Connect with us

Opinión

«Enrique de Santiago, un tipo muy peligroso» por Juan Manuel Jiménez Muñoz

Published

on

 

Hace ya más de un mes (desde que los Hijos de la Gran Putin invadieron su país) que Zelenski, el primer ministro de Ucrania, ilegalizó varios partidos políticos pro-rusos. Es natural. Es lógico. Es de primer curso de Sentido Común. En cualquier guerra de invasión, sólo un estúpido dejaría actuar libremente en la retaguardia a partidos políticos traidores a la Patria, socavadores de la moral y amigos de los extranjeros. Y sólo un necio permitiría que los voceros oficiales de Putin en Ucrania dieran apoyo al déspota ruso mientras el tirano bombardea hospitales, viola mujeres, asesina niños, destruye edificios, saquea las industrias, amaga con ataques nucleares y ametralla a viejecitos desarmados en las tristísimas colas del pan.

Sólo en España somos así de imbéciles: tenemos golpistas legalizados, quintacolumnistas amnistiados y separatistas engordados con el erario público; y tenemos exterroristas votando en el Parlamento los presupuestos generales del Gobierno. Misterios de la vida. Complejos atrasados de cuarenta años de dictadura. Porque en democracias tan sólidas como Alemania o Portugal no ocurren tales disparates. Pero bueno: vayamos al grano.

Ayer, Izquierda Hundida, Unidas Podridas, la CUP y otras bandas asociadas, condenaron enérgicamente a Zelenski por esa imperdonable falta democrática de haber ilegalizado en Ucrania a los partidos políticos pro-rusos: entre ellos al Partido Comunista, afín a Putin desde hace décadas y ferviente defensor del expansionismo ruso en Europa, en especial por los territorios de la extinta U.R.S.S. (o sea, también por Ucrania).

La vergüenza nacional que sostiene al actual Gobierno de España, estos analfabetos de la “diplomacia de precisión”, estos paniaguados de coche oficial y chalet en las afueras, estos putinianos tan cabreados por la lógica decisión de Zelenski de ilegalizar a los traidores, ya han expresado en multitud de ocasiones su paradójico deseo de ilegalizar a VOX aquí en España. Nada de extrañar en eso, ya que el marxismo-leninismo, como marca indeleble de la casa, allá donde gobierna o ha gobernado, usando tanques para ello si hace falta, siempre ilegaliza a todos los partidos políticos menos al suyo: son los actuales casos de Nicaragua, Corea del Norte, Cuba y China; y en su día, fueron los casos de Camboya, la U.R.S.S., Alemania Oriental, Rumanía, Vietnam, Albania, Polonia, Hungría o Checoslovaquia.

En estos momentos, el español más combativo contra Zelenski se llama Enrique Santiago, conocidísimo en su casa y secretario general del Partido Comunista de España (que es quien manda en Izquierda Hundida; la cual, a su vez, es quien manda en Unidas Podridas). Este oscuro personaje y sus oscuras fechorías, pasan demasiado desapercibidas para mi gusto.

En primer lugar, además de oscuro secretario general del oscuro Partido Comunista de España (máxima autoridad del Partido), forma parte también del Gobierno como oscuro Secretario de Estado del oscuro Ministerio para la oscura Agenda 2030. En otras palabras: es el oscuro segundo de la oscura Ione Belarra, y si puede te la agarra: te toca los huevos, quiero decir.

El tal Enrique Santiago, junto con los habituales catedráticos de la CUP y otras bandas asociales asociadas, ha votado en contra de declarar crímenes contra la humanidad los asesinatos de la población civil ucraniana a manos de Rusia. Y es que este hombre, el Enrique, oye la palabra “Rusia” y se le hace el culo agua.

Por cierto: Enrique Santiago es muy partidario de que el juez Garzón, o los jueces argentinos, abran juicios por crímenes de guerra contra el general Franco, el general Viriato y el General Óptica. Cosas de siglos atrás, que corren muchísima prisa. Lo de Ucrania puede esperar.

Enrique Santiago, además, es un ferviente defensor del “no a la guerra”. Esto es: de no enviar armas a Ucrania, para ver si así los rusos hacen un rápido paseíllo militar por el país sin molestar a los civiles. Alma buena es este Enrique Santiago, partidario de que Ucrania no resista. Eso sí: le brillan los ojillos de emoción cuando le cuenta a sus nietos la resistencia numantina del Madrid de 1936 contra el fascismo, del Madrid miliciano del “no pasarán”, del Madrid comunista de “La Pasionaria” pidiendo urgentemente voluntarios internacionales como carne de cañón. Mala memoria tenemos. Y muy mala leche.

