Connect with us

España

El Supremo estudiará si investiga a Iglesias por 3 delitos que podrían ascender hasta los 9 años de prisión

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se habían conjurado para que nada empañara la presentación del plan de reconstrucción. Pero el relato quedó truncado con la decisión del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, de remitir el caso Dina al Tribunal Supremo para que investigue la actuación del vicepresidente. La resolución del juez sostiene que Iglesias pudo maniobrar con el robo de la tarjeta del móvil de su colaboradora, Dina Bousselham, para sacar un rédito político. Lo que tiene ahora sobre la mesa el Supremo son 63 folios en las que el juez sostiene que el vicepresidente pudo incurrir en tres delitos: descubrimiento y revelación de secretos, daños informáticos, y denuncia falsa o simulación de delito, castigados con hasta 9 años de prisión.

Iglesias no replicó la resolución pero sí alertó que “algunos poderes profundos” quieren devolver a España “al pasado”. Y se aferró a su misión como vicepresidente: el Gobierno de coalición seguirá con su “tarea histórica”. Iglesias cuenta con el apoyo explícito del presidente Pedro Sánchez que aseguró no estar preocupado por el envite judicial. De hecho, en una conversación informal con periodistas en su viaje a Argelia, ya avisó que la actuación judicial no romperá el Gobierno de coalición. Sánchez que tuvo tiempo de conversar con Iglesias antes de viajar, respondía así al PP, que saltó como un resorte pidiendo el cese de Iglesias.

La instrucción del caso Dina ha sido un cúmulo de problemas para Iglesias. El magistrado intentó apartar al vicepresidente de su condición inicial de perjudicado en la causa que se investigaba al excomisario José Manuel Villarejo como principal sospechoso de haber filtrado a un medio de comunicación el contenido de un chat interno de Podemos procedente de la tarjeta de móvil robada a Bousselham. Iglesias había denunciado una maniobra de las cloacas del Estado, auspiciada por el gobierno del PP para perjudicarle políticamente, pero el juez sospechaba de Iglesias. Fue la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional quien obligó al juez García-Castellón a mantener al líder de Podemos como perjudicado.

Tres semanas después, el juez ha decidido señalar directamente al vicepresidente y dejarlo en manos del Supremo al estar aforado como miembro del Gobierno. En su resolución, el magistrado sostiene que el líder de Unidas Podemos quiso unir deliberadamente el robo del teléfono de su asesora con la publicación meses después de mensajes de un chat de Podemos. “Se puede concluir que el proceso judicial se usó fraudulentamente por Iglesias para lograr algún tipo de ventaja electoral, pese a conocer el carácter falsario de las acusaciones que pretendía sostener”, recoge la resolución.

Respaldo de la Moncloa

Sánchez muestra su apoyo a Iglesias y blinda la coalición de Gobierno con Podemos

Advertisement

La tesis del magistrado es que el vicepresidente aprovechó el hecho de que en el registro de un inmueble de Villarejo aparecieran partes del contenido de la tarjeta de Bousselham para denunciar que fue éste, como representante de las cloacas dirigidas por el PP, quien filtró al medio de comunicación OK Diario su contenido y publicado en julio del 2016. La exasesora había denunciado meses antes el robo de su teléfono pero hasta la publicación de su contenido se pensó que había sido un hurto típico.

El juez no cree que fuera Villarejo quien diera ese material a Ok Diario , a pesar de que en la causa constan múltiples contactos entre ambos. Al contrario, mantiene que fue la exasesora quien envió esos mensajes a otras personas y que acabaron en manos de este medio. Para el instructor, la prueba es que en su teléfono constaban capturas de pantalla de los mensajes que después fueron publicados. García-Castellón basa su afirmación en las revelaciones del exabogado de Podemos José Manuel Calvente, quien sostuvo en su declaración como testigo que poco después de publicarse aquellos mensajes, en el servicio jurídico de Podemos ya se sabía de Bousselham había hecho pantallazos de aquel chat y los había enviado a terceras personas, extremo que ella niega.

Pese a todo, según el exabogado, la cúpula de Podemos decidió denunciar los hechos como una operación del gobierno del PP. “Es sobre la base de estas premisas cuando se entiende la consciente y planificada actuación falsaria desplegada por Iglesias con su personación (como perjudicado en la causa), fingiendo ante la opinión pública, y ante su electorado, haber sido víctima de un hecho que sabía inexistente, pocas semanas antes de unas elecciones generales”, en el 2016.

