igualdad con un objetivo supuesto: combatir el abuso sexual y proteger a las mujeres. Por eso lanzó la llamada ley “sólo sí es sí”. Es decir, si la mujer dice no es que no; todo lo demás es abuso.

La inseguridad jurídica introducida en el ámbito de la intimidad está servida. Porque es imposible probar el consenso. Por eso la ley prevé que baste con el testimonio e la mujer para criminalizar al varón. ¡Toma igualdad!

Pero resulta que hay algo todavía peor: la ley es tal chapuza legislativa que permite que los depredadores sexuales logren rebajas en sus penas o incluso librarse de la privación de libertad. De momento son ya 13 los violadores beneficiados por la ley Montero-Sánchez. Pero hay una verdadera avalancha de violadores que ya han presentado sus recursos para beneficiarse de la nueva legislación.

Irene Montero y su secretaria de Igualdad, Rodriguez Pam -la de la “diarrea legislativa”- no reconocen error alguno. La culpa ni siquiera es del chá-chá-chá sino de los jueces fachas que aplican mal su beatifica legislación.

Los jueces, como es lógico, están que echan las muelas. Hasta los izquierdistas de Jueces para la Democracia piden su rectificación. Y el CGPJ ha tenido que emitir una nota de condena del obus ejecutivo contra el judicial. 

Dicen que Montero anda ahora desquiciada buscando responsables. El enemigo está en casa. Hasta 22 informes alertaron de lo que lamentablemente está ocurriendo. Pero la prepotencia y la arrogancia hicieron que no fueron escuchados. Tampoco escuchó el ministerio de Justicia, coautor de la ley. Ni el Consejo de Ministros que colegiadamente aprobo el texto. Ni los diputados del PSOE y Ciudadanos que votaron a favor en el Congreso. Ni los cuatro diputados del PP que también avalaron la ‘diarrea’ podemita. A saber: Beatriz Álvarez Fanjul, Joaquín María García Díez, Antonio González Terol y Ricardo Tarno Blanco.

Algunos iletrados del PSOE como Patxi López proponen corregir endureciendo las penas retroactivamente. Una inconstitucionalidad que revela además de una profunda ignorancia jurídica, una preocupante pulsión totalitaria.

El presidente Pedro Sánchez y el ministro del Interior Grande Marlaska prefieren confiar en que sea el Supremo quien solvente la cuestión. El problema es que el Supremo no puede legislar. El ahujero es tan grande que no puede ser tapado con jurisprudencia. De hecho las sentencias que están rebajando las penas están siendo dictadas por jueces ‘progresistas’ y expertos en violencia de género.

Podrá corregirse la ‘diarrea’. Pero ni será inmediata ni corregirá el daño. Porque sólo se podrá aplicar desde que entre en vigor en adelante. Los actuales violadores quedarán rebajados en sus penas gracias a la muy feminista ninistra Irene Montero. Paradojas posibles gracias a la ignorancia, la soberbia y la prepotencia ideológica.

Continue Reading

Opinión

De inservibles «todólogos» a impresentables «mamertos». Por Jesús Salamanca Alonso

Jesús Salamanca Alonso

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El fraude llega hasta «vender» a la Guardia Civil de Tráfico navarra a los herederos de la banda etarra y poder aprobar el presupuesto más antisocial de los últimos veinte años.

Antes de que la extrema izquierda comunista hiciera la afirmación sobre la falta de preparación de los jueces debería aprender a lavarse la boca con agua fuerte o simplemente con legía. ¡Qué atrevida es la ignorancia y qué vulgar el atrevimiento por desconocimiento! ¡Cuánta maldad y odio acumula esta mafia destructiva de ese sector de la izquierda indocumentado! ¡Cuántas inutilidad hemos descubiertos entre los mamertos y mamertas aún en el Gobierno!