Este Enrique Santiago, además, siendo ya miembro del Gobierno, fue entrevistado largamente en un programa de televisión por dos periodistas bastante cachondos. La entrevista dura poco más de treinta minutos, y sigue colgada en YouTube. No deberías perdértela, amigo lector: retrata al personaje.

En un momento dado, le pregunta un periodista a Enrique Santiago:

–En 1917, los bolcheviques de Rusia atacaron el Palacio de Invierno e hicieron prisioneros al Zar y a toda su familia (al Zar, a la Zarina, a un hijo de corta edad y a cuatro hijas adolescentes). ¿Te ves a ti mismo asaltando con armas el Palacio de Invierno de Rusia?

–Por supuesto que sí –responde Enrique Santiago–. Aquél fue uno de los momentos más maravillosos de la revolución comunista, y yo soy comunista.

–Ya –insiste el reportero –. Pero, ¿y ahora, en 2020? ¿Te ves entrando en el Palacio Real de Madrid con una pistola para detener al rey de España y a su familia?

–(Risas de Enrique Santiago). Ja, ja, ja, ja… Hombre, yo sí me veo. Si las circunstancias históricas fuesen parecidas a las de la Rusia de entonces, en medio de una revolución, yo entraría en el Palacio Real de Madrid.

–(Risas de los dos entrevistadores). Ja, ja, ja, ja… Pero vamos a ver, Enrique. Una vez dentro del Palacio Real… ¿harías uso del arma contra la Familia Real?

–(Enrique Santiago deja de reír, y habla tras pensar unos segundos la respuesta). Hombre, eso ya dependería de cómo se pusieran las cosas, de si hay resistencia de los Reyes y cosas así.

En fin, lector. Ya conoces al heroico Enrique Santiago, aspirante a regicida. Éste es el tipo que tenemos de secretario general de los comunistas españoles. Éste es el altísimo cargo del Gobierno que cobra un pastón del erario público. Éste es el trepa que llegó a Secretario de Estado tras jurar o prometer lealtad al Rey y a la Constitución Española. No sé cómo no se le cayó la mano. Éste es el tipo que no quiere catalogar como crímenes de guerra los asesinatos de Putin en Ucrania. Éste es el tipo que no quiere que le enviemos armas a Ucrania para que Ucrania pueda defenderse. Éste es el tipo que dice que la OTAN es tan culpable como Rusia de la agresión a Ucrania. Éste es el tipo que dice que Rusia también tiene sus razones. Éste es el tipo que apoya la ininteligible e iletrada propuesta de Podemos de una “diplomacia de precisión”. Y este es el tipo que quiere ilegalizar a VOX por encontrarlo fascista; y si de él dependiese, también ilegalizaría al PP, a Ciudadanos y a todo aquél que no sea independentista de pedigrí o marxista-leninista de lealtad comprobada.

En fin: éste es el tipo que se ha molestado muchísimo porque Zelenski, para defender a Ucrania de sus traidores internos, ha ilegalizado al Partido Comunista Ucraniano mientras estén en guerra con Rusia.

No sé a vosotros, pero a mí me encanta Zelenski.

 

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.

Médico y escritor malagueño.

Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El «fantasma» de la Complutense. Por Jesús Salamanca Alonso

Published

on

Al expresidente podemita no le tragan sus alumnos, ni siquiera los más mamertos, además de que ya no le consideran líder de nada, aunque sí culpable de muchas calamidades e indecencias.

Empieza a ser vergonzoso ver al exvicepresidente del Gobierno «trabajando» en la Complutense. Y lo es porque un personaje así no puede dar buena imagen a la principal universidad pública de Madrid. En el buen sentido de la palabra es un monstruo tal universidad con sus casi 6.000 profesionales docentes. Su lema es de sobra conocido en el mundillo universitario: «Libertas Perfundet Omnia Luce» que en román paladino viene a decir que «La libertad ilumina todas las cosas». Y aquí es donde no me cuadra que el machito alfa «trabaje» bajo ese digno e ínclito paraguas centenario que es la Universidad Complutense.