Además, el juez considera que Iglesias ha podido cometer un delito de descubrimiento por quedarse con la tarjeta de su exasesora durante varios meses, después de que el presidente de un medio de comunicación, se la hiciera llegar y no se la entregara de manera inmediata a su dueña. El delito de daños informáticos lo sostiene en base a que al devolver la tarjeta a Bousselham, ésta no funcionaba.

La exposición del juez

“Iglesias fingió ante la opinión pública, y ante su electorado, haber sido víctima” del PP

Advertisement

Las tesis del juez dejaron a Podemos “atónito”. El portavoz parlamentario, Pablo Echenique, señaló que García-Castellón actúa sin “pruebas materiales, reabriendo asuntos cerrados y saltándose a la Audiencia Nacional y la Fiscalía”. Y añadió, “no quiero pensar que esto tiene que ver con que queramos reformar la ley del Poder Judicial”. Los ministros de Trabajo y Consumo, pusieron la mano en el fuego por Iglesias. Garzón subrayó que “hacer frente a las fuerzas reaccionarias, las mismas que protegen y blindan a corruptos, espías y recortadores de lo público, nunca ha sido fácil”.

El PP había salido en tromba a pedir el cese de Iglesias, con Pablo Casado al frente: “Sánchez debe cesar de inmediato a su vicepresidente Iglesias”, “debe cumplir la misma vara de medir que exigía en sus moción de censura”. La reacción desde Ciudadanos fue similar. Su presidenta, Inés Arrimadas, plasmó en otro tuit la misma visión: “Si no fuera por el privilegio del aforamiento, Pablo Iglesias ya estaría imputado” y hacía una pregunta: “¿Piensa seguir escondiéndose sin dar la cara ante los españoles en el Congreso?”.

Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Los imputados no imponen condiciones al juez. Por Jesús Salamanca Alonso

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

¿Debe ser pública la imagen de Begoña Gómez declarando en el Juzgado? Sí, sin duda. No más prevaricación ni manipulación socialista.

 

¿Quién se habrá creído que es este personaje malicioso y tramposo que presuntamente ha manipulado y vendido hasta programas y aplicaciones que no son suyas o ha puesto a su nombre lo que es de la Universidad Complutense? Da órdenes a la Justicia y trata al juez como si fuera un títere o su subordinado. ¿Se puede ser más ignorante y caradura? ¿Piensa devolver el dinero generado fraudulentamente al alumnado? ¿Cómo implicó a la ONCE y le “vendió” la aplicación de su manipuladora y manipulada cátedra? ¿Llegará la Complutense hasta el final para demostrar lo que muchos sabemos?

La última mofa de la trama de “Bego” para ayudar al mentiroso Sánchez es la cometida por la hoja parroquial que ya nadie lee y que no ha dudado en recurrir al registro de la propiedad para saber qué patrimonio tiene el juez que juzga a la compañera del felón. Por simple torpeza, inutilidad, capricho y falta de miras o perspectiva le faltó tiempo para publicar que el juez tenía dos números diferentes de DNI, cuando cada persona sólo puede tener uno. ¿Se puede ser más inútil como periodista para publicar semejante barrabasada o cafrada? ¿Nadie ha explicado a esta aprendiz de periodista que puede haber más de una persona cuyos apellidos y nombre coinciden? El caso es que los medios de comunicación serios se han mofado de ese medio singular, patrañero, sectario, socialcomunista y desinformativo. No es de extrañar que desde hace tiempo esté catalogado como Medio de Desinformación socialista. El caso es que publicó una falsedad por la que no ha pedido perdón. Ya saben que se pilla antes a un socialista y a un mentiroso que a un cojo manipulador.

La imputada, Begoña Gómez, no quiere que sea grabada su imagen declarando en el juzgado como imputada por corrupción. Fueron grabadas muchas otras personas prestigiosas, mientras que ella carece de prestigio, preparación y ética, incluso llegó a exigir que apareciera en la Complutense como licenciada, cuando no tiene más estudios que el bachillerato y otros de un centro privado sin validez académica. En una palabra: es una falsa licenciada, como tantos políticos socialistas que mintieron en su currículum como Patxi López o Yolanda “cohete”. Doy fe. ¡Y eso que prestigiosos declarantes ni siquiera estaban imputados! Hoy se les llama «investigados», pero el golpistas es golpista hasta que se muera por muchos indultos que tenga encima y el ladrón será ladrón mientras viva, por muchas amnistías que se le apliquen y así sucesivamente. Por ejemplo: Griñán, Chaves y Magdalena Álvarez serán ladrones «per secula seculorum» y no cleptómanos.