Si ellos dicen lo que dicen, cuanto dicen y cómo lo dicen se lo deben a quienes conformaron la transición y lucharon por las libertades para que todos pudiéramos convivir en paz y en concordia, pero la llegada de los «todólogos» machistas de la siniestra desparramada y acomplejada ha llevado a que, incluso en el Congreso de los «Leones» esté el nivel político por los suelos y con una perspectiva negra para el futuro. Y no me digan que el socialismo y el comunismo lucharon por la libertad porque la realidad lo desmiente; lucharon por sus intereses, sin más.

¿Entienden ahora por qué no nos cansaremos de hablar de degenerados sin formación? Echen un vistazo a los asesores que acorralan y vaguean a esta gente de Unidas Podemos en los diversos ministerios que les han adjudicado por necesidad y por el ansia enfermizo de quien aspira a seguir en Moncloa a toda costa, no perder el Falcon y seguir sentado en la mentira y el fraude. Un fraude que llega hasta «vender» a la Guardia Civil de Tráfico navarra a los herederos de la banda asesina etarra para poder sacar adelante el presupuesto más antisocial de los últimos veinte años. Ya pueden vender como quieran el código penal, pero serán golpistas mientras vivan y la ciudadanía apuntará con el dedo a esa caterva de «cabestros» que intentaron seccionar el Estado de derecho y traicionar a los españoles.

Y si piensa el tal Puigdemont que se va a ir de rositas es que no sabe con quién se gasta los cuartos. Si ahora Sánchez no puede salir a la puerta de la calle porque es silbado, insultado y despreciado es porque su Gobierno –más bien inútil desgobierno– no es el Gobierno de la gente. Las medidas que ha adoptado contra el Estado, las tropelías cometidas tras negarlas y los pactos llevados a cabo con herederos del socialismo asesino de ETA, independentistas reaccionarios cubiertos de odio y amparados en la violencia, golpistas blanqueados por exigencias del guion y por el habitual mercadeo del mentiroso presidente, son razones más que suficientes para alejarlo del camino recto de la convivencia entre comunidades autónomas.

Nunca en España hubo tanto desequilibrio entre comunidades. Nunca en España el desfase fue tan grande como ahora. Nunca se trató con tanta saña a las comunidades no afines al mafioso gobierno del felón. Nunca la negativa de ayudas europeas hizo tanto daño a las empresas y nunca el ocultamiento de proyectos fue tan ruin. Mejor quédense en esos pocos temas porque tendremos que entrar en otros más peliagudos como «los muertos de Marlasca en la valla de Melilla», la liberación de violadores y agresores sexuales por culpa de la indocumentada e iletrada Montero, pero con la aquiescencia del Consejo de ministros, varios ministerios y otros órganos identificados, pero inservibles. También a la insensatez y ridiculez del sistema educativo actual le tocará lo suyo. Y no se olviden del dañino Garzón, que ahora calla desde que sabe que va a ser el primero en salir, aunque el voceador Bolaños estudia hacer salir juntos a Irene y a Garzón, por aquello de que se pueda mostrar lo más inservible del Consejo de ministros, lo más desequilibrado y lo más insensato.

No me cansaré de repetir que ya le gustaría a esta gente de la siniestra comunista tener la preparación que tienen las nuevas hornadas de aspirantes a la Judicatura. Si pretenden comparar las pruebas de acceso a esa con su falta de preparación personal y política, eso quiere decir que no saben nada de nada y no se han enterado o no lo han intentado. ¿Se sienten en la izquierda comunista más preparados por los cursos de chiringuito que ellos mismos organizan? ¡Cuánta ignorancia circula hoy por los ministerios de la izquierda atrabiliaria de los mamertos comunista, hasta el punto de pretender que el delito por matar un loro, un periquito o una rana sea superior a otros que ya existen en el actual código! ¡Cuánto bien hubiera hecho Belarra si se hubiera marchado cuando comenzó la guerra de Ucrania! Y si se hubiera marchado a echar una mano a Kiev, pues mejor. 