Tampoco me cuadraría la estancia del ya fracasado exvicepresidente bajo el paraguas de la frase bíblica de San Mateo, y que tanto repetía don Miguel de Unamuno: «Ubi est thesaurus tuus ibi est cor tuum» (donde está tu tesoro allí está tu corazón). Puedo dar fe de que en ninguna máxima donde la libertad sea el centro podría incluir al revolucionario de Tío Vivo y frecuentador de Herriko Tabernas. Tal vez en el único paraguas que podría estar es en el que dice eso de que donde hay pus, hay que drenarlo; máxima médica que predicaban los galenos latinos con el conocido «Ubi pus, ibi evacua». No obstante, el compañero de al lado me recuerda que falta la frase clave o paraguas que mejor le cuadra al ‘fantasma’ de la Complutense: «Donde está la porquería, allí están las moscas».

Dice un término jurídico, incluido en «El ABC del Derecho: Latín Jurídico», del autor David Efraín, si no me falla la memoria, que «donde las palabras no son ambiguas, no hay lugar para interpretaciones». Sin duda, la sentencia es irrefutable. Solo en la ambigüedad, la deficiente redacción y la torpeza dan lugar a situaciones rocambolescas como la cutre y chapucera ley del «Solo sí es sí».  

¡Santo Cielo a dónde me he ido para decir que Pablo Iglesias, el «fantasma» de la Complutense, se ha quedado sin alumnado en clase, por ser personaje envanecido y presuntuoso, tal como refiere el DRAE en su quinta acepción! Ha recogido el desprecio que ha extendido, el odio que ha aventado, las mentiras de las que no ha dudado y la vagancia que ya se le reconoce. ¿Y su gestión? Pues, cero patatero. ¿Y su programa político? Pues, para la basura y en desuso, como así demostró Díaz Ayuso.   

Sus barbaridades no se atreve a cometerlas con mujeres de verdad. Tan solo lo hace con mujeres de su cuerda comunista que no pasan de ser «mujeres de medio mandil» y colgantes pezones a lo Belarra, como decía Umbral de las mujeres que nada hacían por mejorar la vida de los demás y sí la suya propia; es decir, el equivalente al falso feminismo actual de chiringuito y batucada. Al expresidente podemita no le tragan sus alumnos, ni siquiera los más mamertos, además de que ya no le consideran líder de nada, aunque sí culpable de muchas calamidades e indecencias. Si fuera profesor de secundaria, ya le habrían suprimido la plaza hace tiempo. ¿Y vamos a seguir pagando con dinero público a un degenerado como éste? ¿No me digan que no es triste e injusto?

Me duele escuchar que «ha retomado su labor de profesor». ¡Qué manera de desprestigiar el concepto de profesor! Un mal profesor nunca será un buen maestro, ni podrá ser calificado así por su alumnado. También es verdad que un personaje como éste hace menos daño en una universidad que en cualquier otro tipo de centro educativo. El alumnado le ha tomado la matrícula en la siniestra Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM y saldrán corriendo. Huirán de su cutre machismo y de su putrefacto sectarismo.

Echen un vistazo por la normativa educativa de las CC.AA., donde la competencia educativa es de ellas, y comprobarán que un aula para cinco alumnos no se autoriza en infantil, aunque excepcionalmente se ha hecho en la zona rural por dar imagen de creer en la repoblación, pero eso no es rentable económicamente. En educación primaria solo hay excepciones, también en el mundo rural. En los IES no se autoriza ni de coña; es más, se han suprimido aulas con el doble de alumnado. En las clases del que fuera «marqués de Galapagar», el machista rotativo, se han matriculado 14 alumnos, acuden cinco y acabarán como el Rosario de la Aurora.  

La crónica de su primera clase ha sido para correrle a gorrazos o darle bofetadas en el pico de la boina. Sigue con su vejatorio comunismo maltratando las mentes adolescentes. No deja de ser un «asaltacunas» de ideología barata, mamerta y catastrofista. Solo con decir que ha llegado a vicepresidente del Gobierno en retirada… Hoy no voy a entrar en toda la porquería que ha llevado al Gobierno y la que allí permanece tras su sospechosa huida y en su salida a patadas de la política,  gracias a la ínclita Isabel Natividad Díaz Ayuso.

Cuando Díaz Ayuso lo expulsó de la política, a miles llovieron los memes. Muchos no teníamos dudas de que acabaría arrastrando el culo por el zarzal de la universidad, donde fue rechazado en todas ellas a las que optó y donde le dieron una lección tras otra. La gente que alberga odio, no merece el pan que come y menos aún estar al frente de la educación de los jóvenes. ¿Qué valores puede aportar e infundir un personajillo como el «fantasma» de la Complutense a la juventud? ¿Comunismo baratero, retrogrado, sectario y absurdo?

