Connect with us

Deportes

El Barcelona remata a Lopetegui

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El Barcelona le hizo un favor al Madrid aplastándolo. Sin Messi, liquidó cualquier atisbo de duda sobre el entrenador. El Madrid salió del Camp Nou vapuleado y devuelto a otras épocas. Dio una sensación de absoluta debilidad general, de desorientación táctica y de sonoro fracaso personal en algunos jugadores.

El inicio del partido estuvo presidido por una infamante pancarta política que le hablaba al mundo de España como «dictadura». De dictadura algo sabe el Barcelona, que bien condecoró a Franco. El Barcelona, por tanto, fue fiel a la ilegalidad y a la pelota y sustituyó a Messi por «estilo». Hasta seis centrocampistas en el campo. En el Madrid, Lopetegui volvía a hacer la de Vinicius, dejándolo en la grada y apostaba por el mismo insuficiente 4-3-3 que creíamos abandonado ante el Viktoria.

El desastre que fue el Madridse explica con dos pinceladas. El Barcelona salió a presionar fieramente y a tener la pelota y la respuesta del Madrid, lo único que parecía responder a un plan, eran balones largos a Benzema. Envíos directísimos de Courtois, de Ramos y hasta de Bale en una carrera. ¿Es Benzema el jugador más rápido para salir a la contra desde el mediocampo? No. Asensio es mejor para eso y también lo es Bale. Asensio estaba en el banquillo, ¿y qué hacía Bale? Echado en la banda perseguía a Alba. En la jugada anterior al gol Bale estaba pendiente del lateral, por detrás de Modric. Que Bale, el potencial peligro del Madrid, el que debía revelar la lentitud de Piqué, estuviera pendiente de Alba, y no al contrario, hablaba a gritos de la situación del Madrid.

Siendo así, estando el Madrid boca abajo pendiente del rival, como un equipo pequeño y además de pequeño bobo, fue precisamente por Alba por donde se abrió el partido. Era el único rápido, el único desequilibrante en un equipo plagado de futbolistas para el control. Es decir, era cualquier cosa menos una sorpresa. Pero fue por donde Alba por donde empezó a morir el Madrid: balón a su espacio, Coutinho se llevó la atención de Nacho al anterior y Alba esprinta en el extremo y cede a Coutinho en algo parecido a una pared conceptual.

Advertisement

Contra lo que podía pensarse, la banda derecha del Madrid siguió siendo un coladero, como ya había sido en el partido contra el Viktoria. El Barcelona se quedó con la pelota con un dominio abusivo y el Madrid quedó agazapado, traumatizado por la presión, incapaz de dar tres pases.

Courtois hizo un paradón a Arthur en el 19. La mezcla de El desorden del Madrid puede analizarse siguiendo a Bale. Durante la primera parte empezó en ese puesto impreciso en la derecha y acabó en la izquierda pasando por el centro. Isco se desesperó y en una especie de indisciplinado martirio fue errante allá donde pudiera estar la pelota.

Modric no se vio, y el «Lukita, Lukita» debería ser recogido por los estatutos del Madrid como un delito de leso madridismo. La mezcla de presión más Suárez más la indefinición de Loptegui (ese estupor) convirtió al Madrid en un siniestro total, mientras las diagonales de Rafinha, como automatismos de Messi sin Messi, recordaban a todos que encima faltaba el 10.

El desastre defensivo del Madrid había de culminarse con la acción del penalti. Varane se dejó ganar el espacio por Suárez, que se «ganó» un penalti por listo. Con el Camp Nou presionando era imposible que no se activara el VAR. El penalti lo marcó Suárez y casi se oyó caer la cabeza de Lopetegui rodando por el césped.

El Madrid quedó lejos de todo. Lejos de la portería el rival, lejos de la Liga. Lejos de sí mismo. Esos once jugadores (sin Keylor, sin Cristiano, pero ellos) llevaban cuatro partidos sin perder en Barcelona. Hasta el descanso, el partido entró en unos minutos un poco más broncos y desordenados. Alba, sin embargo, seguía correteando con peligro por una banda abierta como una herida.

Advertisement

Cambio de sistema

Moribundo y todo, Lopetegui corrigió eso. Se fue Varane con molestias y aun justo de centrales, apañó un 3-5-2 con Casemiro de último hombre. El Madrid tuvo quince minutos excepcionales. Puede que fueran el último estertor del muerto. La última bocanada de vida. El espíritu diciendo aquí estoy yo.