Advertisement

La presuntamente mafiosa Gómez no es nada más que una ciudadana más, por muy barragana o compañera que sea del felón, mentiroso y traidor presidente que, por cierto, no puede salir a la calle y ahora tampoco su compañera, ni siquiera a los mítines con espulgados. Hasta en los mítines seleccionan a los allegados para no ser silbado el presidente y, cuando acompaña al Rey, «Moncloaca» pone condiciones a Zarzuela para que caminen juntos Sánchez y el Felipe VI o lleguen a la vez a los sitios y así ser increpado con más disimulo, pero ni con esas. El presidente del fago y del Falcon es un claro candidato a recorrer los tribunales tan pronto como salga de las esferas del poder. En Europa aún no se ha enterado del apodo que tiene, pero es una mofa con peineta y sin rabo.

Esta señora, por citarla de alguna forma, que ha pasado de pagadora de prostíbulos (pagaba las nóminas de las putas o mujeres de moral distraída que trabajaban en las saunas-prostíbulos que regentaba su padre) a dueña y «señora de Moncloaca» se cree por encima del bien y del mal. El juez no ha hecho ni puto caso a sus peticiones: decenas de periodistas han solicitado la acreditación para divulgar por el mundo sus declaraciones y sus presuntos actos ilícitos que el Mossad ya ha distribuido a los medios de comunicación de media Europa y algunos informadores españoles no vendidos al poder ni esclavizados en las hojas parroquiales socialcomunistas. Por cierto, las cámaras que grabarán sus declaraciones sobrepasan las expectativas. Apenas una hora después de las declaraciones de «Bego» –donde no faltarán mentiras mil al juez por propio aleccionamiento de sus abogados– las imágenes recorrerán el mundo y pondrán al felón y mentiroso a los pies de los caballos como hoy lo ha hecho el Tribunal Supremo.

Veremos cómo se posiciona el desprestigiado y sectario Tribunal «prostitucional». Sí, no se asusten; tras meterse donde no lo llaman y corregir al Tribunal Supremo en lo que no debe, los medios de comunicación serios, con demostrada ética y no vendidos al poder así lo han calificado, insistiendo en que es un tribunal sin crédito y del que los españoles se mofan a través de memes, chistes, peinetas y otras formas del ampliamente extendido gracejo español. Está compuesto en cierta medida por exministros del felón, mentiroso y tramposo autócrata de «Moncloaca».

Si el Constitucional es la mofa y el fiscal general es el símbolo del abucheo y la torpeza, ya puede tomar cartas en el asunto la Judicatura y poner pie en pared. Y debe hacerlo con urgencia extrema. Hoy la ciudadanía, tras poner al «sanchismo» y a sus adláteres de la mafia socialista en el nivel de Nicolás Maduro y la comunista Venezuela, no queda más refugio para esa ciudadanía que la propia Judicatura como rama de salvación a la que agarrarse antes de que el autócrata y sus torpes ministros acaben arrastrando por su fango a la ciudadanía. El fango es propio de «Moncloaca», como el albañal es conmutativo a sus ministros.

Confieso que, con Conde-Pumpido al frente del TC, me da tanto miedo cuando lo oigo mencionar como me lo daba ETA cuando amenazaba al Estado español con más atentados y muchos más asesinatos.

Advertisement

Y si quieren más corrupción a la vista, no hay más que echar un vistazo a la seguridad de «Moncloaca» que va a tomar los juzgados en los que declarará la presunta corrompida. Todo un ejemplo de prevaricación, malversación de caudales públicos y abuso de poder por una simple expagadora de saunas-prostíbulo. «¡Manda huevos!», que diría el exministro Federico Trillo.

El viernes, 5 de julio, la imputada por corrupción y tráfico de influencias dará un bochornoso espectáculo en Plaza Castilla. Sánchez, en un claro uso y abuso de poder, ha mandado a sus escoltas al Juzgado número 41 de Madrid.

Conociendo la mafia que actúa en estos casos y el peligro que ello supone, los medios de comunicación deberían ir armados por lo que pueda pasar; aunque solo sea con pluma y papel por su los estrompan los ordenadores y móviles en la cabeza.

 

Advertisement
Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement Enter ad code here