Confío en que no pretenda reverdecer el refresco en los aseos con estudiantes jovencitas y junto a su amigo del alma, a quien debe su plaza ocasional de la universidad. Ya no es el macho alfa con el que rotan títeres de la izquierda. Hasta el héroe del momento, «Rabocop69», le ha dado una lección de ligoteo, encariñamiento sexual antisistema, rotación feminista de perfil independentista y acendrada españolidad en vena. «Rabocop69» no ha dejado de poner banderillas negras al sector antisistema, ni de entrar a matar a cuerpo tatuado y cresta levantada. Y todo ello con el reconocimiento y la explícita satisfacción de las antisistema tras el mutuo consentimiento, algo que parece no interesarle a la izquierda dado su demostrado apoyo a violadores y agresores sexuales, como tampoco interesa al radical feminismo de chiringuito batucado.

La sociedad le reconoce a «Rabocop69» su desinteresado trabajo por la patria y su mérito de profunda españolidad. No faltarán ahora los que reclamen para “Dani” la Medalla de Sufrimientos por la Patria, creada por Fernando VII, o el Toisón de Oro.

Personalmente, le otorgaría la Laureada de San Fernando por sus sacrificios en la reeducación nacional, la necesaria españolidad, la introducción de valores, el desinteresado rejoneo con garrocha y el restablecimiento del equilibrio españolista dentro de la perversión del mundo antisistema.

Continue Reading

Opinión

Mujeres desprotegidas, «Dani Rabocop» y el ridículo senador. Por Jesús Salamanca Alonso

Published

on

La ministra Montero y Victoria Rosell no han dejado de decir estupideces a lo largo del fin de semana ante sus convencidos auditorios: es evidente que carecen de una reflexión sosegada y realista.

Para la ley de la irresponsable y mamerta, Irene Montero, con la complicidad del Consejo de ministros, el Ejecutivo ya contempla reformas tras haber beneficiado hasta la fecha a 1 de cada 10 agresores y violadores sexuales. Si tenemos en cuenta que en los «talegos» del régimen penitenciario español tenemos casi 4.200 reclusos con ese tipo de delitos, el cálculo definitivo es fácil de hallar, aunque estoy convencido de que la proporción va a aumentar considerablemente sin tardar.

A día de hoy las Audiencias Provinciales y otro tipo de tribunales ya han notificado 391 revisiones, que aumentarán considerablemente la semana próxima. A pesar de ello, la ministra Montero y Victoria Rosell no han dejado de decir estupideces a lo largo del fin de semana ante sus convencidos auditorios; es evidente que carecen de reflexión sosegada y realista: tan solo les interesa su inútil chiringuito, las prebendas, sobresueldos y su sectarismo ideológico. Solo en el año 2021 hubo un aumento del 34,6% de condenados por estos delitos respecto al año anterior.  Si bien la población reclusa descendió en 2021, fuentes de Instituciones Penitenciarias presentan unos datos con 46.053 presos al terminar el citado año: 42.741 son hombres y 3.312 son mujeres.

Con el aumento de ese tipo de condenas por delitos sexuales, en los centros penitenciarios españoles ya hay más de 4.200 penados. Los delitos sexuales incluyen, entre otros, las agresiones y abusos sexuales: hoy están unificados en un único delito dentro de la nueva Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, más conocida como ley del ‘solo sí es sí’, (…). No ha tenido incidencia en la cifra de condenas, pero sí ha generado mucha y agria polémica ya que por ella se recalculan a la baja algunas penas, incluso ha provocado decenas de excarcelaciones.

Por mucho que la «ministra de violadores», Irene Montero, y la todavía jueza, Victoria Rosell, nieguen la mayor, se van a arriesgar a ser el hazmerreír puntual de la población y la diana de memes, mofas, chistes y otras divertidas figuras que no les va agradar.  Tendrán que salir, como de costumbre, tanto el verdulero, Juan Carlos Monedero, como el innombrable macho alfa de Podemos.  

Recuerden cómo salió en TVE aquel 19 de marzo de 2020 incidiendo en hacerse cargo de las residencias de ancianos y comprometiendo y prometiendo 300 millones de euros para ellas, pero la negligencia y abandono acabó en resultado de muerte: eso sí, había que echar la culpa inmediatamente a presidentes de las CC.AA. ¿Acaso no se hizo eso con Ayuso, cuando — gracias a ella, a Felipe VI y a Amancio Ortega—se empezó a recibir material sanitario? ¡Qué hubiera sido de los “lagartos” y de los incompetentes mamertos que estaban en el Gobierno si no acude al rescate el mencionado «Séptimo de Caballería»!