Mientras jueces y juezas (éstas ya son mayoría como lo son las mujeres fiscales) tienen un plan de formación permanente y no dejan de formarse a lo largo de su vida profesional, estos muchachos del sector mamerto del Gobierno y sus asesores –condenados en muchos casos e inservibles para el trabajo serio y riguroso– no pasan de los «chochocursos» y de las universidades que ellos mismos se montan para disfrute del ocio y el tiempo libre. A esa gente no se la echa ni con agua caliente porque nunca imaginaron llegar donde han llegado. La mayoría ni siquiera había trabajo en empresas y su pérdida de tiempo actual es su primer trabajo.

Veremos los lloros y lamentos de «Ireno» y Garzón cuando salgan por la puerta de sus respectivos ministerios. Son un lastre desde hace tiempo y una rémora para el Gobierno: lo mismo que el PSOE lleva perdidos casi treinta y cinco diputados, según las encuestas, excepto la fraudulenta del CIS que nunca acierta, la formación bolivariana y comunista también ha perdido algo más de la mitad de los que tiene hoy y si Irene Montero encabeza la lista de las generales será la defunción “ipso facto” de la formación mamerta. No dan más de sí, pero es que no han estado reparados para dar de sí jamás.

Y no piensen que solo la formación comunista organiza cursos pijos, inservibles y forrados de dinero público. Echen un vistazo al curso organizado por el ayuntamiento socialista de Soria y díganme si no entra en la categoría de «formación dañina» de la izquierda. Toda una vergüenza propia de una concejala descerebrada. ¿Y saben en qué consiste? ¡En aprender a pintarse el «chocho»! como la misma monitora expone y el cartel anunciaba. Miedo me dan ese tipo de salvajadas cuando no saben comedir lo que hacen, ni fijar objetivos adaptados a los contenidos y al modelo de evaluación. Hacen leyes de burros para asnos y destinados a pollinos.

Con su «ley de burros» han demostrado que son la viva imagen del maestro Ciruela, que no tenía estudios y montó escuela. Con su propaganda machista y su afán por ver a los violadores en la calle también demuestran que se creen «todólogos», como dijimos en otra ocasión.

El colmo de tanta mediocridad legislativa sería la rebaja de penas en dos años de forma generalizada, ver en la calle y pidiendo indemnizaciones al «Chicle», al exmarido de Mónica Oltra, al violador del ascensor o a algún miembro de la manada, por poner casos conocidos.

Llegados hasta ahí, la obra de Irene Montero habría alcanzado su clímax y la «burrita» se habría comido toda su alfalfa. ¿Acabará «sola y borracha»? no lo duden.

Continue Reading

Opinión

Con la ley a favor de los violadores «somos pioneros». Por Jesús Salamanca Alonso

Jesús Salamanca Alonso

Published

on

¡Comparte esta publicación!

La actitud torpe y patosa del presidente ha quedado patente en su presunción ante mujeres socialistas. Para él, con esta ley «tan avanzada» «somos pioneros».

En este momento hay motivos más que suficientes para salir a la calle y tomarla con todas las consecuencias (esa que han perdido los sindicatos obreros y sectarios). No hay sector que no pida con contundencia y sobradas razones la dimisión de la iletrada y esperpéntica ministra, Irene Montero, por su nula contribución en defensa de las mujeres, su falsedad e hipocresía al tratar el denostado feminismo y por atentar contra el poder judicial, haciéndolo al más puro estilo del  «gorila rojo» venezolano. Hoy sigue el modelo del «Inmaduro Nicolás» junto a otros regímenes bolivarianos totalitarios.

Sírvanos como mal ejemplo de esa ley los catorce agresores sexuales que ya se han beneficiado por la ley de Montero, a pesar de las «mamonadas» infantiles del fiscal general y su duda permanente.  La Ley del «Sólo sí es sí» es un esperpento jurídico, con tintes de bodrio inmaduro y que está sirviendo y servirá para retroceder para la liberación de penas hasta que se reforme; una reforma que puede durar varios meses, tiempo en el que irán desfilando hacia la calle agresores, violadores y terroristas sexuales. Estaría por ver si también beneficia al exmarido de Mónica Oltra: otro degenerado al que han cubierto las espaldas desde su «chocolatina» en el Gobierno valenciano hasta una veintena de funcionarios «abrazafarolas» al más puro estilo de cuanto explicaba el insigne periodista deportivo, José María García.