Kroos controló la salida de pelota, por fin, y el Madrid recuperó la posesión, el juego, el sitio. El Barcelona se vio sorprendido. Lucas, nuevo dueño de la banda, le puso a Marcelo el balón del 2-1 y a partir de ahí, con un Isco protagonista, el Madrid tuvo oportunidades para empatar. Un cabezazo de Bale, un palo de Modric… una sensación de inconcreto asedio. Isco y Benzema rozaba el gol, siempre al filo del último balón definitivo que no terminaba de llegar. En esos minutos, del 45 al 60, se vio lo que fue este Madrid de Lopetegui, que ni aun reaccionando tuvo la suerte, el acierto o el don de la oportunidad. En esos minutos aparecieron todos menos Bale.

En el 60 el Barcelona comenzó a rehacerse. Apareció ya Alba y Suárez, que había sido neutralizado por Casemiro, recuperó el cetro del partido con un palo. Todo el gol que no tuvo el Madrid lo tenía él y en el 75 remató genialmente un centro de Sergi Roberto. Lopetegui, con 3-1, tuvo la humorada de sacar a Asensio.

Ya era tarde para todo. Valverde sacó a Dembelé que se aprovecharía de un Madrid aun más roto por la lesión de Marcelo.

Suárez redondeó su espectáculo pisando a Nacho con alevosía y una precisión cirujana. El árbitro, asustado, le sacó solo amarilla. Del VAR no se tuvo noticia. Es difícil que el Barcelona pierda en España por algo que depende de la unión de lo arbitral y lo audiovisual.

Advertisement

El Madrid estaba despanzurrado y Ramos se equivocó con su habitual garbo, que es el mismo en lo bueno y en lo trágico. Suárez completó el hat-trick.

Y la goleada se redondeó por donde empezó, por la banda izquierda del Barça. Dembelé, solísimo, rompió a Nacho y centró para que Vidal marcara el quinto, como un héroe del más recalcitrante antimadridismo. Merecida euforia local. Hacían la mítica manita que devolvía al Madrid a lo peor de los años 90.

Todo eso sin Messi, que lo miraba divertido. Daba casi miedo pensar en la carnicería que hubiera sido el Clásico con él en el campo.

Advertisement
Advertisement
Click para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

Alcaraz gana la gloria en Roland Garros contra un durísimo Zverev

Avatar

Published

on

¡Comparte esta publicación!

El murciano gana su primer torneo en París y el tercer ‘Grand Slam’ tras el US Open y Wimbledon

Carlos Alcaraz se ha proclamado este domingo campeón de Roland Garros, su primer trofeo en la arcilla parisina y el tercer Grand Slam de su carrera. Se ha impuesto en la final a un correoso Alexander Zverev en cinco sets.

Ambos jugadores empezaron con dudas, al verse los dos por primera vez en toda una final de Roland Garros. Así, el murciano y el de Hamburgo se rompieron el servicio mutuamente al inicio del partido. Un toma y daca, eso sí, que acabó beneficiando un Alcaraz que vio entrar en barrena a Zverev y aceleró con su derecha para llevarse la primera manga por 6-3.

A pesar de ello, no le perdió la cara al partido el alemán, que se lanzó a tratar de igualar el encuentro tirando de consistencia. De esta forma, puso en muchos problemas a Alcaraz en el primer juego de la segunda manga. Salió el murciano del paso, pero Zverev volvió a la carga en el quinto y consiguió quebrar el servicio de Carlitos. Confirmó el break el alemán, no sin sufrimiento, y aprovechó un tramo de partido muy inspirado para volver a ganarle el servicio al español. El teutón no tuvo más que sacar adelante su saque para cerrar el segundo set a su favor (2-6).

Advertisement

La tercera manga también empezó peligrosa para el de El Palmar, pero Alcaraz supo agarrarse a la pista y, en cuanto el alemán aflojó, le rompió el servicio en el sexto juego del parcial. Se ponía por delante el murciano, pero Zverev continuaba muy sólido y amenazando el turno de saque del español en cada ocasión. Cuando Alcaraz servía para llevarse la tercera manga, el alemán volvió a encontrar la grieta y empató el set a 5. En el momento decisivo, el español dudó y el alemán lo aprovechó para hacerle break y luego ganar la tercera manga con su servicio (7-5).

Cuando parecía que el de El Palmar podía venirse abajo, Alcaraz conectó una derecha mágica para romper el servicio de Zverev al inicio del cuarto set. De nuevo quebró el murciano al alemán, colocándose 4-0, pero Zverev volvió a reaccionar y le devolvió el break. No se descompuso Alcaraz e hizo lo propio llevándose un nuevo juego al resto. Finalmente, cerró una manga cuyo abultado marcador (6-1) no reflejó la tensión vivida en pista.

El quinto y definitivo set siguió la tónica general del partido y empezó en un puño. Hasta que Alcaraz consiguió quebrar en el tercer juego. Ni que decir tiene que, a partir de ahí, las cosas no fueron coser y cantar. El murciano salvó cinco bolas de break para mantener su ventaja hasta que logró una segunda rotura para rubricar la final.

Advertisement
Continuar leyendo