No olviden que por entonces teníamos una analfabeta económica con cargo de ministra que no sabía explicar lo que era un ERTE, llegándolo a confundir, en algún momento, con un ERE; la misma a quien le pilló la artesa y se ha desmadrado en temas diversos dejando abandonadas a quinientas mil familias desprotegidas del escudo social, que tampoco sabía lo que era. Eso, precisamente eso, también es violencia económica e incluso institucional. Ha llegado a creerse la «Varufakis» griega, pero no ha demostrado nivel para ser ministra y mucho menos vicepresidenta segunda, claro que como le dijo un muchacho al juez Calatayud: «No me castigue mucho, señor juez, porque puedo llegar a ministro».

Y mientras seguimos arrastrando problemas de todo tipo en España, a los que el Gobierno no sabe dar solución, ni bajando al moro, se saca a la luz un elemento distorsionador para no hablar de los problemas reales del país. Ese elemento es la noticia de la tan demostrada españolidad exhibida por «Dani» (Rabocop_69) y su poderosa garrocha: el policía infiltrado en el zarrapastroso y sectario mundo independentista catalán y desde donde ahora le «condenan» las beneficiarias por haber puesto banderillas negras con la rojigualda en el reverso, torear en numerosas plazas y haber salido airoso de todas ellas. Eso sí, todo el «material usado» del independentismo ha reconocido que hubo consentimiento mutuo, pues de otro modo hubieran quedado como palurdas catalanas o niñatas de tres al cuarto. Lo que procede es que «Dani» descanse en ese lejana Embajada y siga con su vida de «banderillero» o simple policía.

Ya verán cómo desde el mundo «abertzale» exigen al ministro de Interior, Fernando Grande Marlasca, que envíe al mujerío proetarra e independentista vasco un infiltrado españolista con el mismo perfil que «Dani». Y puestos a ello, malo ha de ser que no se reclame también desde otras latitudes nacionales con la disculpa de que igualmente existen grupos con tintes independentistas: todo ello en aras de la igualdad tan manida y reconocida, pero tan poco practicada.

Y, ojo, dudo que desde Compromís se queden atrás: no hay más que recordar a aquel individuo, senador de la comunidad valenciana para más señas (y que responde como Carles Mulet) que pidió a la Mesa de la Cámara Alta, presidida por la actual ministra de Justicia, que requiriera al alcalde de Camporredondo (Valladolid) un informe puntual porque el nombre de la calle Calvo Sotelo incumplía la Ley de Memoria “Histérica”.

El resultado final es que quedó en ridículo y como «un pelele…sin más…un chupasangre», en palabras del alcalde de la localidad. Ni siquiera sabía a qué Calvo Sotelo debía acusar, si a José o a Leopoldo, ya que ninguno de ellos se encontraba entre quienes persigue la Ley de Memoria “Histérica”. Sépase que fue el socialista, Luis Cuenca Estevas, quien descerrajó dos tiros en la nuca al político don José Calvo Sotelo, a quien horas antes había augurado la mamerta, Dolores Ibárruri Gómez, que sería su última intervención en la tribuna de oradores.

Claro que, más ridículo y estupor sufrió la Mesa de la Cámara cuando el alcalde, Javier Izquierdo, dijo: «No quitaré el nombre de la calle. No sabe ni dónde está mi pueblo». Don Javier mostró otra elegante forma de «Rabocop» con la fortaleza que le otorga el bastón de mando municipal, añadido al hecho de que trabaja doce horas diarias en la agricultura, pero el trabajo y los sacrificios por su pueblo en el Ayuntamiento los hace «gratis et amore». ¡Ahí lo dejo, Mulet, por si quieres torear o aprender a trabajar…!

¿Cobra eso mismo el ecosocialista, Mulet, a pesar de hacer perder el tiempo a la Mesa de la Cámara Alta? ¿Habrá leído Carles Mulet el Libro Gordo de Petete? Ni siquiera se ha dignado en dimitir el ridículo Mulet. «¡Manda huevos!», que diría Trillo. Bien es verdad que, si lo hiciera el Conde de Romanones, no se cortaría un pelo y lo retrataría con aquel «¡Joder, qué tropa!». Eso sí, no le voy a decir la barbaridad graciosa que le hubiera dicho a la cara nuestro querido Francisco Umbral, porque quedaría el senador peor que Cagancho en Almagro y recogiendo almohadas por toda la plaza.