¿Van a aplaudir con las orejas en el chapucero ministerio de Igual-Da las liberaciones que ya conocen? ¿Pagará Podemos de su Caja las decenas o centenares de indemnizaciones que reclamarán los condenados, hoy libres de polvo y paja? ¿Sabrá responder la extrema siniestra de la alarma social que generará la puesta en libertad de violadores o la rebaja de pena? El atrabiliario mantra de la ultraizquierda comunista seguirá culpando a los jueces. Al tiempo. Pero ya se les ha visto la orejita roja y degenerada, hasta el punto de que la lideresa de la formación perroflauta plantea penas de hasta 4 y cinco años por matar «animales silvestres»; es decir, más que el mínimo por agresión sexual. La «niña del exorcista» parece estar desnortada, también.

¿Entienden ahora por qué no nos cansaremos de hablar de degenerados sin formación? ¡Ya le gustaría a esta gente tener la preparación que tienen las nuevas hornadas de aspirantes a la Judicatura! Mientras jueces y juezas (éstas ya son mayoría como lo son las mujeres fiscales) no dejan de formarse a lo largo de toda su vida profesional, estos muchachos del sector comunista del Gobierno y sus adláteres no pasan de los «chochocursos» y de las universidades de Otoño. Echen un vistazo al curso organizado por el ayuntamiento socialista de Soria y díganme si no entra en la categoría de «chochocursos» de la izquierda. Toda una vergüenza descerebrada.

Eso de considerar la muerte de una cacatúa, como algo más grave que una agresión sexual a una mujer, me parece de recochineo, de primero de estupidez y de preparatorio de los citados cursos. Con su «ley de burros» han demostrado que son la viva imagen del maestro Ciruela, que no tenía estudios y montó escuela. Con su propaganda machista y su afán por ver a los violadores libres también demuestran que se creen «todólogos».

Ya puede montar Feijóo, o quien suceda a Sánchez, un bien asesorado gabinete de derogaciones porque, una vez fuera del Gobierno los chicos «Frankenstein», es mucho el trabajo por hacer, empezando por una auditoria en toda regla y siguiendo por la derogación de sandeces que han adquirido la categoría de norma. Puedo prometer y prometo, remedando al siempre recordado Adolfo Suárez, que entre varios miembros y «miembras» del Gobierno hay abundante prevaricación. A ver cómo definen ésta el jueves. Al tiempo.

Por mucha reforma que se haga de la ley, quienes ya se han beneficiado de la rebaja de pena no se lo quita ni Santa Rita. El principio de retroactividad favorable ya ha hecho mucho daño y va a seguir haciéndolo. Al acabar el día de hoy pueden ser más de ciento cincuenta las solicitudes de rebaja de pena; solo falta que las feministas vocingleras inviten a una recepción oficial a los violadores que se vean liberados y recortados en pena y sanción. No hay duda de que el daño ya es irreparable. ¿Qué interés pueden tener las podemitas en que se libere a violadores, agresores y terroristas sexuales? Será que no se fijan en ellas las personas de a pie y no afectadas por violencia; sabido es que la violencia no tiene género: éste es para la gramática, el sexo es para las personas.

La ignorancia de Montero ha salido a relucir una vez más. Pero hubo otros responsables, no sé si por querer ser incendiarios o por pretender ridiculizar el analfabetismo legislador de la ministra y su delirante tropa. Recuerden que el Consejo de ministros tuvo el anteproyecto para su estudio, lo mismo que el mentiroso presidente y diversos ministerios. ¿Son unos vagos y dieron el visto bueno por dejadez? ¿Son unos insensatos y pasan de trabajar con rigor? ¿Son unos delincuentes prevaricadores que ahora intentan ocultar la verdad?¡Juzguen ustedes, caramba! Ahora lo niegan y el cobarde presidente se esconde, pero fueron advertidos de la tropelía desde todas las esferas imaginables, incluso la periodística.