Solo un dato más: este «fantasma» de senador embrutecido fue quien pidió que acudiera al Senado Barbara Rey para hablar de Juan Carlos de Borbón, incluso llegó a tachar de franquista a Don Pelayo, el rey astur que inició la Reconquista y que murió en el siglo VIII. No sé si se puede ser más inculto, incauto, «alfalfabeto» y cateto, pero más «Pe-le-le» es imposible. En Castilla la Vieja es un masculino usual para calificar a personas que se dejan manipular por otras.

Y, ojo señorito senador desprestigiado, que ningún pueblo de la provincia, dice eso de «pe-le-le» con más arte y elegancia que Camporredondo y su alcalde. Posiblemente solo lo superen los vallisoletanos capitalinos como bien explicó, en su día, el decano de la prensa, El Norte de Castilla.

Continue Reading

Opinión

Júbilo de banqueros, cabreo de clientes. Por Jesús Salamanca Alonso

Published

on

Los banqueros han pasado a la euforia, en tanto que los clientes sufren el avinagramiento porque tras la pandemia ha caído considerablemente el servicio bancario.

A Pedro Guindaleras empiezan a no cuadrarle las cuentas, ni ver lógicas las explicaciones de los banqueros. Esos señores encorbatados o señoras presidentas con lustroso traje rojo le recuerdan a los agricultores de su pueblo: todos los años son malos y todas las cosechas se quedan cortas, aunque los datos digan que son extraordinarios y que representan las mejores cosechas del siglo. Pero lo que más descoloca a Juan Guindaleras, cliente de los bancos desde hace nueve lustros y natural de Villatempujo, es el desorbitado beneficio récord de la banca con la consiguiente pérdida de servicio al cliente.

Guindaleras comprueba que hace unos días esos mismos banqueros estaban cabreados, con cara avinagrada. En un suspiro han pasado a la euforia. Son ahora los clientes quienes sufren ese avinagramiento porque tras la pandemia ha caído considerablemente el servicio bancario: miles de oficinas rurales han cerrado, los despidos y prejubilaciones en bancos y cajas se han multiplicado por no se sabe cuánto… Además, a ello hay que añadir la permanente desatención a los mayores de 65 años, que se comprometieron a prestarlos especial atención, pero todo se ha quedado en palabras huecas.

«Si un banquero no saber labrar un majuelo, ¿por qué yo tengo que saber manejar un cajero y una aplicación informática donde se me amontonan los conceptos y las opciones»?, dice un meme muy extendido por las redes. Otro motivo para agriarse el cliente bancario es comprobar la nula remuneración del pasivo cuando el día a día nos deja ver que hay un claro alza del coste del activo. A ver si Pedro Guindaleras y demás vecinos de Villatempujo van a acabar dando la razón a la comunista, Ione Belarra, líder de “Hundidas Podemos” y presunta aspirante a Robin Hood con su Plan retrocomunista de batalla: «Ricos, alquileres y SMI»

Aquella campaña de «Soy mayor, pero no idiota» sirvió para que algunas entidades se lucieran y blanquearan la mala fama que ya arrastraban. Sea como fuere el caso es que las mejoras siguen ausentes y a los mayores los siguen tomando por tontos. ¿Alguien se ha parado a analizar la brutal caída de servicios de lo que era Bankia y lo que ahora es CaixaBank, incluido el cambio de las reglas a mitad de partido? Los clientes huyen como gato escaldado. Y solo pongo un ejemplo muy visible, pero que no se hagan ilusiones las demás entidades porque ellas también bailan están enfocads. «No es decente que Botín nade en billetes de 500 euros», dice Belarra, como «No es decente que Belarra diga estupideces sin argumentar sobre el fracaso del SMI, los ricos, el armamento a Ucrania y la libertad de mercado para los alquileres», digo yo.

Los grandes bancos llevan tres semanas dando palmas. Ven un negocio indescriptible, mientras a Juan Guindaleras le escurre el sudor de cada poro corporal. ¿Recuerdan el impuesto a la banca, con lo que Nadia Calviño cree haber descubierto el Mar de Mármara para dar satisfacción a los mamertos de Unidas Podemos? Pues eso es el chocolate del loro y apenas superará los 1.350 millones de euros. Y, por favor, que ningún cliente aplauda con las orejas porque las entidades ya han encontrado cómo transferir el coste al cliente.

Hay formas de chantaje bancario que los clientes vemos como ventajas a corto plazo, pero quedan en la categoría de tretas, engaños y al final frustraciones. Las entidades bancarias ya están a tres telediarios de alcanzar la rentabilidad del negocio, sin más; lo de «servicio» queda en segundo plano mientras no exista una banca pública. Millones de clientes aún esperan algún tipo de remuneración a sus todavía guardados futuros depósitos, pero de momento solo toca esperar.