¿Se imaginan a la «derechita cobarde» en el Gobierno con un caso como éste entre sus chapuzas? El incendio de las calles sería un hecho constatable y la algarabía el pan nuestro de cada día. ¿Y por qué no hacerlo ahora contra la ruin extrema izquierda comunista? ¿Qué hacen VOX, el PP y Ciudadanos? Solo piar y piar, y así «se les va la fuerza meando», como decía Paco Umbral.

Por mucho que se metan con los jueces, estos solo juzgan con la ley en la mano. Esa la elabora el legislativo; si la ley es mala, el juez juzga sobre ese contenido, como el bodrio degenerado existente. Cuando la ley es un disparate, la sentencia puede ser disparatada. Lo peor de todo es que se ven obligados a aplicarla para no caer en prevaricación. Por cierto, en Podemos alardean del espíritu de la ley. Nadie les ha explicado que la ley no tiene espíritu, ese es del legislador. Es de primero de sentido común.

Sea como fuere, a los agresores sexuales les ha tocado anticipadamente la lotería de Navidad. La actitud torpe y patosa del presidente Sánchez ha quedado patente en su presunción ante mujeres socialistas. Para él, con esta ley «tan avanzada» en España «somos pioneros».

Continue Reading

Opinión

Devotio Ibérica en el 20N. Por Eduardo García Serrano

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

No somos nada. Bueno, sí. Somos irrelevantes, que más que una forma de ser es una manera de estar. De estar en la nada. Con cada año que pasa, y ya son muchos, muchísimos, demasiados, conmemoro el 20N con más añoranza y con menos esperanza. Añoranza sin ñoñerías devenida estéril, pragmática y realista melancolía, y desesperanza sin dolor y sin hiel, también sin lágrimas y sin duelo, sólo con risa, con la carcajada patibularia del que está en capilla esperando la rúbrica democrática del definitivo Delenda est Hispania.

Vacío lleno de certezas, cosechadas todas ellas en la evocación de lo que fuimos y en la contemplación de lo que somos. Decía Kierkegaard que “la vida sólo se puede entender hacia atrás, pero hay que vivirla hacia adelante”. Es cierto. Tan cierto como que, si destruimos lo que fuimos y escupimos sobre los hombres que construyeron nuestra heredad, la que nos explica individual y colectivamente y sin la cual, hoy, simplemente no seríamos, la vida hacia adelante se convierte en un laberinto esquizofrénico, en un mercadillo de quincalla y bisuteria y en un foro de buhoneros en el que todo es mentira, todo carece de raíces y el adanismo infantiloide de los renegados, de los falsarios y de los ignorantes manufacturados en las factorías de las consignas fabricadas con palabras hueras, que en su oquedad redoblan como tambores, son los que lideran el delirio del presente y el espejismo del futuro.

La derrota se cierne sobre nosotros y nos muestra la calidad de las ausencias que evocamos y conmemoramos cada 20N. Titánicas, gigantescas, colosales ausencias a las que todos se lo debemos todo, incluidos los que los desprecian, los que los ignoran y los que los ningunean. También ellos, del Rey al último mequetrefe parlamentario, se lo deben todo. Ya no somos los que hacían fiesta en las fauces de la muerte. Hoy sólo hacemos macrobotellón en las mandíbulas de la decadencia. Desde la soledad de mi irrelevancia y desde la nada en la que me disuelvo, sólo puedo ofrecer mi Devotio Ibérica a esas dos colosales ausencias: ¡José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, Presentes!      

Continue Reading

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2022 all rights reserved alertanacional.es

es Spanish
X
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x