Muchos clientes empiezan a pensar que las grandes entidades bancarias tienen algún tipo de tara financiera o escondida deficiencia de gestión. ¿Por qué? Pues porque las familias atesoran alrededor de 196.000.000.000 de euros en espera de esas remuneraciones, sean en forma de plazos fijos u otros depósitos vinculantes. Huyen de los fondos de inversión que son el gran fracaso de la oferta bancaria actual. Ningún banco del Ibex35 ha sabido llegar hasta ahora al corazón de esos ahorros que se esconden y llenan calcetines, huecos de baldosas, cajas fuertes y espacios entre colchones y jergones o modernos canapés de doble fondo.

Cuando el alumnado más aventajado de la clase –como siempre serán Banco Santander y BBVA—dé con la tecla de la gallina de los huevos de oro y pida ese corazón que atesoran las familias en forma de miles de millones de euros (por miedo a la guerra de Ucrania y a la inseguridad jurídica y desproporcionada corrupción del Gobierno de Pedro Sánchez) entonces será el momento de pedir cuentas a esas entidades sobre los horarios limitados de caja, las citas obligatorias, la penalización de recibos y costes de Caja, los cambios de sucursal sin consulta previa ni notificación, el desprecio al cliente y su permanente envío al cajero para cualquier milonga pepinera, sorpresivos cierres de oficinas… Ah, y las colas, permanentes y largas colas que humillan al cliente mientras te miran por encima del hombro al pasar. Los banqueros y sus mandados son los nuevos ladrones del siglo XXI porque nos roban lo más preciado de la persona: el tiempo.

Fíjense en este dato: en 2022 esos bancos de los que venimos dando testimonio han obtenido de ganancias 27.871 millones de euros, algo así como un 24% más que en 2021. ¿A alguien le sorprende que tras esos datos muestren sonrisa de oreja a oreja la tal Botín, el tal Goirigolzarri (que aún debe una explicación financiera y no traidora a Rodrigo Rato), el tal Torres… La subida de tipos ha sido como ponerlos un cohete en el culo. Y como parece que en 2023 no acabarán de subir los tipos, pues los resultados de final de año serán astronómicos. No lo duden. Y no dejen de prestar especial atención a la mala atención al cliente porque los nuevos huevos de oro son ellos.

Por cierto, en 1996, con la llegada de Aznar al Gobierno, quienes teníamos créditos hipotecarios fijos al 10,5% y superiores, en tres años los vimos reducidos al 6,75%, previa solicitud. Y diez años antes, con Felipe González los habíamos pagado al 18,3% en bancos y al 16,5% en Cajas de Ahorro.

Pues ya saben: patada a la urna y a botar al «monstruo tragaldabas» de Moncloa, y sumen votos a la confianza de la nueva economía neoliberal que representa la moderación equilibrada, alejada de mamertos comunistas y de ladrones temerarios que bajan al Moro para ser ridiculizados.

Continue Reading

Opinión

Políticos tontos, maleducados e ignorantes. Por Jesús Salamanca Alonso

Published

on

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países.

Cuando empiezo a escribir este artículo compruebo que ya son 391 las personas que se han beneficiado de la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual. Para ser más precisos: ese es el número de delincuentes sexuales condenados que ya han encontrado rentabilidad y provecho en la tan manida Ley Montero o del «Solo sí es sí». Bien es verdad que no solo ella es la culpable del desaguisado, sino que lo es todo el Gobierno que la aprobó en Consejo de ministros. En ningún momento ha faltado el apoyo de «la banda de la tarta», con sede en el hoy Ministerio de Violaciones.

Cabe destacar que el mentiroso de Moncloa — recientemente plantado por Mohamed VI en Rabat y ninguneado en el Foro de Davos– no dudó en salir a los medios de comunicación para decir que era una ley progresista y que sería vanguardia e imitada en otros muchos países. ¿Se puede ser más ignorante? Pues parece que no porque el presidente «cum fraude» se la ha tenido que envainar. Ni siquiera sabía que el «consentimiento» era el eje de la ley anterior en el Código Penal.

La ciudadanía ha acabado por apuntarle con el dedo ante la desprotección que sufren las mujeres, el amparo de los violadores, el trato generoso a los agresores sexuales y los numerosos improperios que le han dedicado millones de mujeres, a repartir entre la zángana «ministra de violadores» con su séquito de incompetentes «tarteras», vagas cargas públicas y el propio presidente. No deberíamos olvidarnos de las alabanzas que, de forma ruin e ignorante, han lanzado las ministras, Pilar Alegría e Isabel Rodríguez en su momento.

Esa ley contra la protección de las mujeres no deja de ser el prototipo del despropósito gubernamental. Más de treinta violadores están en la calle, incluso esa ley chapuza ha rebajado la pena a un violador que estaba en búsqueda y captura desde hace dos años. Añadamos a ese despropósito el hecho de que otro violador amenazó a su víctima con matarla tan pronto como diera con ella. Eso parece que lo denominan «logros» las mamertas de Unidas Podemos: ¿Acaso no recuerdan a la tal PAM, secretaria de Estado del «Ministerio de Violaciones», o la soberbia de la «ministra de violadores» para defender lo indefendible?.

No duden en leer un extraordinario artículo de Ignacio Fernández Candela, publicado en varios medios, y cuyo título es «Se lio la gorda». Y no es que haga referencia a la mastodóntica y voluminosa corpulencia de la tal PAM (la misma que llamó «puta coja» a la compañera de partido que le hacía competencia en Galicia), sino que la lio con la opinión miserable que difundió, no sin carga de mofa y desprecio, por lo que dijo, cuánto dijo y cómo lo expuso. A una ignorancia así, solo llegan su jefa directa, Irene Montero.

Han cometido una aberración legislativa que ya fue advertida en dieciséis informes emanados de diferentes órganos; hasta la ministra, Carmen Calvo, y el exministro Juan Carlos Campo, hoy magistrado del Tribunal Constitucional, incidieron en que iba a ser una catástrofe. Pues ahí la tienen. ¿Va a dimitir la «ministra de violadores» como titular del «Ministerio de Violaciones»?

El miserable despropósito de la ley del «Solo sí es sí» lo van a pagar, bien sea en breve o cuando la ciudadanía dé el puntapié a los mamertos de la izquierda atrabiliaria. Algunos, no estaría de más que alquilaran chabola en la Venezuela bolivariana del asesino y narcodictador e inmaduro, Nicolás. «¡El “karma” nunca permanece insensible!», decíamos en otro artículo.

Esa rebaja de penas ya se ha extendido por todo el territorio nacional. No hay condenado que no haya solicitado la correspondiente revisión de su pena porque a los actuales condenados les corresponde la aplicación de la nueva ley de horquilla inferior y de tratamiento más fácil. Me resulta inaguantable la ignorancia de la tal Rosell diciendo que «la revisión no afectará a más de una treintena». Esta muchacha no sabe contar o faltó al cole el día que se impartió el contenido de la suma. ¿Se puede ser más ignorante, por muy juez que sea la señora? Empiezo a pensar que Rosell aprobó las oposiciones a Judicatura el año que solo hubo tómbola y no tribunal. Con razón dice el juez Calatayud que «Tenemos a los políticos más tontos y maleducados de la historia».

Los agresores sexuales han triunfado con la ley del «Ministerio de Violaciones» y del Consejo de ministros porque son beneficiarios de ella; ya tiene fieles compañeros la «ministra de violadores» más negligente, torpe, irrisoria y necia de la historia para «regresar a casa sola y borracha». El esperpento de ministra y zángano personaje no dudó, en su momento, en zanjar la cuestión como «propaganda machista». Es difícil ser más calamitosa, indigna, soplagaitas, machista, soberbia y despreciable.  El daño ya hecho otorga derecho a la ciudadanía para hacer mofa permanente, así como el lanzamiento de improperio contra el personaje machista e indecente mamerta que ha despreciado a las mujeres.

En fin, la revisión de condenas por parte de los tribunales acaba de empezar. A ver por dónde salen en la corrección de la ley.  Quiero pensar que a este Gobierno le quedan tres festivos y seis domingos porque está incapacitado para gestionar con acierto cualquier evento o cuestión, incluida una comunidad de vecinos.  

Mohamed VI ya ha dado por amortizado a Pedro Sánchez y su Gobierno. Hace meses que está loco por entrevistarse con Núñez Feijóo para saber si le van a seguir financiando las vallas, la policía y el freno a las pateras. Está previsto que Mohamed VI lance contenido del «Pegasus» sobre Pedro Sánchez y su aturdida media naranja.

No hay duda de que se hunde el Gobierno socialcomunista tanto en el interior como en el exterior. Y es de agradecer. Díaz Ayuso ya tiene preparada la lluvia de «galápagos» contra el indecente Sánchez y sus dos mentirosos gobiernos.

 

Continue Reading
Advertisement

Copyright © 2022 all rights reserved alertanacional.es

es Spanish
X